_
_
_
_

Telefónica acelera el adiós al cobre con el cierre de 1.171 centrales en 2022

La teleco apagará esta red en España en abril de 2024 para focalizar sus esfuerzos en fibra óptica

José María Álvarez Pallete, presidente de Telefónica
José María Álvarez Pallete, presidente de TelefónicaPablo Monge
Agencias
Más información
Telefónica acelera la migración a la fibra ante la subida del coste de la energía
Telefónica vende a Macquarie su red de cobre por 200 millones
Telefónica España obtiene más de 40 millones de euros con la venta de cobre

Telefónica inició en 2016 su plan de cierre de centrales de cobre, como consecuencia del despliegue masivo de la nueva red de fibra óptica, con el fin de llegar a la clausura definitiva de estaciones en 2025, coincidiendo con el apagado también de la tecnología 3G.

De acuerdo con las previsiones que ha remitido a la CNMC, la 'teleco' tiene previsto cerrar unas 700 unidades en 2023, unas 1.500 en 2024 y cerca de 700 en 2025.

La migración a la fibra alcanza el 85% de los clientes, quedando 1,12 millones de usuarios por cambiar. En la planta de empresas quedan por migrar 435.000 accesos, un motivo por el que Telefónica cree que es necesario elevar los recursos para poder realizar todas las actividades que conllevan el proyecto y asegurar su consecución en la nueva fecha objetivo.

En noviembre, la firma deslizó su intención de acelerar la migración a fibra óptica y finalizar el proceso en 2024. La fecha coincide con la celebración del centenario de la compañía, fundada en 1924. De concretarlo, Telefónica será una de las primeras operadoras del mundo en alcanzar este hito.

Telefónica ha calculado que el cierre de una estación supone un ahorro energético de más de 1.000 GWh, es decir, unas 355.000 toneladas de CO2, equivalente a plantar seis millones de árboles. El desmantelamiento de las primeras mil centrales de cobre supuso a Telefónica desmontar unas 65.000 toneladas de cable y reciclar 7.140 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

En 2019 la compañía se convirtió en el primer emisor del sector de bonos senior verdes y de instrumentos híbridos (verdes y sostenibles). Los fondos obtenidos se han destinado a proyectos medioambientales centrados en la transformación de nuestra red de cobre a fibra, que considera "más eficiente y con menos averías". 

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_