Energía

El precio del petróleo baja en el día de la entrada en vigor del embargo europeo

Los precios de referencia en ambas regiones responden a la activación oficial de la restricción

El precio del petróleo baja en el día de la entrada en vigor del embargo europeo
Getty Images

La activación del embargo europeo que afectará a partir de este lunes a las importaciones de petróleo por vía marítima procedentes de forma directa desde Rusia ha estado hoy sobre la mesa en los mercados. Aunque empezó el día con alzas y llegó a ascender más de un 2%, el barril de Brent, crudo de referencia en el Viejo Continente, viró a la baja ante las expectativas de más subidas de tipos en Estados Unidos. El Ural, el que sirve de baremo para fijar el precio en Rusia, también se ha abaratado.

En el caso del Brent, el barril cotiza hoy por encima de 84 dólares, alrededor de un 1,6% menos que los niveles del pasado viernes. 

Por su parte, el Ural, que bajó el viernes más de un 8% hasta 63,85 dólares tras acordarse el límite de precios, hoy ha agrandado la brecha con el Brent para dejarla en los 25 dólares desde los 24,3 de la jornada anterior, según datos de Neste. Es decir, por debajo de los 60 que se fijó como tope de precio por parte del G7, la UE y Australia.

Claves de la prohibición

La sanción pesa sobre el petróleo traído desde Rusia por mar, dejando como excepción temporal el importado a través de oleoductos debido a la alta dependencia que tienen los países del interior de Europa de esta forma de obtener oro negro. Bulgaria y Croacia tienen también excepciones y podrán seguir trayéndolo en petroleros hasta el final de 2024 con el fin de respetar los contratos ya establecidos.

Según datos del Consejo Europeo, el 90% de las importaciones de petróleo procedentes de Rusia con destino a la UE se trae en barco. La Agencia Internacional de la Energía, en su último boletín mensual sobre el petróleo, señalaba que la UE importó en octubre 1,4 millones de barriles diarios desde Rusia. 1,1 millones de barriles al día es la cifra que se estima que deberá obtenerse a través de otros proveedores como Estados Unidos, Noruega, Kazajistán u Oriente Medio. O bien, utilizando países intermediarios como se ha estado haciendo con Turquía, tal y como recoge Reuters.

El precio tope

Además del embargo que hoy se ha hecho oficialmente efectivo, el pasado viernes, el G7, Australia y la Unión Europea fijaron un precio tope de 60 dólares a pagar como máximo a cambio del petróleo procedente de Rusia. Aunque fijar el tope parece una contradicción en medio de una prohibición de importaciones, tiene sentido, ya que se aplicará en el caso de las excepciones y servirá a su vez para incitar a otros países a sumarse con el fin de dañar a una fuente de dinero vital para la economía rusa. 

Tanto el Reino Unido como la Unión Europea, introducirán una prohibición en los servicios marítimos para aquellos buques que transporten crudo ruso, incluyendo incluso a los que tengan por destino terceros países. La lista de servicios que no se ofertarán incluyen los seguros, la intermediación y el acceso a la flota de barcos petroleros europeos. Todas estas restricciones no se aplicarán en el caso de que el petróleo se haya pagado al precio del tope o por debajo del mismo. Es la forma de provocar que más países se sumen a la iniciativa de pagar ese precio por el crudo ruso.

El tope de precios no han dejado indiferente a las diferentes partes implicadas. El embajador ruso ante los organismos internacionales en Viena, Mikhaíl Ulyanov, aseguró este sábado que Rusia dejará de suministrar petróleo a Europa este mismo año. “Europa vivirá sin petróleo ruso. Moscú ya ha dejado claro que no suministrará petróleo a los países que apoyen la limitación de precios contra el mercado”, escribió Ulyanov en su cuenta de Twitter.

Polonia y los países bálticos lucharon para que el tope fuera mucho más bajo, en concreto, 30 dólares. Finalmente, estos países tuvieron que ceder para posibilitar un acuerdo en la Unión. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, catalogó de insuficiente la decisión. Desde la presidencia de Ucrania se pedía también ese límite de 30 dólares.  

Sobre el por qué tanto debate en torno a dónde fijar el límite, la agencia Reuters recoge datos reveladores. Un barril de petróleo ruso tiene un coste de producción de entre 30 y 40 dólares. A partir de ahí, son beneficios para Rusia. Reuters indica que el punto de equilibrio fiscal del presupuesto ruso se alcanza si se consigue vender el barril entre 60 y 70 dólares. Las exportaciones de petróleo y gas aportaron alrededor de un 36% del presupuesto ruso en 2021.  

Además de la entrada en vigor del embargo, la cotización del crudo también tiene como aliciente este lunes el responder a la decisión del pasado domingo por parte de la OPEP+ de mantener el fuerte recorte de producción que la organización lleva aplicando desde el pasado 1 de noviembre. En su conjunto, el cártel de productores de crudo y Rusia como socio externo han estado reduciendo su bombeo en 2 millones de barriles al día.

Normas
Entra en El País para participar