Valor a examen

Vodafone, la inflación y los costes hunden la cotización

Pierde un 20% en el año y suma el mayor porcentaje de consejos de venta desde 2018. Los resultados del primer semestre han generado escepticismo para los próximos meses.

Sede de Vodafone España, en Madrid
Sede de Vodafone España, en Madrid

Vodafone encara la recta final de año con un balance negativo: una pérdida del valor en Bolsa del 20% y la cotización en mínimos de 26 años. La publicación de los resultados de su primer semestre fiscal (de abril a septiembre) y la rebaja de previsiones –debido al entorno económico– han profundizado en su trayectoria bajista. Los ingresos del grupo crecieron el 2,5% en el periodo, mientras que el beneficio neto ajustado bajó el 1%. La compañía sitúa ahora las estimaciones del flujo de caja libre en 5.100 millones, frente a los 5.300 millones anteriores, y el beneficio operativo ajustado en un rango de entre 15.000 y 15.200 millones, con respecto a los 15.000 y 15.500 millones previos.

Tras conocer las cuentas, algunos analistas han rebajado estimaciones, como Credit Suisse, que ha pasado de comprar a infraponderar. Con los últimos cambios, el consenso del mercado recogido por Bloomberg queda en un 47% de recomendaciones de compra, un 34,8% de mantener, y un 17,4% en vender, el porcentaje más elevado desde 2018. El objetivo medio es de 130,5 peniques, que supone un potencial de revalorización para los títulos del 42%.

Goldman Sachs considera que “la rebaja de previsiones no es una gran sorpresa” y “las expectativas de mejora en Alemania [que supone el 30% de las ventas del grupo a nivel global, y que retrocedieron el 0,8% en el primer semestre], respaldan la “perspectiva alcista para la acción”. El banco apunta que a nivel general “los obstáculos que afectan a las telecomunicaciones europeas se han centrado principalmente en la inflación y el aumento de costes (salarios, energía y arrendamientos) y de los tipos de interés”. Vodafone ha anunciado una actualización de las tarifas con el IPC a partir de enero.

Goldman Sachs apoya su tesis de compra en “un crecimiento estructural del grupo superior al sector, y a la mejora del rendimiento. Las ventajas que reúne para avanzar en el desarrollo de su negocio obedecen a activos de una calidad superior a la media, a oportunidades en Alemania (incluido el negocio del cable) y un crecimiento B2B excepcional”. “Nuestro análisis sobre el negocio del cable sugiere que las preocupaciones del mercado sobre el aumento del coste de capital están fuera de lugar”, añadió.

Divacons Alphavalue tiene una visión “muy favorable” sobre Vodafone “dado el ligero crecimiento que podría ofrecer en el próximos años”. Reconoce que la acción continúa cotizando con descuento frente a sus comparables debido al escepticismo y desconfianza en su consejero delegado, Nick Read, al perder oportunidades como en Italia con Iliad [que lanzó una oferta de compra por la filial italiana de Vodafone], pero defiende que “es una opción para invertir a largo plazo”. Entre los aspectos negativos, también señala el “bajo crecimiento del flujo de caja libre en el corto plazo por una aceleración de inversiones en 5G”.

Por su parte, Barclays reconoce que “los títulos están baratos”, pero también que “tienen una ventaja limitada”. Los analistas han confirmado su consejo de neutral tras “los débiles resultados” y “un difícil entorno económico”.

Credit Suisse es una de las firmas más drásticas en el cambio de percepción de Vodafone; el precio objetivo lo ha reducido el 36%, pasando de 140 a 90 peniques, por debajo de su cotización actual. La decisión se corresponde con “unos resultados decepcionantes, un riesgo de mayores costes en el acceso de la fibra en Alemania [que llevará a 7 millones de hogares], con la debilidad del país germano y un impacto mayor de la recesión que sobre la media del sector”.

S&P elevó hace dos semanas a positiva la perspectiva de Vodafone tras dar entrada en su filial de torres Vantage a KKR y GIP. Esta revisión abre la puerta a que el rating, actualmente situado en BBB, mejore en los próximos meses si mantiene la deuda ajustada por debajo de las tres veces ebitda, frente a las 3,1 veces a las que se situó en el primer semestre. El 1 de febrero de 2023 el mercado conocerá el balance del tercer trimestre.

Pago de dividendo con riesgo a la baja

Cupón. Vodafone ofrece una rentabilidad por dividendo del 8% sobre la cotización actual. Javier Molina, analista sénior de eToro, comenta que por la parte de la política de retribución al accionista es un valor atractivo, pero arroja algunas dudas. “Tiene un negocio consolidado con crecimientos muy suaves, y hay riesgo de que el dividendo baje en función de las previsiones. Podría ser una opción interesante para quienes buscan diversificar, tener presencia en el mercado británico o en el sector de telecomunicaciones; pero me crea incertidumbre”, explica. Credit Suisse, por su parte, considera que hay “un riesgo creciente sobre el pago al accionista”. El abono de este año es de 0,09 euros brutos por título.

Capital. El magnate francés Xavier Niel, principal accionista de la operadora Iliad, adquirió en septiembre cerca de un 2,5% del capital de Vodafone a través de Atlas Investissement. El interés de los grandes inversores por la compañía ha sido permanente a lo largo de 2022; a principios de año irrumpió el fondo Cevian Capital, y meses más tarde el operador de Emiratos Árabes Unidos (EAU) Etisalat, con la adquisición del 9,9% de las acciones.

Normas
Entra en El País para participar