Restauración

Telepizza pierde un 56% más, rebaja previsiones y revisa la alianza con Pizza Hut

Food Delivery Brands, matriz del grupo, se anota unos números rojos de 34 millones

Telepizza pierde un 56% más, rebaja previsiones y revisa la alianza con Pizza Hut

Food Delivery Brands, el grupo de restauración dueño de Telepizza, se ha anotado una pérdida neta de 34 millones de euros al cierre de los tres primeros trimestres del ejercicio, según los resultados presentados este viernes. Esa cifra supone elevar un 56% las pérdidas registradas en el mismo periodo del año pasado, en un contexto en el que la empresa reconoce una "desaceleración" de sus ventas, que también le ha llevado a rebajar las previsiones fijadas para el año, tanto de ebitda como de aperturas, y a revisar de nuevo su alianza con Pizza Hut.

Como informó este viernes CincoDías, la compañía, propiedad de KKR, ha contratado a Houlihan Lokey para reestructurar su deuda ante sus nuevas necesidades de liquidez, en máxima tensión tanto en lo que queda de 2022 como en 2023, anticipa. Su principal pasivo son los 335 millones de euros emitidos en bonos en 2018, que pagan un cupón del 6,25% anual y cuyo vencimiento está fijado para 2028. FDB reconoce que "la elevada inflación y la duración y profundidad de la desaceleración económica están afectando a la rentabilidad del grupo, así como a la de los franquiciados, cuando aún no habían superado los impactos derivados de la pandemia". También ha contratado a Kirkland & Ellis y Uría Menéndez como asesores jurídicos.

En una nota, apunta a que analiza "potenciales alternativas financieras y estratégicas, tanto con sus acreedores como con Yum!, que le permitan afrontar el impacto de las adversas perspectivas del mercado para el resto de 2022 y 2023 y prepararse para el crecimiento futuro".

De esta forma, Telepizza revisa una vez más su alianza con Pizza Hut, firmada en 2018 y que le obligaba a abrir 1.300 restaurantes en un periodo de 10 años.

Ya lo puso en cuarentena a raíz de la pandemia. Entonces lllegó a advertir del "riesgo" de que esa alianza fuera finiquitada en 2021, aunque la sangre no llegó al río. Las partes acordaron extender un año el plazo para acometer esas 1.300 aperturas, además de cambiar su distribución geográfica y modificar las penalizaciones por los restrasos. Además, a finales de 2020 Telepizza ya tuvo que recurrir a nueva financiación para solucionar sus problemas de liquidez: Santander le concedió un crédito de 40 millones con aval ICO a cinco años, mientras que KKR inyectó otros 42 millones.

El desempeño de la compañía en el periodo postpandemia no ha sido suficiente para alejar estos fantasmas. Además, un año su consejero delegado, Jacobo Caller, explicaba que el acuerdo con Pizza Hut es "indiscutible" y confiaba en su viabilidad.

Rebaja de previsiones

En el tercer trimestre, los ingresos de Food Delivery Brands fueron de 100,5 millones, apenas un 1,6% superiores a los del mismo periodo del año anterior. En esa cifra se incluyen las ventas de sus restaurantes propios. Las ventas del conjunto del sistema, incluidos franquiciados, fueron de 339,2 millones, un 16,6% más. En el segundo trimestre, ese porcentaje era del 20,4%.En el acumulado del año, las ventas sistema llegan a 958,2 millones, un 18% más.

Por otra parte, el ebitda ajustado en el trimestre fue de 11,7 millones, un 11% menos, y en el acumulado del ejercicio es de 27,6 millones, un 6% menos.

Una desaceleración que le lleva a rebajar sus previsiones para el cierre del año. Su ebitda estará por debajo de la horquilla de entre 36 y 39 millones. También prevé 20 cierres netos de restaurantes para final del ejercicio, y que la liquidez disponible para el pago de deuda se vea "impactada". "La liquidez del grupo sigue siendo la prioridad principal, por encima de cualquier objetivo de expansión u otros compromisos del negocio derivados de la alianza con Yum!", dice la empresa en su

Normas
Entra en El País para participar