Cómo superar y gestionar las malas noticias en los mercados financieros

Asimilar las turbulencias es el primer paso; prepararse para ellas es fundamental

Cómo superar y gestionar las malas noticias en los mercados financieros

¿Alguien dijo incertidumbre? En los últimos años nos estamos acostumbrando a convivir con situaciones improbables y a vivir acontecimientos duros de asimilar y con graves consecuencias humanitarias y sociales, pero también a nivel político y económico.

Primero fue la pandemia, luego la guerra en Ucrania y ahora el conflicto entre Israel y Hamás. Y, en paralelo y agravada por el impacto de los dos primeros, una inflación que sigue muy elevada y en niveles no aceptables para los banqueros centrales, lo que nos está llevando a un escenario de tipos de interés más altos durante más tiempo del esperado.

¿Hablamos entonces de más incertidumbre? Ángel Olea, socio y director de inversiones de Abante, escribía en su última tribuna de fondos para Cinco Días que “vivimos en un mundo en el que se nos acumulan las incertidumbres, incluso pareciera que se van incrementando de manera evidente durante los últimos años”. Y recordaba las palabras de la jugadora de póker y autora de “Thinking in bets, Annie Duke, que recomienda abrazar la incertidumbre por ser una representación mucho más precisa del mundo que cualquier predicción sobre el futuro.

En los mercados, los gestores y analistas hace tiempo que dejaron de intentar adivinar qué puede pasar en el mercado y en el mundo. Nadie tiene la bola de cristal y los inversores que invierten a largo plazo tienen que asumir que la volatilidad existe y que lo normal es ver ciclos de caídas en las bolsas. De hecho, en un informe elaborado por Hartford Funds en abril del 2020, en pleno Covid, se ponía de manifiesto que, en un horizonte temporal de inversión de 50 años, lo normal es esperar cerca de 14 mercados bajistas.

En el informe también se contaba que “un mercado bajista no siempre coincide o anticipa una recesión económica y que desde 1928 hemos tenido 25 mercados bajistas, pero solo 14 recesiones”. Aunque ahora no estamos en esa situación, de hecho, los principales índices bursátiles acumulan importantes ganancias en lo que llevamos de año, esa explicación nos sirve para ilustrar el comportamiento de los mercados: son un mecanismo de descontar expectativas, tienden a hacer lo que más duele y el propio comportamiento de los inversores tiene mucho que ver con esto.

De hecho, el comportamiento de los mercados en estos últimos días está sorprendiendo. Aunque esta semana hemos visto una cierta tendencia a la baja, la realidad es que el mercado se ha tomado con una relativa calma lo que está pasando en Israel y Gaza. Donde hemos visto más volatilidad es en el mercado del petróleo, si bien las subidas tampoco han sido muy significativas. El barril de Brent, el de referencia en Europa, se mueve en el entorno de los 89 dólares el barril, mientras que el de West Texas, el de referencia en Estados Unidos, roza los 93 dólares.

El índice VIX, conocido como el índice del miedo entre los inversores y que sirve para medir el sentimiento y la volatilidad del mercado estadounidense, se encuentra en su nivel más alto de este mes de octubre y de los últimos seis meses, en los 21 puntos, pero por debajo de los 25 puntos que marcó en abril de este mismo año, de los 30 puntos del día en el que Rusia invadió Ucrania o de los 53 que marcó en los peores momentos del Covid en marzo de 2020.

¿Vamos a ver más volatilidad? ¿Terminarán reaccionando de una forma más contundente los mercados a lo que está pasando? Narciso Benítez, gestor de Abante Quant Value Small Caps, explicaba en su última carta dirigida a sus inversores que, “en épocas como esta, la geopolítica marca el curso de la economía mundial mucho más que en las décadas tranquilas. Y allá dónde va la economía, antes o después, la siguen los mercados”.

Benítez recordaba también que “la historia se desarrolla en ciclos en los que periodos relativamente largos de estabilidad se ven interrumpidos por épocas cortas de extremada turbulencia y conflictos”. ¿Debemos preocuparnos? La historia nos ha demostrado que los conflictos y las crisis suceden, y que lo seguirán haciendo. En ese sentido, Olea comentaba en la tribuna que volver a hablar de más incertidumbre no es nada nuevo: “Llevamos al menos un par de décadas acostumbrándonos a lo que en términos empresariales se ha denominado entornos VUCA, acrónimo de las palabras en inglés volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad”.

Asimilar y ser conscientes de la incertidumbre que nos rodea es una buena manera de asumir el entorno en el que nos encontramos y de prepararnos para este. En los mercados, no vamos a poder saber si finalmente veremos fuertes caídas y si estas se mantendrán mucho en el tiempo, pero lo que sí podemos hacer ahora es mirar más allá, entender el impacto que puede tener lo que está pasando en nuestras inversiones y en nuestro dinero y pensar en nuestros objetivos personales a medio y largo plazo.

¿Me afectaría demasiado que el mercado comenzara a caer si estoy invirtiendo a largo plazo? ¿Saco mi dinero y lo dejo debajo del colchón por miedo a lo que pueda pasar? Un asesor financiero siempre nos va a poder ayudar a contextualizar lo que está pasando ennuestra situación personal y en el marco de nuestras inversiones y de nuestras finanzas y a responder las preguntas anteriores.

Con una inflación cercana al 4% en la zona euro y al 3,5% en España, dejar nuestro dinero debajo del colchón o parado en una cuenta corriente solo va a hacer que perdamos poder adquisitivo con el paso del tiempo porque, además, y como recuerda Benítez, el entorno que tenemos y los conflictos que estamos viviendo suelen ir acompañados de fuertes tirones inflacionistas.

¿Volveremos a ver a la inflación en el 10%? Tampoco lo sabemos. Lo que está pasando nos deja un escenario donde reina la incertidumbre y en el que lo mejor que podemos hacer es aprender a convivir con ella y a tomar decisiones que nos ayuden a invertir de forma sensata y en los productos que necesitamos para que, pase lo que pase, podamos cumplir nuestros objetivos.

Normas
Entra en El País para participar