París someterá a referéndum los patinetes de alquiler

El 2 de abril, sus ciudadanos votarán si siguen en las calles

Patinete eléctrico en París.
Patinete eléctrico en París. AFP

El anuncio de que París hará una consulta popular entre sus ciudadanos sobre la continuidad de los patinetes eléctricos de alquiler ha generado un debate sobre la seguridad y la utilidad de estos vehículos.

La consulta tendrá lugar el 2 de abril, anunció el sabado la alcaldesa de la capital francesa, Anne Hidalgo, durante un coloquio que mantuvo con habitantes de la ciudad organizado por el diario Le Parisien.

"Mi idea es poner fin" a la presencia de estos vehículos en las calles, señaló Hidalgo, que aseguró de todas formas que, tras el voto del 2 de abril respetará la decisión de los parisinos.

El Ayuntamiento ya había avanzado en octubre que podría no renovar las autorizaciones a las tres empresas que operan este servicio en las calles de la capital.

El anuncio de Hidalgo ha lanzado un debate nacional sobre el aumento de accidentes con estos vehículos (incluyendo a los de propiedad privada), ya que sus conductores raramente usan casco u otras protecciones y cometen numerosas infracciones (uso por parte de menores, circular con más de una persona, elevada velocidad, rodar en dirección prohibida...).

Expertos médicos, responsables municipales y expertos en movilidad urbana dieron este domingo su opinión en diversos medios para arrojar luz sobre una cuestión novedosa que afecta también a muchas otras ciudades de todo el mundo.

Jocelyn Loumeto, portavoz de la Federación de Profesionales de la Micromovilidad (FPMM, que agrupa a las empresas del sector) culpa de la situación a la falta de aplicación de las normas locales que castigan el uso imprudente o peligroso de los vehículos, lo que según él genera una sensación de impunidad.

"Hay que aplicar la ley... Hay sanciones previstas, que se impongan", señaló este domingo en declaraciones al canal BFM.

En París, los accidentes con patinetes eléctricos han aumentado de forma notable de forma progresiva desde la introducción de estos vehículos en 2018.

En toda Francia, estos accidentes causaron en 2021 (último año con cifras nacionales disponibles) un total de 22 muertos y más de 6.000 heridos, frente a 7 fallecidos en 2020 (año de pandemia) y 10 en 2019, según datos oficiales.

Las tres empresas que operan en París tiene 15.000 vehículos en las calles, que son utilizados por una media de 400.000 usuarios únicos cada mes, con 1,7 millones de trayectos en octubre (un 71% más que el mismo mes de 2021.

La autorización municipal a las tres empresas expira el 23 de marzo, pero el Gobierno municipal prevé extenderla hasta el verano, cuando se haya decidido el futuro de la presencia de estos vehículos en París, señala Le Parisien.

Normas
Entra en El País para participar