Los concursos crecerán un 20% en 2022 sobre todo en micropymes y autónomos

Los economistas prevén que en 2023 subirán un 11% y califican que este ejercicio será el de la regularización tras la pandemia

Concursos acreedores Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El Registro de Economistas Forenses (Refor) prevé un aumento de los concursos de acreedores del 20% en 2022 respecto al año pasado. En 2023, el incremento será casi de la mitad, un 11% y el crecimiento de las insolvencias respecto a 2019 se situará entonces en el 66%. Micropymes y autónomos serán los segmentos del tejido empresarial en los que más aumentará la solución concursal ante la insolvencia.

En la presentación del Atlas Concursal 2022, elaborado por el Refor del Consejo General de Economistas (CGE), los economistas explicaron que este ejercicio y el pasado han sido atípicos debido a la crisis de la pandemia y a las medidas que se tomaron al efecto, como la moratoria concursal que finalizó definitivamente el pasado 30 de junio. Por ello, este año será “el de la regularización o regularidad” y de ahí su alta previsión de aumento.

Por otra parte, afirmaron que la reforma de la Ley Concursal, ya en vigor, se dejará notar debido a los mecanismos preconcursales y los acuerdos de reestructuración que introduce.

Además de querer transmitir un mensaje de tranquilidad, el Refor insistió en que en España no hay tradición de acudir al procedimiento concursal como en los países de nuestro entorno, y ahora se parte de porcentajes más bajos. Como muestra se aportó el dato siguiente: si en 2021, 47 de cada 10.000 empresas utilizaron el concurso de media en la Unión Europea, en nuestro país solo fueron 13, con lo que es el penúltimo del ranking.

El Atlas Concursal 2022, que recoge los datos de 2021, informa que el incremento de concursos el año pasado fue del 52,5% respecto a 2020 y que 7.062 empresas se acogieron a este mecanismo. Un aspecto que destaca el Refor es el aumento “considerable” de los concursos de autónomos o personas físicas, un 33%, mientras que las micropymes protagonizaron el 40% del total. Alejandro Latorre, miembro del consejo directivo del Registro, señaló que el incremento de los concursos de las personas físicas se ha debido y se deberá al incremento de la segunda oportunidad.

Procedimiento especial

El procedimiento especial para micropymes que establece la ley concursal, y que entrará en vigor el próximo 1 de enero, “simplificará y disminuirá el coste de estos procesos” según el Refor.

El año pasado, el 74% de los concursos de acreedores se presentaron en cinco comunidades autónomas, por este orden: Cataluña; Comunidad de Madrid; Comunidad Valenciana; Andalucía y el País Vasco. La tendencia a la concentración territorial es la misma que en años anteriores. Solo en La Rioja bajó la cantidad.

Por sectores, en 2021 se produjo un cambio significativo ya que las actividades con más número de concursos fueron el comercio, los servicios profesionales, la hostelería y la construcción. Este último sector ha encabezado tradicionalmente la lista de los afectados y ahora ocupa el cuarto lugar, en especial por las insolvencias que soportan las pequeñas y medianas constructoras y las empresas auxiliares.

No obstante, los economistas del Refor quisieron dejar claro que, aunque existe un alto riesgo de insolvencia en la actualidad, solo el 0,21% del tejido empresarial español ha acudido al procedimiento concursal.

Un dato que también resaltaron es que en 2021 subieron de manera notable los concursos exprés, aquellos en los que no hay masa y que se inician y finalizan en una misma resolución, y fueron 3.300. Este año se está observando un crecimiento constante de este tipo de concursos.

Otra información ofrecida por el Atlas es que los acuerdos de refinanciación no homologados judicialmente llegaron a casi 4.000, con un incremento del 13% en relación a 2020. Hay que tener en cuenta que estos acuerdos no se publican por lo que pueden ser más. Los homologados, los que pasan por los juzgados de lo mercantil, bajaron un 28%.

En el Refor recuerdan que la nueva ley tiene como una de sus bases fundamentales los acuerdos de reestructuración, antes refinanciación, y esto creen que influirá positivamente.

Asimismo, el año pasado bajó un 14% la ratio que compara los pagos del Fogasa a los trabajadores con los concursos de acreedores. En el Registro indican que sigue alta, lo que supone que todavía hay muchas empresas insolventes que no van a concurso.

 

La situación económica y los deudores

Javier Santacruz, profesor de Economía, aseguró ayer durante la presentación del Atlas Concursal 2022 que “los deudores concursales han funcionado siempre como un indicador adelantado de la situación macroeconómica. Pero las medidas contra la pandemia y las sucesivas prórrogas de la moratoria concursal los han convertido “en una variable procíclica, es decir, que su comportamiento es el mismo que el de la economía y ahora van por detrás”, “Las empresas actuaban como predicción del ciclo. Poco a poco este aspecto se irá recuperando”, aseguró Santacruz.

Normas
Entra en El País para participar