Carmen Millán: “Confío en una aceleración de las operaciones de M&A en el segundo semestre de 2023”

La abogada es la nueva responsable global de asesoramiento legal en fusiones y adquisiciones de la firma

Carmen Millán, socia de Corporate y M&A en PwC Tax & Legal.
Carmen Millán, socia de Corporate y M&A en PwC Tax & Legal.JUAN LÁZARO

Carmen Millán es socia del departamento de corporate y M&A de PwC Tax & Legal, el despacho de abogados y asesores fiscales de una de las cuatro grandes consultoras también conocidas como big four. Hace un par de semanas, la firma le nombró responsable global de asesoramiento legal en fusiones y adquisiciones (M&A por sus siglas en inglés). Una responsabilidad que ejercerá inicialmente durante dos años y que supone un reconocimiento internacional al buen hacer del equipo español, cuenta la socia a CincoDías Legal. La abogada repasa la actualidad de la asesoría de este tipo de operaciones en un contexto macroeconómico complicado.

Pregunta. PwC Tax & Legal le acaba de nombrar a nivel global líder de asesoramiento jurídico en operaciones M&A, ¿qué implica esta responsabilidad y qué objetivo se plantea?

En PwC tenemos un equipo de unos 750 abogados expertos en M&A que están localizados en más de 100 países. Este equipo forma parte de lo que llamamos nuestra legal business solution network que está, a su vez, compuesto por más de 4.000 profesionales, tanto abogados como consultores y expertos en tecnología. Liderar esta red de profesionales es un reto y un orgullo. No deja de ser un reconocimiento a PwC España y a nuestro gran equipo de M&A. El compromiso será seguir trabajando para reforzar nuestra red y ofrecer un asesoramiento a nuestros clientes de máxima calidad.

P. Venimos de una época de incertidumbre económica. ¿Cómo se están comportando las transacciones en este primer trimestre de 2023?

El mercado global de fusiones y adquisiciones se ralentizó en la segunda mitad de 2022 debido a la situación macroeconómica. Tanto el número de operaciones como su volumen, el deal value, cayeron un 17% y un 37%, respectivamente, en relación al año 2021, pero es que ese ejercicio fue un año histórico. Lo cierto es que los primeros meses de 2023 siguen afectados por esas incertidumbres, además también con alguna tensión geopolítica adicional y con un escrutinio regulatorio muy grande. Pero creo que hay razones para ser optimistas. Confiamos en que en el segundo semestre se vea una aceleración. Algunos sectores, que ya en el 2022 se comportaron bien, como el de las tecnologías e infraestructura y energía, tienes vista positiva de cara al segundo semestre.

P. ¿Puede contagiar al mundo del M&A el brote de pánico en el sector bancario tras la crisis del Silicon Valley y del Credit Suisse?

Es evidente que los acontecimientos de la semana pasada han generado una incertidumbre adicional. Pero creo que la respuesta de los Gobiernos y de los reguladores a ambos lados del Atlántico ha sido rápida y contundente, y parece que está siendo eficaz. Tanto EE UU como Europa tienen sistemas financieros sólidos y estables y creo que es un mensaje de tranquilidad que hay que lanzar. Es verdad que la actividad de M&A en momentos de incertidumbre se ralentiza, pero, ahora mismo, incluso, puede haber una situación interesante porque las valoraciones se ajusten. Creo que las tendencias a largo plazo se mantienen intactas. Confío en que se normalice la situación y que, de cara a la segunda mitad del año, veamos un repunte de operaciones.

P. Usted lleva 20 años asesorando a empresas. ¿Cómo ha evolucionado la demanda de las compañías del experto legal?

Mucho. Hace poco hemos publicado un informe llamado Transform Legal To Transform Business que pone de manifiesto cómo ha cambiado también el rol del abogado interno: de ser una persona encargada de gestionar los riesgos a ser un facilitador del crecimiento. En consecuencia, también ha evolucionado lo que se pide de los abogados externos. Ya no pueden ser un mero proveedor de servicios jurídicos, sino que tenemos que entender cuáles son las necesidades del cliente y compartir sus valores. Nosotros aspiramos a ser sus socios y acompañarlos en el camino. Las empresas hoy día buscan soluciones legales integrales, excelencia técnica y operativa, y modelos de delivery alternativos. Otra de las cuestiones que cada vez se demandan más es que los despachos de abogados cuenten con capacidades tecnológicas. Por último, empezamos a ver que las empresas tienen en cuenta las medidas que tienen los despachos en materia de diversidad e inclusión.

P. Hoy en día, a nivel interno, ¿el compliance se ve como un mal necesario o como un compañero de viaje imprescindible?

Ha habido una evolución muy clara de la cultura ética y de cumplimiento. Cada vez más, estas normas de cumplimiento están pasando a ser parte de la estrategia corporativa de las empresas y, además, tienen que estar alineadas con sus propósitos y valores. Una política de cumplimiento robusta, además de prevenir y de mitigar riesgos, es una gran oportunidad de las empresas y de las organizaciones para mejorar, y así se tiene que ver. En el fondo son medidas que ayudan a generar confianza.

P. ¿Cuánto peso ha ganado la sostenibilidad entre las preocupaciones de las empresas?

Yo creo que es una prioridad y está en el centro de la estrategia empresarial. Se acaba de aprobar la directiva sobre información corporativa no financiera, según la cual las compañías van a tener que facilitar información en el ámbito de la sostenibilidad con unos criterios de exigencia y rigurosidad máximos. Pero, más allá de las materias que vienen impuestas por el regulador o por los compromisos de la Agenda 2030, es un criterio de inversión. Hay un consenso general que la inversión en ESG  ayuda a mitigar riesgo, genera valor a largo plazo y, además, mejora el rendimiento de las empresas.

P. El Gobierno ha fijado como tope el 1 de julio de 2024 para que las empresas cotizadas apliquen la ley de paridad y la presencia de la mujer alcance el 40% en los consejos de administración. ¿Es esta una fecha realista?

Es ambiciosa. La norma, actualmente una anteproyecto de ley orgánica, es una transposición de la Directiva 2022/2381, que establece la obligación de que las compañías cotizadas cuenten, para julio de 2026, con una representación de, al menos, el 40% del género menos representado. El último dato de representación de las mujeres consejeras en el Ibex 35, del mes de marzo, arrojaba una media de algo más del 37%, con un crecimiento respecto al año anterior del 3%. Si esto sigue así, parece que, de forma natural, podríamos llegar a ese 40%. Pero es verdad que esto es una media y, luego, a las empresas se las mirará una por una. Donde creo que tenemos un gap mayor es en los comités de dirección y puestos de alta dirección. La ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, señaló que la presencia femenina está por debajo del 20% en los puestos de alta dirección. Creo que lo que se establece es un compromiso "cumplo e informo" no tanto con un carácter o un componente sancionador, pero me parece muy interesante que se ponga foco en ese ámbito. Soy una defensora del talento, el talento sin género, y de la diversidad. Creo que todas las medidas tendentes a no desperdiciar talento y a maximizarlo son siempre bienvenidas.

P. ¿Qué aporta el talento femenino a la dirección de las empresas?

Que la diversidad y que el talento femenino tenga acceso a posiciones de dirección y a consejos de administración no es solo un tema de justicia social, además tiene que ver directamente con la rentabilidad. Está demostrado que las empresas que tienen órganos de gobierno diversos son empresas más rentables, más innovadoras y que atraen al mejor talento.

P. PwC ha anunciado recientemente que tiene acceso exclusivo a una herramienta de inteligencia artificial llamada Harvey que es una réplica del ChatGPT. ¿Cómo pueden ayudar estos robots a los profesionales jurídicos?

Se trata de una alianza en exclusiva dentro de las big four de la que estamos muy orgullosos e ilusionados. Nos va a permitir transformar la manera en la que prestamos servicios a nuestros clientes con soluciones que van a ser holísticas, escalables, innovadoras y eficientes en un contexto regulatorio que cada vez es más cambiante y cada vez está más interconectado. Se encuadra, además, en la estrategia de PwC de unir nuestra práctica legal con nuestra práctica de new law bajo un mismo paraguas que denominamos legal business solution. Vamos a tener un acceso al conocimiento, a búsqueda y análisis que, unido a nuestras capacidades técnicas, pues va a ser absolutamente diferencial. En un contexto regulatorio cada vez más complejo, Harvey nos va a permitir anticiparnos a posibles riesgos que podrían tener nuestros clientes. Yo lo veo como un gran facilitador. Nos va a poder permitir dar una respuesta ágil y eficaz en tiempo récord, diría yo, pero, en ningún caso, va a sustituir a los abogados. La inteligencia artificial no se utiliza para dar asesoramiento legal, el asesoramiento legal es otra cosa.

Normas

Archivado En