Los minoritarios de Duro Felguera pedirán junta extraordinaria para debatir la entrada del socio

"Hartos de falta de información", exigen a la empresa más transparencia y un asiento en el Consejo

Sede de Duro Felguera en Gijón.
Sede de Duro Felguera en Gijón.

Rebelión en Duro Felguera. El sindicato de accionistas minoritarios (SAM) ha convocado a todos sus integrantes a una reunión el próximo viernes día 2 donde votarán si presentan una petición formal a la dirección de la compañía para celebrar Junta General Extraordinaria, decisión ya adoptada por la cúpula del sindicato y que esperan sea ratificada ampliamente.

La falta de comunicación directa con la compañía, inmersa en un proceso de negociación para dar entrada en el capital a uno o varios socios industriales; y la negativa a otorgar un asiento en el Consejo de Administración de la entidad a estos accionistas han acabado con la paciencia de este colectivo, que se siente "ninguneado e ignorado, cuando somos los propietarios de la compañía", advierte Eduardo Breña, presidente del SAM. 

Tal y como establece la ley, para pedir la celebración de una junta extraordinaria, se requiere al menos el consenso del 5% del capital de la compañía y el SAM cuenta en la actualidad con más del 4%. "No dudamos que llegaremos al porcentaje que exige la ley", explica Breña.

En la reunión del viernes además de pedir la junta extraordinaria, está previsto consensuar los puntos del orden del día que deberá abordar la compañía en dicha junta. En primer lugar, los accionistas tienen previsto solicitar datos concretos sobre a cuánto asciende la contratación de la empresa en estos momentos, ya que la última cifra oficial hace referencia al primer semestre del ejercicio (42 millones a junio más otros 100 hasta septiembre, según el informe remitido a la CNMV) y aunque los minoritarios han solicitado esta información de manera reiterada por otros conductos, hasta el momento no han obtenido respuesta alguna.

En paralelo, fuentes cercanas a la empresa confirman que la presidenta de la compañía, Rosa Aza, y el consejero delegado, Jaime Argüelles, han avanzado en algunos foros con trabajadores de la firma que la contratación estaba evolucionando a "muy buen nivel", lo que podría reducir a menos de 180 el número de despidos que finalmente tenga que aplicar la entidad.

La otra gran reivindicación que llevarán a la junta extraordinaria es la necesidad de contar con representación en el Consejo. "Los accionistas somos los dueños de la compañía y no se puede mantener al accionariado al margen, pues debemos participar directamente en la toma de las decisiones. Lo contrario es contrario a la transparencia, a la participación de los accionistas en la gestión de la sociedad y contrario al código de buen gobierno de las sociedades cotizadas", alega Breña.

El SAM argumenta que nunca han buscado la confrontación con el Consejo, pero, llegado este punto, los minoritarios consideran que no se está poniendo en valor lo conseguido hasta ahora y el servicio que han realizado a la compañía, "trasladando constantemente un mensaje de confianza en el valor". "Como accionistas, nos jugamos nuestro dinero y, por ello, haremos lo necesario para defender nuestros derechos e intereses", recuerdan.

Ante las informaciones no confirmadas que indican que la incorporación de un nuevo socio industrial a la compañía estaría ya prácticamente cerrada, los accionistas minoritarios muestran también su perplejidad y malestar porque se les esté manteniendo completamente al margen de una decisión tan crucial para la viabilidad futura de la compañía. "Los accionistas somos y seremos los mejores aliados del socio y somos los más interesados en que la entrada de nuevos inversores se realice en condiciones que favorezcan a ambas partes: accionistas y socios", relata Breña.

Con un asiento en el Consejo, el SAM podría conocer el estado de la negociación de primera mano y participar en la decisión final, ya que ellos, como propietarios, aseguran ser los primeros interesados en defender la viabilidad empresarial de Duro Felguera y valorar las posibles sinergias con el nuevo inversor con el objetivo de volver al beneficio operativo.

Este periódico ha tratado de confirmar si como indican algunas fuentes la entrada del nuevo socio industrial está ya cerrada y fuentes de la compañía solo admiten que se está trabajando a muy buen ritmo para conseguir el mejor acuerdo posible antes de final de enero.

 

 

Normas
Entra en El País para participar