Intel ganó 8.014 millones de dólares en 2022, un 60% menos

La transformación emprendida por la tecnológica penalizó sus resultados en el último trimestre

Logo de Intel en una de sus instalaciones en Tel Aviv, Israel.
Logo de Intel en una de sus instalaciones en Tel Aviv, Israel.Reuters

El fabricante de microchips y equipamiento electrónico Intel anunció este jueves que ganó 8.014 millones de dólares (7.359 millones de euros) en 2022, un 60% menos interanual, tras registrar pérdidas en el cuarto trimestre a raíz de una "transformación estratégica".

La compañía vio caer su facturación anual un 20%, hasta 63.054 millones, procedentes en su mayor parte de su división de computación para clientes (31.700 millones) y su centro de datos e inteligencia artificial (19.200 millones), aunque sus ventas bajaron un 23% y un 15%, respectivamente.

Con una facturación más baja pero crecimiento en ventas se situó su negocio de automóviles autónomos Mobileye (1.900 millones, un 35% más), su división de sistemas de computación acelerados y gráficos (837 millones, un 8% más) y sus servicios de fundición (895 millones, un 14% más).

La tecnológica anticipó el pasado octubre unos resultados peores de lo esperado para el conjunto del ejercicio 2022 y anunció un plan de reducción de costes y mejora de la eficiencia por un valor de 10.000 millones de dólares, que acometerá a lo largo de tres años.

A causa de ello, en el cuarto trimestre se anotó una pérdida de 664 millones (ganó 4.623 millones en ese tramo de 2021) mientras que su facturación cayó un 32%, hasta los 14.042 millones. En el primer trimestre de 2023 espera también pérdidas, según indicó en un comunicado.

Intel se está centrando en recuperar su liderazgo en la fabricación de chips, pero adolece de unas menores ventas de computadoras después de que se haya apagado la fuerte demanda ligada a la pandemia, una tendencia que también salpica a empresas de "hardware" como Microsoft.

En agosto, la empresa firmó con Brookfield Asset Management, un importante fondo canadiense, un plan de inversión de 30.000 millones de dólares para impulsar la fabricación de semiconductores en Estados Unidos y competir así con países asiáticos.

Los resultados, publicados al cierre de Wall Street, no tuvieron una buena acogida entre los inversores y las acciones de la tecnológica caían un 7% en las operaciones electrónicas posteriores. La cotizada ha perdido un 37% de su valor en el último año.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela
Normas

Archivado En