La entrada de dinero a planes de pensiones cae un 32% en 2022 por la peor fiscalidad

El ejercicio pasado se recortó el tope de aportación a tan solo 1.500 euros

Una persona pasa delante de la una sucursal de Banco Santander donde se promocionan planes de pensiones.
Una persona pasa delante de la una sucursal de Banco Santander donde se promocionan planes de pensiones.

El sistema de planes de pensiones individuales va menguando inexorablemente. El año pasado, la entrada de dinero a este tipo de vehículos de ahorro para la jubilación cayó cerca de un 32% debido al empeoramiento de la fiscalidad.

En los planes de pensiones, las aportaciones pueden ser descontadas de la base imponible del impuesto sobre la renta. Hasta hace dos años, el tope de contribución era de 8.000 euros. Así, alguien que ganara 50.000 euros solo tendría que tributar por 42.000 euros. Eso sí, es un impuesto diferido, puesto que en el momento del rescate del plan, al llegar la edad de jubilación, ese flujo de ingresos será gravado como una renta del trabajo, con la cuota correspondiente del IRPF en ese momento.

Sin embargo, el máximo de aportación anual cayó a 2.000 euros en 2021 y a tan solo 1.500 euros el año siguiente. El ahorrador no puede superar nunca ese tope.

El motivo de este empeoramiento de la fiscalidad es que el Gobierno pretende promover los planes de pensiones colectivos frente a los individuales. En los primeros, el tope de aportación está en 8.500 euros al año. El argumento para adoptar esta medida es que los ricos utilizaban los planes individuales como sistema de arbitraje fiscal: les permitía pagar menos impuestos cuando tenían un tipo marginal del IRPF más alto, mientras estaban en activo. Y, a cambio, tributaban por el rescate del plan con un marginal más bajo, ya jubilados.

Un modelo bajo cuestión

  • Comisiones. Una de las críticas que ha hecho el Ejecutivo a los planes de pensiones individuales es que el nivel de comisiones es demasiado caro. Tanto comparándolas con los planes de pensiones colectivos como si se comparan con los fondos de inversión o con productos similares de otros países. Para reducirlas, el anterior Gobierno aplicó unos máximos de comisiones por decreto. Casi todas las gestoras imponen los niveles más altos de comisiones.
  • Dispersión. Las gestoras de planes de pensiones argumentan que tienen que cobrar unas comisiones altas porque hay demasiada dispersión en los productos. Esto es, que cada una de ellas tiene demasiados tipos de planes, con un tamaño muy pequeño, lo que hace difícil que puedan cobrar bajas comisiones. La forma de reducirlas sería conseguir que el producto se generalizara más.

Sea como fuere, la medida ha provocado un drástico descenso de las aportaciones a estos productos. Si en 2020 todavía entraban 4.314 millones de euros a los planes de pensiones individuales, el ejercicio siguiente cayeron las aportaciones netas a solo 2.540 millones de euros. En 2022, entraron solo 1.700 millones de euros. La caída desde los máximos de 2019 es de más del 60%, de acuerdo con los datos publicados el viernes por Inverco, la asociación sectorial.

En cuanto al patrimonio total acumulado en este tipo de productos, ha acabado el año alrededor de los 80.234 millones de euros, tras rozar los 90.000 millones de euros a finales del año pasado.

En cuanto a la rentabilidad, los planes de pensiones individuales cerraron 2022 con un retorno negativo del -10%. En un periodo de 25 años la rentabilidad media anual es de solo un 2,5%.

En el caso de VidaCaixa, la mayor gestora de planes de pensiones de España, el dato de aportaciones totales en 2021 registra una caída aproximada del 20%. La entidad ha compensado en parte las menores aportaciones de clientes previos con las captaciones de planes provenientes de otras entidades.

BBVA, el segundo mayor gestor de planes de pensiones, ha registrado una caída en las aportaciones del 25%, “en la línea de la reducción del límite máximo de aportación de 2.000 euros a 1.500 euros”, explican desde la entidad.

Durante la campaña de final de año, los clientes de BBVA se han decantado, principalmente, por los productos perfilados –la gama BBVA Multiactivos–, que han supuesto un 37% del total facturado en el periodo, así como por la gama de productos sostenibles

Aunque el Gobierno pretende promover los planes colectivos, que las empresas dotan en favor de sus trabajadores, por ahora es un producto que también está en retroceso.

Hasta septiembre, últimos datos disponibles, la entrada de dinero en estos planes de pensiones colectivos (también llamados planes de empleo) ascendía a 737 millones. Pero como sale más dinero en forma de prestaciones de más personas jubiladas, el balance agregado es de -239 millones de euros. El Ejecutivo está tramitando una regulación para impulsar este tipo de vehículos, especialmente entre pymes y autónomos, pero el diseño aún no se ha finalizado.

Normas
Entra en El País para participar