Los fondos españoles que cerrarán 2022 en positivo

Algunos vehículos han conseguido retornos de más del 70% para sus partícipes

Fondos españoles positivos pulsa en la foto

Acaba un año para olvidar en los mercados. Los dueños de fondos nunca antes perdieron tanto en términos agregados y en términos relativos. En el pasado hubo ejercicios con mayores caídas bursátiles (1929, 2008...) pero nunca se había producido un desplome simultáneo tan brutal de la Bolsa y de los bonos. De todas las categorías de activos invertibles, tan solo las materias primas y el dólar se han salvado de la quema. En España, donde predominan los inversores conservadores, los partícipes de fondos van a cerrar el año con unas pérdidas medias superiores al 7%. Lo nunca visto.

Víctor Alvargonzález, asesor financiero y fundador de Nexstep Finance, lo tiene claro: “2022 ha sido el peor año de la Historia para los mercados financieros. Se ha vivido una situación inusual y dramática, con el mercado de bonos de EE UU cayendo un 13%, igual que los europeos. No se salva nadie”. Para colmo, esta debacle se produce en un entorno de alta inflación, por lo que las rentabilidades reales han sido aún peores.

En este paisaje desolador emergen un puñado de gestores de fondos de inversión en España que han sido capaces de conseguir rentabilidades positivas para sus partícipes. La situación no podía ser más complicada: de forma agregada, la pérdida total de valor de activos finacieros supera los 40 billones de dólares en todo el mundo, muy por encima de los 27 billones de la crisis de 2008.

¿Cómo han sido capaces estos gestores de lograr retornos en un entorno tan hostil? En el caso de los fondos de Bolsa, la clave ha sido la inversión en compañías petroleras y extractoras de otras materias primas. La guerra de Ucrania y los probemas de suministro han hecho que los precios del petróleo y el gas se hayan disparado. También el de las compañías especializadas en su transporte o en su transformación.

El mejor ejemplo de haber sabido aprovechar esta inercia es la gestora de activos Azvalor. Sus equipo gestor, Álvaro Guzmán de Lázaro y Fernando Bernad, llevaban varios años defendiendo que el petróleo y otras materias primas cotizaban demasiado baratas. Que había demasiado optimismo con la transición energética. Que las tensiones geopolíticas volverían, antes o después, a tensionar los mercados. Y así ha ocurrido.

Su fondo bandera, el Azvalor Internacional, logra en 2022 un retorno de casi el 45%, frente a las caídas generalizadas de los mercados bursátiles. En cartera tiene petroleras, mineras, y firmas de servicios petrolíferos. Eso sí, la entidad ha avisado de que ya ha empezado a deshacer posiciones en materias primas, tras haberle sacado un enorme provecho. En 2021, el fondo ya se había revalorizado un 39%.

El mismo sesgo hacia el petróleo tiene el misterioso fondo Alcala Multigestión GARP, gestionado por la firma andorrana Creand AM, pero con asesoramiento de Ignacio José Irigoyen, un empresario turístico de La Rioja. Este vehículo, con un patrimonio de 13 millones de euros, ha logrado en 2022 un retorno del 73%. El vehículo tiene en cartera compañías como la americana Teekay Corp, una de las principales compañías del mundo en transporte marítimo de petróleo y gas; la firma inglesa de soluciones para la industria petrolífera Petrofac o la británica dedicada a la exploración de crudo y gas natural Tullow Oil.

En el mundo de los fondos mixtos y de renta fija, lograr retornos positivos ha sido más difícil si cabe. Tan solo un puñado ha conseguido acabar con ganancias. Destacan algunos que se han beneficiado de la revalorización del dólar, invirtiendo en emisiones del Gobierno de Estados Unidos a muy corto plazo.

También han prevalecido algunos fondos de gestión activa muy intensa, como el Abante Pangea o el Halley Sicav Aliena Global. Este último ha apostado por deuda corporativa emitida por el sector financiero, así como por acciones de bancos, que se están viendo favorecidas por las subidas de tipos de interés.

Hay incluso algún caso de fondos de estrategias alternativas, como el Global Allocation, que ha conseguido encadenar un retorno medio anual del 33% en los tres últimos ejercicios.

1. Bolsa española: equilibrismos para acabar el año en verde

Bolsa española

La Bolsa española es uno de los mercados de valores que menos ha caído en 2022. El peso de bancos, eléctricas y Repsol, junto a la escasa exposición a tecnológicas, ha contribuido a que haya soportado relativamente bien este mal año. Sin olvidar, que su rentabilidad en los últimos 15 años ha sido de solo un 3% anual, incluyendo los dividendos.

  • Azvalor Iberia. Esta gestora ha conseguido tener este año uno de los mejores fondos de Bolsa Internacional, y el mejor de Bolsa española, con un retorno 15%. La cartera de este vehículo se ha decantado mucho por compañías vinculadas al sector petrolífero (como Tubacex o Técnicas Reunidas, que trabajan para grandes petroleras). Ambas se han revalorizado más de un 25% este año. También tienen Elecnor, una firma especializada en la construcción de infraestructuras para la red eléctrica (líneas, subestaciones, alumbrado...). En general, los gestores han apostado por compañías de pequeña y mediana capitalización.
  • Sigma Investment House Spanish Equities. Gonzalo Lardiés es uno de los mejores gestores de fondos de Bolsa española, con más de 20 años de experiencia. Su fondo, que administra Andbank, ha logrado este año un 6,5% de rentabilidad, destacándose sobre sus competidores. En su caso, ha sacado provecho al buen momento de compañías más grandes, como Iberdrola o Cellnex.
  • Iberian Value (DUX). Esta pequeña gestora también ha logrado hacer magia en un año complicado. El fondo ha rentado algo más del 4%, con posiciones en compañías como Técnicas Reunidas, Elecnor y Dia, además de varias empresa pepeleras (Miquel y Costas, Iberpapel...). También tiene posiciones en Logista y en la empresa de componentes Gestamp.

2. Bolsa internacional: subidos a la última ola de las materias primas

Bolsa internacional

Ni la Bolsa de Estados Unidos ni la de China, ni la renta variable europea, ni la de las economías emergentes. La debacle provocada por la galopante inflación y su cura a base de electroshocks de subidas de tipos ha hecho que las acciones hayan vivido un mal año a nivel global.

  • Alcalá Multigestión GARP. Este pequeño fondo de autor tiene la ventaja de poder invertir en compañías de todo el mundo. Las rentabilidades que ha logrado este año han sido asombrosas: casi un 90% en lo que va de 2022, pese a todo lo que ha ocurrido. En general, este vehículo ha apostado mayoritariamente por empresas del sector energético. Y, más concretamente, de un tamaño relativamente pequeño. Tiene empresas de transporte de gas licuado, firmas dedicadas a la perforación petrolífera en alta mar (Diamond Offshore Driling). El fondo, que solo tiene dos años de vida, perdió un 59% de su valor en 2020, pero este año se ha recuperado con creces.
  • Azvalor Internacional. Álvaro Guzmán de Lázaro y su equipo se están coronando como los mejores gestores de fondos de inversión de España, con unas rentabilidades estratosféricas. Su fondo bandera, el Azvalor Internacional, acumula retornos medios anuales del 25% en tres años, algo al alcance de solo un puñado de vehículos en todo el planeta. Su gran acierto en los últimos años ha sido apostar por compañías dedicadas a la minería, desde la extracción de oro al uranio.
  • Quadriga Igneo. Quadriga Asset Managers lanzó hace cuatro años un fondo pensado para estar protegido en caso de grandes burbujas financieras. Aunque los primeros años fueron difíciles, el vehículo ha empezado a funcionar muy bien en 2022, con un retorno del 32%. El fondo invierte en oro, pero también en plata, platino y paladio, y otros materiales básicos para la fabricación de tecnología.
  • Hamco Global Value. Es uno de los fondos de moda del último año. Su gestor, John Tidd, ha pasado 20 años dedicado a los fondos de cobertura (hedge funds) y ha demostrado su capacidad para adaptarse a un nuevo tipo de vehículo. El fondo ha conseguido un retorno del 29% este año con una cartera muy centrada en compañías petroleras de pequeño tamaño, mayoritariamente de Canadá. Tiene también posiciones importantes en Latinoamérica y en Japón.

3. Mixtos y de renta fija: gestión muy activa y bonos en dólares a muy corto plazo

Fondos mixtos

La categoría más complicada este año para conseguir rentabilidad ha sido la de renta fija. Desde la deuda soberana europea a la de EE UU, pasando por los bonos corporativos de alta calidad e incluso la renta fija de economías emergentes. Todos han registrado una fuerte depreciación. Se ha puesto fin de forma abrupta a años de políticas monetarias expansivas. Los gestores de fondos mixtos han vivido además su año más desafiante, puesto que no han encontrado refugio en casi ninguna parte del mercado.

  • Halley Alinea Global. Se trata de un vehículo con casi 10 años de vida, y que ha atravesado momentos difíciles. De hecho, en los últimos cinco ejercicios ha perdido de media un 2,5% anual. Sin embargo, en los dos últimos años este fondo de Andbank ha empezado a brillar. En el entorno tan desafiante de 2022, ha conseguido un retorno del 15%, con una combinación exótica de deuda pública de Nueva Zelanda, además de fondos cotizados de Bolsa china y de deuda corporativa de baja calidad y acciones de varios bancos europeos.
  • Abante Pangea. Al igual que el fondo Halley Alinea, este vehículo gestionado por Alberto Espelosín ha pasado varios años difíciles, hasta que el mercado le ha dado la razón. En 2022, el fondo ha rentado casi un 15%. El fondo ha combinado una importante posición en Bolsa, de casi la mitad de la cartera, con acciones de compañías como Grifols, Orange o Engie, junto con un 28% de renta fija. En esta última parte Espelosín está invertido ahora en deuda pública de los mayores países europeos.
  • Santander Go Short Duration. Una de las pocas categorías que han conseguido rentabilidades positivas son los dólares. La forma más directa de jugar esta apuesta en el ámbito de los fondos de inversión (donde el gestor tiene que tener en cartera una importante diversificación) es con deuda a corto plazo del Tesoro de Estados Unidos. Aunque también cuentan con un 26% de cartera centrado en deuda a muy corto plazo emitida por compañías, en dólares. Los gestores de este vehículo han conseguido rentabilidades positivas tanto en la versión del fondo que está en dólares como la que está denominada en euros.

4. Alternativos: derivados financieros para poder ganar al mercado

Fondos de estrategias alternativas

2022 ha sido también el año de los inversores alternativos. Aquellos que no se ciñen a una combinación de bonos y acciones, sino que utilizan en sus carteras derivados financieros, como opciones o contratos por diferencias para tratar de superar cualquier entorno de mercado. Incluido uno tan desafiante como el que se ha vivido en los 12 últimos meses.

  • Global Allocation. Este fondo gestionado por Luis Bononato es la auténtica sensación en los últimos años. Se trata del tercer mejor fondo del mundo cuando se analiza un periodo de los últimos tres años, con un retorno medio anual del 33%. En 2022 su rentabilidad ha sido del 76%. Desde 2006 acumula una rentabilidad del 521%. Su estilo de inversión es lo que se llama en la jerga arbitraje de convexidad. Consiste en identificar pares de bonos (por ejemplo, deuda alemana a 10 años, junto con deuda estadounidense a 2 años) para explotar las ineficiencias en su valor relativo.
  • GVC Gaesco Minus Growth. Este vehículo invierte en Bolsa, pero lo compensa con derivados para poder hacer apuestas en corto sobre ciertas compañías. El objetivo es que la exposición neta al mercado de renta variable sea cero. El fondo gana tanto por las compañías que acierta que van a subir como por aquellas por las que apuesta a que van a perder. Sí acierta. El vehículo, con 11 millones de euros de patrimonio, ha conseguido este difícil año un retorno del 24%. En la parte larga de la cartera tiene sobre todo acciones de bancos (BBVA, BNP Paribas) y de aseguradoras como Munich RE.
  • Acacia Renta Dinámica. Este fondo de inversión de una gestora bilbaína ha logrado un retorno medio anual del 2,71% desde su lanzamiento, hace 10 años, gracias a una fórmula muy innovadora: vender seguros de protección ante caídas bursátiles. A mayor miedo, mayor rentabilidad para el vehículo. Este año 2022 de tanta volatilidad en los mercados el vehículo ha conseguido un retorno del 2,9%. Miguel Roqueiro, su gestor, explica que es un producto muy demandado, especialmente por clientes institucionales, porque es un vehículo parecido a un fondo mixto pero que no depende de la evolución de los tipos de interés.
Normas
Entra en El País para participar