TikTok puede defenderse con encanto... con una OPV en EE UU

Obligaría a la firma a ser más transparente, aunque es posible que esté esperando a que se recupere el sector

Logo de TikTok.
Logo de TikTok. REUTERS

Shou Zi Chew, de TikTok, está en una situación difícil. El consejero delegado de la aplicación de redes sociales propiedad del grupo china ByteDance está intentando convencer a las autoridades estadounidenses de que protegerá los datos de los usuarios de dicho país. Pero incluso si las correcciones propuestas pasan el test dea las autoridades federales –lo que no es seguro–, la empresa deberá enfrentarse a dirigentes de los estados activistas. La mejor defensa de la empresa es añadir algo de transparencia mediante una oferta pública de venta.

Los adictivos vídeos cortos de TikTok han hecho que su aplicación sea muy popular entre usuarios y anunciantes. También han atraído el escrutinio sobre su propiedad. Aunque varios inversores estadounidenses, entre ellos KKR y Tiger Global Management, han tomado participaciones en la empresa no cotizada, ByteDance, valorada en 300.000 millones de dólares, y su fundador Zhang Yiming siguen siendo grandes accionistas.

ByteDance también permitió que el Gobierno chino tomara una participación de gestión especial en una de sus filiales en China a finales de 2019, informó Reuters en 2021. Es una característica cada vez más común a medida que la República Popular ejerce más control sobre las empresas tecnológicas privadas.

Esto es un problema, dado que la confianza entre las autoridades chinas y estadounidenses está bajo mínimos. Para empeorar las cosas, ByteDance declaró a finales del año pasado que algunos empleados habían accedido indebidamente a datos de usuarios de TikTok de dos periodistas. Aunque esos empleados ya han sido despedidos, los legisladores estadounidenses, incluidos miembros demócratas y republicanos del Congreso, se enfadaron por la filtración.

TikTok se libró de una prohibición efectiva en Estados Unidos cuando el presidente Joe Biden revocó en 2021 las órdenes ejecutivas de su predecesor Donald Trump que prohibían nuevas descargas de la aplicación. La empresa intenta ahora trabajar con el Comité de Inversiones Extranjeras en Estados Unidos para aliviar las preocupaciones sobre el acceso chino a los datos de los clientes estadounidenses.

TikTok ha propuesto construir una división con un consejo separado, que incluye a un antiguo funcionario de seguridad estadounidense, mientras que los datos los almacena Oracle en Texas, informó Reuters el año pasado, citando a fuentes familiarizadas con el asunto.

Pero incluso si TikTok es capaz de ganarse a los funcionarios federales, los reguladores estatales aún pueden interponerse en el camino. Más del 40% de los estados norteamericanos, incluidos Wisconsin y Texas, han prohibido la aplicación en los dispositivos de propiedad estatal.

Una solución parcial sería que TikTok sacara a cotizar sus acciones en una Bolsa estadounidense. Eso obligaría a la empresa a ser más transparente sobre sus operaciones y resultados financieros, al tiempo que ofrecería a los inversores de EE UU la posibilidad de tomar una participación directa en la empresa.

Una oferta pública de venta no resolvería la cuestión de la influencia del Gobierno chino sobre la matriz de TikTok, y podría causar otros quebraderos de cabeza: la aplicación de VTC Didi Global tuvo que cancelar su salida a Bolsa en EE UU después de que el organismo de control de internet de China pusiera en marcha una investigación de seguridad. También es posible que TikTok quiera esperar a que se recuperen las valoraciones tecnológicas. Pero si una OPV ayuda a TikTok a seguir operando en Estados Unidos, merece la pena intentarlo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías