_
_
_
_

Cosentino encadena tres años con una facturación superior a los 1.000 millones

Prevé invertir 400 millones hasta 2025 y abrirá su primera fábrica en EE UU

Carlos Molina
Interior de la última linea de producción de Cosentino inaugurada en Cantoria (Almería) para la piedra ultracompacta Dekton.
Interior de la última linea de producción de Cosentino inaugurada en Cantoria (Almería) para la piedra ultracompacta Dekton.FERNANDO ALDA

Cosentino, el fabricante almeriense de superficies para arquitectura y diseño, cerró 2022 con una facturación de 1.711 millones de euros, lo que supuso un incremento del 22% respecto a 2021 y el tercer ejercicio consecutivo en el que la compañía supera los 1.000 millones de facturación. El resultado de explotación creció un 13% hasta los 312 millones de euros y el beneficio neto también avanzó un 13% hasta los 117 millones de euros. La compañía justificó esta inercia positiva por “unas inversiones constantes en innovación, sostenibilidad, capital humano, transformación digital y en la diversificación de mercados y de aplicaciones por productos y canales de ventas”.

La compañía ha presentado el plan estratégico para el trienio 2023-2025, que contempla inversiones que podrían alcanzar los 400 millones de euros, de los que una gran parte irá dirigida a elevar la capacidad productiva. Entre ellas, Cosentino destaca una potencial nueva línea de fabricación de la piedra ultracompacta Dekton o el inicio de la primera fase de su primera fábrica en EE UU.

La expansión también impulsará la presencia de los centros Cosentino Centers y Cosentino City, con más de 50 aperturas, focalizadas en Europa y Latinoamérica. El peso de los mercados exteriores en las ventas siguió creciendo y ya representa el 92% de la cifra de negocio. Norteamérica se ha convertido en el gran motor de las ventas, ya que representó el 59% del total en 2022, repartido entre EE UU y Canadá.

Las cuentas recogen una provisión de 11,9 millones de euros (sumando los ocho millones de 2021 más los 3,9 millones de 2022) para hacer frente a las posibles indemnizaciones ligadas a los pleitos abiertos por la enfermedad de la silicosis. Tras 15 años de instrucción, la empresa y su presidente han sido condenados, en conformidad y tras un acuerdo con los demandantes, por un juzgado de Vigo. La firma ha invertido 22 millones de euros en programas de salud y medio ambiente ligados a la prevención de esta enfermedad, con el fin de fomentar la investigación y los planes de ayuda a los afectados.

La consecución de esos buenos resultados se produce con la salida a bolsa de la compañía en el aire. La posibilidad de que la compañía cotizara en los mercados financieros, con un valor inicial estimado de 3.000 millones de euros, se había diseñado inicialmente para el primer trimestre, aunque desde la compañía recalcan que el Consejo de Administración no ha tomado todavía ninguna decisión al respecto. “Están todas las posibilidades encima de la mesa. No es cierto que se haya aplazado al año que viene la salida a bolsa”. El orden del día de la próxima junta de accionistas puede dar alguna pista sobre si finalmente sale adelante el proyecto de cotizar en los mercados o finalmente se abandona.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Carlos Molina
Periodista de la sección de Empresas, especializado en hoteles, turoperadores, agencias de viajes y aerolíneas. Trabajó en la sección de Especiales entre 2001 y 2005 y escribió sobre comercio exterior, política económica y macroeconomía en la sección de Economía entre 2005 y 2015. También ha trabajado en ABC, Interviú y el diario Mediterráneo.

Más información

Archivado En

_
_