_
_
_
_

La AEB alerta que modificar el código para hipotecados en apuros podría “generar incertidumbre”

Advierte que el nuevo impuesto temporal elevará en 10 puntos la carga fiscal al sector

Ricardo Sobrino
La presidenta de la AEB, Alejandra Kindelán.
Pablo Monge

La banca avisa al Gobierno por el código de ayuda a hipotecados en apuros. La presidenta de la patronal bancaria AEB, Alejandra Kindelán, ha defendido el acuerdo alcanzado entre el sector y el Ejecutivo a finales del año pasado para aliviar el pago de la cuota debido a las subidas de tipos de interés y ha pedido que se mantenga inalterado. “Es esencial que el acuerdo se cumpla y no se pongan cambios que generen incertidumbre ni medidas que afecten a la cultura de pago”, ha expresado Kindelán.

Banca y Gobierno firmaron a finales del año pasado un protocolo para aliviar el pago de la hipoteca a los clientes vulnerables por las subidas de tipos de interés. Ese protocolo prevé, entre otras medidas, extensiones en el plazo de la hipoteca, la congelación de la cuota y la gratuidad del trámite para pasar una hipoteca de tipo variable a tipo fijo durante el año 2023. En las últimas semanas, Unidas Podemos ha impulsado una proposición de ley para que los costes de conversión de una hipoteca a fija a una variable los asuman los bancos de forma permanente. Igualmente, miembros del Gobierno han expresado la posibilidad de ampliar el perímetro (en un primer momento calcularon hasta un millón de posibles beneficiarios) para que más familias se puedan acceder a estas medidas.

En ese sentido, Kindelán ha recordado que el acuerdo se convalidó en el Congreso sin ningún voto en contra y que se trata de una medida “preventiva”, ya que los niveles de mora se encuentran en mínimos desde 2008. “El código hay que cumplirlo y no generar incertidumbre hablando de cambiar condiciones en los umbrales”, ha manifestado.

La AEB, que ha celebrado hoy su asamblea general, ha presentado los resultados obtenidos por los bancos asociados en el pasado ejercicio. Entre las cifras, Kindelán ha destacado la solvencia y el músculo financiero de las entidades y ha descartado que en España pueda producirse un caso como el reciente colapso de Silicon Valley Bank (SVB) en Estados Unidos o de Credit Suisse en Europa. “La banca española cuenta con un modelo de negocio caracterizado por diversificación geográfica, con una parte muy significativa de los ingresos que se genera en el exterior. Las entidades superan holgadamente los mínimos regulatorios de capital y tenemos una base de depósitos estable y en elevada proporción garantizada”, ha explicado.

En ese sentido, el informe de la AEB destaca una ratio de depósitos sobre crédito del 98% que implica que la práctica totalidad del crédito concedido se financia con los depósitos de clientes, por lo que los bancos no tiene que acudir a mercados de capitales. También subraya unos fondos propios de 220.000 millones y un exceso de liquidez de 60.000 millones sobre los mínimos regulatorios.

Por otro lado, Kindelán ha enfatizado la carga fiscal del sector bancario. Según los datos proporcionados por la AEB, la contribución fiscal soportada por la banca española supone el 51% sobre el beneficio bruto entre impuesto de sociedades, IVA no deducible y otras tasas que deben afrontar las entidades. Si se suma el impacto del impuesto temporal a la banca, la presión fiscal aumentará en 10 puntos porcentuales.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Ricardo Sobrino
Graduado en filología italiana y en periodismo. Redactor de la sección Empresas especializado en información bancaria y finanzas. Canterano de CincoDías, se incorporó al periódico en verano de 2018.

Más información

Archivado En

_
_