_
_
_
_
_

La banca engorda el margen de clientes por la demora en la remuneración del ahorro

El sector se beneficia de un mayor rendimiento del crédito gracias a las subidas de tipos del BCE, mientras que mantiene a raya el coste de los depósitos

Varios clientes esperan para acceder a una oficina de CaixaBank.
Varios clientes esperan para acceder a una oficina de CaixaBank.

Los números de los grandes bancos españoles van al alza en el inicio del año en todas las líneas, casi sin excepción. En el margen de clientes (la diferencia entre el rendimiento del crédito y el coste de los depósitos), las entidades cotizadas —CaixaBank, BBVA, Santander, Sabadell, Bankinter y Unicaja— lo han engordado en casi 100 puntos básicos en el primer trimestre respecto al mismo periodo de 2022. Esto es casi un 60% más, al pasar de un diferencial de 1,72 puntos porcentuales a 2,69 puntos de media. De esta forma, recuperan el terreno perdido en los últimos años, y lo hacen incluso a mayor ritmo que con el margen de intereses (+43%) hasta marzo. Este fuerte aumento se explica por un mayor rendimiento del crédito gracias a las subidas de tipos del Banco Central Europeo (BCE), mientras que el sector mantiene a raya el coste por el retraso en la remuneración del ahorro.

Por entidades, la que cuenta con un diferencial de la clientela más alto es Bankinter, que escaló hasta los 2,96 puntos. “El factor principal son las alzas de tipos del BCE, que no es una decisión de los bancos”, argumentan fuentes de diferentes grupos financieros casi al unísono. El organismo que preside Christine Lagarde es consciente del golpe que puede provocar este movimiento en las familias, pero ha primado la lucha contra una inflación disparada y ha incrementado el precio del dinero de forma abrupta. Esto ha supuesto en paralelo un repunte del euríbor, índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas a tipo variable, lo que genera más ingresos para la banca.

La traslación de la política monetaria está siendo más intensa en los préstamos que en los depósitos, como señaló el Banco de España en su último informe de estabilidad financiera. “Esa distinta velocidad de reacción es lo que explica el aumento del margen de intereses en los últimos trimestres”, incide Joaquín Maudos, director adjunto del IVIE y catedrático de la Universidad de Valencia.

Diversas fuentes del sector y altos directivos de bancos nacionales sostienen que la evolución es lógica. Es decir, consideran que la banca debía jugar con los tiempos y aumentar sus márgenes en los primeros meses desde el inicio de las alzas de tipos el pasado julio. De hecho, todavía no se ha repreciado el total de la cartera de préstamos de las entidades al nuevo precio del dinero. Por ejemplo, Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, avanzó en la presentación de resultados del primer trimestre que quedaba por actualizar un 16% de la cartera. En el caso del Santander, la parte que falta es algo más (cerca del 30%), así como en Bankinter, donde queda aún por repreciar un tercio de la cartera. De esta forma, todavía existe hueco para crecer más. Aunque ya se acerca el momento en el que la banca se quede sin excusas para no remunerar el ahorro y que la normalización de la política monetaria también llegue a los depósitos.

Margen clientes banca en España
Belén Trincado Aznar

Tras Bankinter, la entidad con un diferencial más alto es CaixaBank, que ha sido además el que más lo ha engordado hasta los 2,86 puntos. Le sigue el Sabadell (2,8 puntos a cierre del primer trimestre), el Santander (2,78 puntos) y el BBVA (2,75 puntos). Cabe destacar que en estos tres últimos casos la cifra es solo la de España: no computa lo que generan, por ejemplo, en Reino Unido, Brasil o México. Unicaja, por su parte, es la que menos crece su diferencial y se queda en los 2,01 puntos.

En la mejora del diferencial en el país influye, además de los tipos de interés, otros elementos: “También ayuda a mejorar el margen la subida del volumen de negocio”, añaden fuentes de Bankinter. Aunque en su caso, inciden, ya ofrecen cuentas remuneradas. Pese a ello, el sector arrastra los pies en el pago por el ahorro y deriva a los clientes a otros productos como los fondos de inversión. La situación será diferente para después de verano, cuando se vislumbran más nubarrones. “Varios factores invitan a pensar que el crecimiento del beneficio de la banca se va a ir ralentizando, como son la retribución creciente de los depósitos, la ralentización del volumen de crédito y el empeoramiento de la morosidad”, avisa Leopoldo Torralba, economista de Arcano Economic Research.

Abundante liquidez

Una de las claves para que al sector no le interese luchar por captar más depósitos es la liquidez que atesoran. “Los bancos cuentan con una abundante liquidez desde que acudieron a la barra libre del BCE con la financiación barata llamada TLTRO. Pero esta situación se va a ir corrigiendo conforme avance la traslación, y es probable que lo haga más deprisa a partir de junio”, asegura Maudos.

La consultora Accuracy, en un informe publicado este viernes, abunda en esta cuestión: “Los márgenes bancarios están aumentando significativamente gracias a una mayor liquidez en el mercado, lo que ha permitido a los bancos seguir sin remunerar los depósitos”. Y añade: “El proceso de consolidación de las entidades y la fuerte apuesta por la transformación digital hacen que la ratio de eficiencia de los bancos españoles esté muy por encima de la media europea”. Esto es, los ajustes de los años más duros de la era de tipos negativos o cero dan sus frutos ahora que retornan los ingresos perdidos.

Según los datos del Banco de España, hogares y empresas tenían en marzo casi 1,3 billones de euros en cuentas corrientes, de los que menos de un 10% (106.000 millones) estaban en depósitos a plazos. Un porcentaje mínimo, debido a la escasa rentabilidad que ofrece todavía la banca. Si se compara con 2016, con los datos del supervisor, el reparto era mucho más equilibrado: 753.000 millones a la vista y 403.000 millones a plazo. “¿Por qué mantener un depósito a plazo fijo por un aumento de la rentabilidad de solo unos pocos puntos básicos? Esta situación se revertirá cuando los tipos suban”, recogía Bank of America en un informe del pasado octubre. Pasan los meses y la situación no cambia, aunque las miradas se centran ahora en lo que pueda pasar después de verano. Mientras tanto, existe margen para dedicar más a la remuneración del ahorro. ¿Cuánto? “Calcularlo con precisión es casi imposible porque no se sabe qué va a pasar con la economía, con el empleo, con la demanda de crédito y con la morosidad”, zanja Torralba.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Hugo Gutiérrez
Es periodista de la sección de Economía, especializado en banca. Antes escribió sobre turismo, distribución y gran consumo. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS tras pasar por el diario gaditano Europa Sur. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, Máster de periodismo de EL PAÍS y Especialista en información económica de la UIMP.

Más información

Archivado En

_
_