Capital riesgo

Nazca pone en venta al líder español en cebolla procesada por 100 millones

Socios Financieros pilotará la transacción

Nazca pone en venta al líder español en cebolla procesada por 100 millones

Nazca desafía al parón en el capital riesgo y prepara la venta de Eurocebollas. El fondo español ha contratado a Socios Financieros para lanzar la venta del líder español en cebolla procesada a partir de enero, según fuentes financieras. Las primeras tasaciones valoran la firma valenciana en unos 100 millones de euros.

Nazca apostó por Eurocebollas hace apenas dos años. A través de su quinto fondo, la gestora que pilotan Carlos Carbó y Álvaro Mariátegui tomó una participación minoritaria en la compañía, con el objetivo de potenciar su crecimiento y acelerar su expansión internacional. La familia fundadora, los Alberola Vercher, se mantuvieron como primeros accionistas y su director general, Francisco Alberola, retuvo la batuta de mando de la compañía.

Dos años después, tanto Nazca como el resto de accionistas han decidido sacar a la venta la compañía. Para ello han contratado a Socios Financieros como asesor de la transacción. Y esperan lanzar la operación a partir de enero.

Tras la inyección de Nazca, la compañía con sede en Alzira (Valencia) ha abierto una segunda planta de 18.000 metros cuadrados. Y ha consolidado su oferta con nuevos productos al margen de la cebolla, como la berenjena, el ajo, el calabacín o el pimiento.

La compañía cerró el ejercicio de 2020, el último con las cuentas anuales depositadas ante el Registro Mercantil, con unos ingresos de unos 20 millones de euros y unas pérdidas de unos 400.000 euros, derivadas del Covid-19, tal y como reconoce la propia compañía en el informe financiero.

Fundada hace más de 40 años, Eurocebollas ha emprendido en los últimos años una intensa expansión internacional. De los ingresos de 2020, el mercado español supuso el 65%, mientras que los países del resto de la UE suponen en torno al 20% y el resto del mundo, el 15% restante. Además de en España, la compañía está presente en más de 25 países, destacando Reino Unido, Francia, Australia, EE UU, Canadá o Rusia, entre otros.

La plantilla ronda los 200 empleados, repartidos entre sus dos plantas de 100.000 m2 y 18.000 m2, respectivamente. Su negocio está centrado en la producción de ingredientes basados en cebolla cocinada para la industria alimentaria, plato preparado y servir al canal Horeca. La compañía afronta la venta con cerca de 13 millones en caja y una deuda financiera bruta por 12,7 millones, en ambos casos a 31 de diciembre de 2020.

Nazca prepara la venta de su participada en un momento complicado para el capital riesgo. El sector ha visto cómo se frenaban en seco una larga lista de transacciones en los últimos meses. La subida del coste de financiación –y, en el algunos casos, el cierre en el acceso a los mercados de deuda– tras las subidas de tipos y la incertidumbre económica están frustrando muchos procesos de ventas, ante la decisión de muchos vendedores de esperar a un momento más propicio para cobrar un precio más alto. Entre otros, se han cancelado la venta de las chucherías Fini, el fabricante de colchones Flex, la compañía de educación Northius o la firma agrícola Planasa. Nazca espera agarrarse a la resistencia del sector alimentario para poder encarrilar la operación, como está haciendo Portobello con Sabater.

Normas
Entra en El País para participar