Valor a examen

IAG, fase de despegue en plena desaceleración

El grupo sube en Bolsa el 45% en dos meses impulsado por la recuperación del turismo

Aviones de Iberia y British Airways, ambas del grupo de aerolíneas IAG.
Aviones de Iberia y British Airways, ambas del grupo de aerolíneas IAG.

IAG ha cambiado la ruta en Bolsa. El valor está en ascenso desde finales de septiembre y ha reducido las pérdidas en el año al 8,4% tras sumar el 45% en dos meses. El holding que engloba a British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus ha estado sufriendo los efectos de la pandemia y el repunte de los precios del petróleo derivados de la crisis energética por la guerra en Ucrania. Tras un verano muy positivo para el turismo en España y con un aumento del 140% del número de pasajeros en los aeropuertos en los nueve primeros meses frente al mismo periodo del año anterior –y las expectativas de que continuará esa recuperación–, la cotización ha remontado.

Los resultados del tercer trimestre han sido la prueba para el mercado de que la situación va mejorando. El beneficio alcanzó los 1.208 millones –cifra que avanzó el grupo días antes a la publicación y que comenzó a impulsar al valor–, frente a las pérdidas de 452 millones en el verano de 2021. Todas las aerolíneas del grupo registraron ganancias a septiembre, y las previsiones apuntan a una tasa de recuperación de capacidad del 78% al cierre del ejercicio y un ebit de 1.100 millones, unas perspectivas que Sabadell ha calificado de “muy buenas en la medida que la recuperación continúa y no se ve ninguna ralentización”.

La evolución favorable del negocio ha servido para afianzar la confianza sobre el valor. Las posiciones de los analistas se inclinan mayoritariamente por comprar (59,3% del total) y mantener (29,6%). Solo el 11% opta por el consejo de venta. El potencial de revalorización alcanza el 18% con un precio objetivo medio estimado a 12 meses de 1,84 euros. “Los resultados han mostrado un gran avance hacia la recuperación de los niveles de 2019 (los ingresos ya están en esa línea), mientras que el buen momento de la demanda les lleva a seguir aumentando la capacidad en los próximos trimestres frente a los niveles prepandemia. La elevada liquidez, la buena evolución del tráfico y la mejor capacidad de generación de caja nos dan confianza en la compañía”, comenta Iván San Félix, de Renta 4.

UBS es una de las firmas que ha mejorado la valoración de las acciones –a 1,65 euros– tras conocer las cuentas y ha resaltado las “perspectivas favorecedoras para IAG, a pesar de las presiones del contexto macroeconómico”.

Por su parte, Goldman Sachs ha destacado la marcha del negocio del holding de forma “positiva” y ha puesto el acento en el último trimestre en “la aceleración significativa de los ingresos por asiento y kilómetro disponible –RASK, por sus siglas en inglés, que mide la eficiencia de una aerolínea–, que crecieron el 22% sobre el tercer trimestre de 2019 y el 6% sobre el segundo de 2022”. En junio de este año entró en beneficios después de dos años de fuertes pérdidas por la pandemia. Para los próximos meses, el banco sitúa como retos clave “la recuperación del tráfico aéreo, la reducción de los costes estructurales, la disciplina del capital y los precios del combustible para aviones”.

Intermoney es más prudente en sus predicciones y explica que “la incertidumbre se verá a partir de ahora, cuando veremos si la demanda es capaz de mantenerse fuerte en una situación de inflación disparada y desaceleración económica”. Los expertos de esta firma añaden que “el aumento del coste del combustible y de los salarios de las plantillas, así como la ingente cantidad de deuda adquirida durante la crisis sanitaria por la mayoría de empresas del sector, preocupan mucho al mercado”. “Por ello, pensamos que hay que ser cautos ante la incertidumbre de los próximos meses”, señala Intermoney.

Pilar Aranda, de Bankinter, coincide en la línea más cautelosa de los analistas. “A pesar de los buenos resultados, mantenemos la recomendación en neutral para IAG”. “El sector se ve afectado por la desaceleración de la economía y la inflación. A ello se une el elevado coste del crudo, lo que limita su atractivo”, apunta la analista.

Muy lejos del nivel previo a la pandemia

Cotización. IAG ha entrado en la recta final del año con una mejora importante en su cotización. Aun así, no ha conseguido ni mucho menos recuperar el nivel que tenía en Bolsa antes de la pandemia; desde el 19 de febrero de 2020 que rozaba los 5 euros acumula una depreciación del 70%. En enero de ese año marcó récord en los 5,22 euros. El grupo se sitúa en la parte media del Ibex por capitalización, con 7.700 millones de euros.

Flota. A finales de octubre IAG celebró junta extraordinaria para aprobar la compra de 87 aviones. “Las aerolíneas están aprovechando la recuperación del tráfico para renovar sus flotas, que permitirán ahorrar costes operativos, mejorar la experiencia de los clientes y cumplir con los objetivos de reducción de emisiones”, señala Renta 4. “En el caso de IAG, supondrá un esfuerzo financiero importante, que no creemos que exija la necesidad de ampliar capital”, añade.

M&A. Sobre los rumores de compra de la británica Easyjet o la portuguesa Tap, Bank of America opina que “la consolidación en el sector sería muy positiva, pero la aprobación regulatoria y el alto apalancamiento son obstáculos”.

Normas
Entra en El País para participar