_
_
_
_
_

El escándalo arbitral del Barça presiona la financiación para la reforma del Camp Nou

Tiene pendiente cerrar el precio de su emisión de bonos por 1.500 millones

José María Enríquez Negreira, el exvicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA) entre 1994 y 2018, en una imagen de archivo.
José María Enríquez Negreira, el exvicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA) entre 1994 y 2018, en una imagen de archivo.EFE

El escándalo por los pagos del FC Barcelona al ex árbitro José María Enríquez Negreira presiona las condiciones de financiación para la reforma del Camp Nou. El club catalán tiene pendiente cerrar en los próximos días el precio de la emisión de bonos por 1.500 millones que lanzó recientemente para sufragar el macroproyecto conocido como Espai Barça, que renovará sus principales instalaciones deportivas, y el estallido del caso podría llevar a los bonistas a poner condiciones más duras.

El FC Barcelona encomendó a Goldman Sachs colocar esos 1.500 millones en bonos entre inversores institucionales en Wall Street. En los próximos días se debe cerrar el precio que el club pagará a los bonistas por prestarles la financiación. Goldman Sachs ha descartado realizar comentarios al respecto, pero otras fuentes financieras que conocen el proceso explican que este tipo de cuestiones habitualmente elevan el cupón.

Las mismas fuentes aseguran que la operación no corre peligro, pero mete presión financiera al club, más allá de la repercusión en la reputación e imagen que está sufriendo estos días. El pasado miércoles el programa Què t’hi jugues, de la cadena Ser, reveló pagos periódicos del FC Barcelona al ex árbitro de Primera División Enríquez Negreira cuando ostentaba el cargo de vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA) de la Real Federación Española de Fútbol, a cambio de prestar asesoramiento verbal y elaborar informes arbitrales para el club. Según El País, los pagos al exvicepresidente de árbitros se produjeron de 2001 a 2018. En total, el Barça desembolsó siete millones de euros por esos servicios de asesoría.

Tres tramos

La operación diseñada por el FC Barcelona para obtener los citados 1.500 millones tiene una configuración particular. Se trata de unos bonos que no están abiertos al público y se colocan entre inversores institucionales y fondos privados. Habitualmente se considera que estas operaciones se mueven en mercados más opacos que las Bolsas tradicionales.

La financiación se estructurará en tres tramos de 500 millones, de acuerdo a una nota remitida por la casa de análisis Kroll. El primero de ellos vencerá el 30 de junio de 2032, el segundo lo hará el 30 de junio de 2045 y el tercero, para el que el club solo pagará intereses hasta 2045, vencerá el 30 de junio de 2052. De todas formas, el club se reservó la posibilidad de retrasar el cierre de algún tramo en función de las condiciones del mercado.

El Barça ejecutará esta transacción a través de un fondo de titulización de activos, al que cederá los ingresos de ciertas áreas de negocio. Estos son la venta de entradas y del museo a partir de los primeros 100 millones de euros, junto a los derechos de la marca y otros patrocinadores.

De esta forma, el club evita que caiga ningún tipo de hipoteca sobre el estadio. Se trata de una de las principales condiciones que impusieron los socios para dar visto bueno a la transacción, así como evitar efectos sobre el club y su desempeño deportivo y solo afecte a esos ingresos adicionales.

Se trata de la segunda vez que el Barça emite bonos en Estados Unidos. Levantó 525 millones como parte de su acuerdo con Sixth Street para vender sus derechos televisivos. El club recibió una nota de BBB- de Kroll, la misma que obtuvo de Fitch en 2021, aunque en este caso con una perspectiva negativa.

El proyecto Espai Barça contempla una profunda renovación de las instalaciones del club. Se incluye la reforma del Camp Nou, el estadio del primer equipo de fútbol, cuyo coste se ha fijado en 900 millones, y cuya obra se adjudicó a principios de enero a la compañía turca Limak. También la construcción de un nuevo Palau Blaugrana, otro pabellón de menores dimensiones, una pista de hielo y un parking de autobuses por 450 millones.

Igualmente, el club prevé destinar 100 millones de euros para los trabajos de urbanización y construcción del campus, y 60 millones para las inversiones que requiere la modificación del Plan General Metropolitano. Además, el club ya destinó 20 millones de euros a la construcción del Estadi Johan Cruyff.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_