Hispasat lanza su primer satélite de nueva generación con contratos ya cerrados con el Pentágono

El Amazonas Nexus, con clientes como el Gobierno de EE UU, es un proyecto de 300 millones Ofrecerá cobertura para movilidad aérea y marítima en el Atlántico

Proceso de preparación del Amazonas Nexus para su lanzamiento.
Proceso de preparación del Amazonas Nexus para su lanzamiento.

Hispasat va a lanzar el próximo 5 de febrero, si no hay imprevistos de última hora, su satélite Amazonas Nexus, desde la estación de Caño Cañaveral en Florida (EE UU). Con este vehículo espacial, la compañía controlada por Redeia se estrena en la nueva generación de satélites geoestacionarios, con tecnología HTS. El plan es un paso clave en el proceso abierto por la empresa para pasar de prestador de infraestructuras a prestador de servicios. El satélite se lanzará a bordo de un cohete de SpaceX, la compañía de Elon Musk.

El proyecto, que ha alcanzado una inversión total de 300 millones de euros, se puso en marcha en 2019 con una capacidad ya comprometida cercana al 30%. Ahora se va a lanzar con el 60% de los ingresos previstos ya comprometidos con contratos comerciales, un porcentaje de llenado muy por encima de lo habitual, que ronda el 30%, según explica Juan Jesús García Chaparro, director económico financiero de Hispasat, en un encuentro con CincoDías.

El Nexus refuerza la apuesta de Hispasat por los nuevos verticales de negocio. El satélite, que tendrá cobertura sobre el continente americano y los corredores del Atlántico Norte y Sur, se focalizará en la movilidad. Por un lado, atenderá movilidad aérea al ofrecer conectividad a los 2.500 vuelos diarios que circulan por el Atlántico Norte, y al 100% de los vuelos domésticos de EE UU. La compañía tiene un acuerdo comercial con Intelsat, matriz de la antigua Gogo, que a su vez tiene acuerdos con grandes aerolíneas de EE UU como Delta o American Airlines.

Por otro, el Nexus atenderá la demanda en la movilidad marítima, tanto para cruceros, como para mercantes. La ruta comercial norte de Europa-Norteamérica es la tercera del mundo en términos de flujos de carga. También permite ofrecer conectividad a los 13.000 barcos que cruzan diariamente el Canal de Panamá o el Caribe, donde navegan el 40% de los yates del mundo. En el segmento gubernamental, ofrecerá servicios al Gobierno de Groenlandia, región autónoma de Dinamarca, tras un acuerdo con Tusass, antigua Tele Greenland, la compañía de comunicaciones de Groenlandia, un territorio donde no es posible desplegar otras tecnologías.

En defensa y seguridad, Hispasat ha firmado un acuerdo con el Departamento de Defensa de EE UU, que pasa a ser uno de los principales clientes. Dentro del acuerdo general, el grupo español ha sellado una alianza con Artel, integrador de redes certificado por el Departamento de Defensa, para embarcar la misión Pathfinder 2 de la Fuerza Espacial de EE UU. Además, Hispasat va a formar parte del esfuerzo que están haciendo las Fuerzas Aéreas para contratar servicios Gov­Satcom más adaptados y de mayor rendimiento con misiones más flexibles y seguras.

Financiación

El Nexus es un ambicioso proyecto financiero, con una estructura de capital, entre el 70% y el 80% de financiación bancaria y el resto, recursos propios. Además, la deuda está garantizada por las agencias de crédito a la exportación de Francia y EE UU, BPI France y Exim-Bank, respectivamente.

La participación de BPI deriva del contrato con Thales Alenia Space, fabricante del satélite. Hispasat firmó una financiación sindicada con BPI France y un pool de entidades, Santander, BNP, Société Générale e ING, por 130 millones de euros. El 100% de la financiación es a tipo fijo, con un coste en torno al 2%. A su vez, Exim-Bank concedió un préstamo de 80 millones de dólares para financiar el lanzamiento y su seguro, junto con las operaciones iniciales.

La financiación incluye un periodo de carencia de capital e intereses durante la fabricación del satélite y hasta 8,5 años de devolución de la financiación con los flujos de caja que genera el proyecto, comenzando tras los seis primeros meses de arranque de la vida operativa del satélite. Los gastos operativos son estables, dado que mayoritariamente no están indexados a la inflación. Durante el periodo de construcción, los gastos se capitalizan y se consideran como mayor importe de la inversión del proyecto. El margen de ebitda medio total está en un rango entre el 70% y el 80%, mientras que la amortización del satélite se distribuye en 15 años que representa su vida útil.

El satélite está asegurado en todas sus fases, prelanzamiento, lanzamiento y vida en órbita o explotación. El seguro de lanzamiento y de primeras operaciones en órbita tiene una cobertura de 16 meses. Según la compañía, es un periodo largo porque el nuevo satélite es de propulsión eléctrica y tarda más en llegar a su órbita operativa y entrar en funcionamiento que cuando era de propulsión química. La póliza se contrata con un reaseguro formado por más de 20 aseguradoras. “Se coloca con un bróker especializado, parecido a una emisión de bonos”, dice García Chaparro.

Cumplimiento del plan estratégico

Evolución. Con el Nexus, Hispasat da un paso decisivo para el cumplimiento de su plan estratégico 2020-2025, marcado por la búsqueda de nuevas fuentes de ingresos con la expansión en nuevos negocios vinculados a la banda ancha y la movilidad. La compañía, que en 2022 cerró la compra del proveedor de servicios satelitales Axess, superó los 200 millones de euros en ingresos el pasado año. El grupo tiene un ratio de apalancamiento en torno a una vez el ebitda, por debajo de los tres o cuatro veces el ebitda de otros grupos del sector satelital. En la actualidad, Hispasat tiene una flota de nueve satélites, en seis posiciones orbitales, que ofrecen servicios en el continente americano, Europa y el norte de África.

Tecnología. El Amazonas Nexus supone el comienzo de una nueva era de los satélites geoestacionarios. La tecnología Widebeam permitía ofrecer velocidades entre 1 y 10 Gpbs, mientras que el nuevo HTS (High Throughput Satellite) del Nexus alcanza velocidades entre 5 y 500 Gbps, con opción de llegar a 1 Tbps. Además, el vehículo espacial está diseñado con un procesador digital transparente (DTP) de última generación que permite una flexibilidad máxima y facilita su adaptación a los cambios tecnológicos que se produzcan durante su vida útil. El satélite cuenta con propulsión totalmente eléctrica y es más ligero que los anteriores, 4,5 toneladas de masa de lanzamiento.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Santiago Millán Alonso

Es periodista de la sección de Empresas, especializado en Telecomunicaciones y Tecnología. Ha trabajado, a lo largo de su carrera, en medios de comunicación como El Economista, El Boletín y Cinco Días.

Normas

Más información

Archivado En