La interconexión verde con Francia costará 2.850 millones y la UE subvencionará el 50%

Los mandatarios de España, Portugal y Francia escenifican el acuerdo en Alicante, junto con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen

El presidente español, Pedro Sanchez, junto con el primer ministro portugués, Antonio Costa, el presidente francés Emmanuel Macron y la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen. en la cumbre de Alicante.
El presidente español, Pedro Sanchez, junto con el primer ministro portugués, Antonio Costa, el presidente francés Emmanuel Macron y la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen. en la cumbre de Alicante. Reuters
Comunidad de Madrid

A la tercera va la vencida, al menos en lo que respecta al nombre de la nueva interconexión energética entre la península Ibérica y Francia. El MidCat, el proyecto original de gasoducto que debía atravesar los Pirineos, dejo su lugar al BarMar, que finalmente será absorbido por un gran corredor submarino denominado H2MED. Esta tubería sólo transportará hidrógeno y tendrá un costo aproximado de 2.500 millones de euros, que podrá ser subvencionado hasta un 50% por fondos europeos. A esto se suman 350 millones de euros adicionales para una nueva conexión entre España y Portugal.

Los detalles del nuevo proyecto han sido confirmados este viernes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una declaración conjunta sin lugar a preguntas a las puertas del inicio de la Cumbre Euromediterránea que se celebra en Alicante. También han participado el presidente francés, Emmanuel Macron, el primer ministro portugués, Antonio Costa, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La decisión de abandonar el gas natural no es casual, sino que tiene una explicación de tipo legal: para poder acceder a la financiación europea es condición obligatoria que se dedique exclusivamente a la conducción de energía verde. Von der Leyen ha mostrado el beneplácito comunitario por esta decisión y ha asegurado que la Unión Europea "va a ser parte de esta historia de éxito". "El proyecto H2MED va justo en la dirección correcta. Tiene el potencial de ayudarnos a construir una columna vertebral europea para transportar el hidrógeno. Acogemos muy positivamente esta solicitud para que se convierta en un proyecto de interés común europeo", ha resaltado la responsable comunitaria.

Por su parte, el presidente español, Pedro Sánchez, ha celebrado que este sea "el primer gran corredor de hidrógeno de la Unión Europea". Además, el mandatario ha precisado que las tuberías transportarán el 10% del consumo de hidrógeno del bloque, 2 millones de toneladas al año. 

En los nuevos planes de los gobiernos portugueses, franceses y españoles se proyectan dos grandes trazados: uno de 248 kilómetros desde Celorico da Beira (en el centro de Portugal) hasta la localidad de Zamora y otro de 455 kilómetros que conecte Barcelona con Marsella de forma submarina.

Próximos pasos para el gran hub energético

El presidente español ha sido también el responsable por poner una fecha al inicio de las operaciones: antes de 2030 podrían comenzar las exportaciones de hidrógeno. Esta estimación va en línea con las previsiones de la industria, que en las últimas semanas ha sumado una avalancha de nuevos anuncios, entre los que destacan los de la petrolera Cepsa y los de la naviera Maersk.

El sector privado ha celebrado el anuncio. Maarten Wetselaar, CEO de Cepsa, valoró la noticia como "muy positiva" y destacó "el liderazgo de España en el mercado mundial del hidrógeno verde. El ejecutivo precisó el potencial de este desarrollo para "descarbonizar sectores como el transporte pesado y la industria" y "convertir al país en exportador de energía”.

Sin embargo, los ocho años de ejecución de esta iniciativa distan mucho de los ocho meses que preveía en agosto la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, para comenzar las exportaciones de gas desde la península Ibérica a través del MidCat.

Las objeciones francesas que frustraron el proyecto original ahora se ven reemplazadas por un fuerte apoyo desde París. Macron ha destacado que el H2MED es “totalmente coherente" con su estrategia energética. El mandatario francés ha resaltado los beneficios ecológicos de la nueva solución, así como ha precisado el efecto que tendrá en la competitividad y la soberanía energética europea.

No hubo entre los líderes ninguna mención a Alemania ni el resto de los grandes consumidores de gas natural de la Unión Europea. El gobierno del canciller Olaf Scholz manifestó en numerosas oportunidades entre agosto y octubre su interés en mejorar las conexiones entre su país y la amplia capacidad de regasificación presente en España y Portugal.  Sin embargo, los cuatro líderes han intentado reforzar que la nueva infraestructura busca no sólo "satisfacer las necesidades de la Península Ibérica", sino que además dará a estos países la oportunidad de exportar hacia el resto del continente, lo que redunda en los intereses del conjunto de los Veintisiete.

El primer hito de la iniciativa será el próximo 15 de diciembre en la cumbre de líderes europeos, cuando los tres ejecutivos presenten de manera formal su solicitud para que el H2MED sea declarado Proyecto de Interés Común por Bruselas. De esta manera, el proyecto podría acogerse al mecanismo "Conectar Europa", que cuenta con más de 5.840 millones de euros hacia 2027 para promover la unión energética.

Normas
Entra en El País para participar