Ecuador destina 39.000 millones para obras de infraestructuras y energía

La inversión extranjera sube un 218% en 2022 en el país sudamericano

Minería, petróleo, manufactura y comercio son otras áreas de interés

Comercio España Ecuador Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Ecuador es tendencia. Y más todavía para las empresas españolas, cuyo horizonte inversor en este país sudamericano va a ampliarse en el corto plazo: entrada de capital extranjero al alza, una baja inflación, potentes recursos minerales, una apuesta ambiciosa por generar energías limpias, una economía necesitada de inversiones –especialmente en infraestructuras– y una relativa estabilidad política; esto último no es baladí en la región tras la destitución de Pedro Castillo en Perú o el asalto de partidarios de Bolsonaro al Congreso, la Presidencia y el Supremo de Brasil.

La proyección de las empresas españolas en Ecuador es importante: en total, las firmas nacionales allí instaladas no alcanzan las 150, a pesar de que España es el segundo proveedor de la Unión Europea y un “socio estratégico”, según un vídeo del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo proyectado “durante la visita del presidente Pedro Sánchez a Quito el día 25 de agosto de 2022”, informa la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España.

El Estado ofrece beneficios fiscales, aunque su normativa laboral es compleja

Dos meses después de la visita del presidente del Gobierno a Ecuador se celebró en Madrid, a comienzos de octubre pasado, el foro Ecuador Open for Business, que forma parte de la estrategia del Ejecutivo de Guillermo Lasso de atraer inversión extranjera en los próximos cuatro años por valor de 39.000 millones de euros. En un vídeo grabado, Lasso proclamó entonces que “solo en el primer semestre de este año 2022 la inversión extranjera creció un 218% sobre 2021, lo que refleja la confianza de los inversores en el trabajo que el Gobierno de Ecuador viene desarrollando”.

“Es importante recordar que el objetivo del Gobierno ecuatoriano es dar prioridad a las alianzas con el sector privado para poder avanzar en los proyectos de inversión pública y obtener liquidez”, resume Carmen Sánchez-Laulhé, la presidenta de la Cámara Oficial Española de Comercio e Industria de Quito y vicepresidenta de la agencia Atrevia para la región andina.

Oportunidades

Todos los consultados insisten en que las marcas españolas gozan de oportunidades. Desde la Cámara de Comercio se indica que los cuatro sectores en los que Ecuador quiere invertir son, por este orden, infraestructuras, energía, recursos no renovables como la minería y el petróleo (Ecuador forma parte de la OPEP) y el comercio y la industria manufacturera.

“El país tiene beneficios fiscales que hacen más rentable la inversión”, añade Sánchez-Laulhé. Y cita la reducción de hasta cinco puntos porcentuales del impuesto sobre la renta durante 15 años a las empresas que suscriban un contrato de inversión o la exoneración del impuesto a la salida de divisas y aranceles.

El catálogo de proyectos que promueve el Ejecutivo es cada vez más grande: la plataforma logística de Santo Domingo de los Tsáchilas, el Parque Urbano de Villanueva o el complejo industrial agropecuario y logístico en Portoviejo. Pero las operaciones más ambiciosas tienen que ver con infraestructuras, como las autopistas Quito-Guayaquil y Guayaquil-Cuenca, o el viaducto sur de Guayaquil (Quinto Puente).

El metro de Quito, construido por Acciona, está a punto de abrir y es como el de Madrid

En este campo, la empresa Acciona construye actualmente la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) Los Merinos, al norte de Guayaquil. Pero la reina de las inversiones –también de Acciona– es la construcción de la segunda fase del metro de Quito: 15 estaciones, más de 22 kilómetros de red y un túnel de 19 kilómetros “que atraviesa el centro histórico de la ciudad sin dañar el patrimonio cultural”, señala la multinacional española. “El metro de Quito es idéntico al de Madrid”, comenta la periodista local Ángela Meléndez. Muchos usuarios comparten la opinión de Meléndez en sus redes. El metro de Quito está a punto de inaugurarse al público.

La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) inició su andadura académica en Ecuador en 2016, “cuando solo un 1% de las universidades tenían oferta en línea”. “Tuvimos que conocer las necesidades de la sociedad y adaptar una educación en línea de calidad”, relata Ana Frontela, directora general de UNIR en Ecuador. Esta universidad cuenta ya con 20.000 alumnos. “Cada año más de 150.000 estudiantes se quedan sin poder entrar en las universidades ecuatorianas al no poder hacer frente a la gran demanda de educación superior que existe”.

No todo son rosas. “La normativa laboral es compleja y, en muchos aspectos, anacrónica”, lamenta Sánchez-Laulhé, no sin defender “la rentabilidad” que aportan las inversiones “y el valor que se le da a lo diferencial e innovador”. Ecuador hace esfuerzos para mejorar la seguridad jurídica. Según la Embajada de España, el TBI (Tratado Bilateral de Inversiones) con España estuvo en vigor hasta junio de 2022. “A partir de entonces, entró en vigor la cláusula de supervivencia, que protege durante 10 años las inversiones”. Ahora tiene que tener lugar una nueva negociación España-Ecuador. Un nuevo TBI que alumbrará un nuevo periodo inversor.

España es el tercer inversor mundial… pero exporta más

Según los datos oficiales de la Secretaría de Estado de Comercio de España, el stock de inversiones españolas en Ecuador alcanzó en 2020 los 1.818 millones. Y en el tercer trimestre de 2022, España se convirtió en el tercer inversor mundial y en el segundo de la UE, solo por detrás de China y Países Bajos.

Aunque las exportaciones españolas son muy variadas (475 millones en los tres primeros trimestres de 2022), se ven ampliamente superadas por las importaciones (759 millones). Y mientras España invierte en diversos sectores, el 85% de lo importado en 2022 se concentra en dos áreas: pescados, crustáceos y moluscos, por un lado, y conservas de carne y pescado, por el otro.

Las exportaciones españolas son más diversas: según datos de 2021, están encabezadas por la Industria química (48 millones); moda (38 millones); pescados, mariscos y derivados (37 millones); otras industrias (30 millones); tecnologías de envase y embalaje (25millones); y Materiales para construcción (23 millones).

Normas
Entra en El País para participar