Batacazo en Bolsa de Rovi por las expectativas de un 2023 menos brillante

Reconoce un nuevo retraso en la aprobación de un fármaco en EE UU. Prevé que los ingresos se reduzcan el año que viene

Juan López-Belmonte, presidente de Rovi.
Juan López-Belmonte, presidente de Rovi.

Rovi brilló durante 2021 y 2022 gracias a la vacuna del Covid-19 que fabrica para Moderna. Pero esa inercia se ha frenado y la compañía lo comienza a sufrir en ingresos y, un día más, en otra jornada en Bolsa. Este miércoles se dejó un 10,17% tras la presentación de sus previsiones para 2023 en su día del inversor.

El laboratorio controlado por la familia López-Belmonte anunció que sus ingresos operativos de 2023 disminuirán (al menos un 10%) frente a 2022. Aunque aun así, esa facturación será entre un 5% y un 10% superior a la de 2021.

En parte, esa regresión en ingresos puede provenir de un menor ritmo de ventas de su socio Moderna. Rovi realiza el acabado de las vacunas en Madrid, que la farmacéutica estadounidense distribuye en todo el mundo (excepto en EE UU), además de que fabricará el principio activo en otro centro de producción en Granada. Pero hay dudas sobre el ritmo de ventas de la compañía americana, que ya ha reconocido un freno en la última parte del año, debido a los interrogantes según avanza el control de la pandemia.

Desde Bankinter explican que 2023 será un año de transición para Rovi, marcado por la caída de ventas y beneficios y, en el que las ventas de los nuevos lanzamientos, marcará la pauta para los años siguientes. “Los acuerdos con Moderna son una incógnita en un entorno postpandemia. Esta compañía [Moderna] únicamente tiene en el mercado su vacuna anti-Covid. Las expectativas están en que logre nuevas aprobaciones que generen negocio para Rovi”, indica el banco en un informe tras el día del inversor de la farmacéutica.

Rovi reconoce en el informe para los inversores que a medida que esta patología pase a ser endémica, los volúmenes anuales de refuerzo del Covid podrían aproximarse a los de la vacuna contra la gripe.

El freno en el negocio ha creado dudas en los inversores en los últimos meses. La jornada negra de este miércoles se suma a una caída en Bolsa que ya alcanza casi un 50% en lo que va de año, quedándose a niveles de diciembre de 2020, cuando la vacuna de Moderna no estaba aprobada en la mayor parte del mundo.

El laboratorio madrileño también informó de un nuevo retraso previsto en EE UU en la aprobación de su fármaco Risvan (de nombre Okedi en Europa). La compañía esperaba la autorización de este medicamento (de liberación prolongada frente a la esquizofrenia en el tercer trimestre de 2022), pero reconoce que tras la inspección de la FDA (agencia del medicamento de EE UU), la empresa está trabajando en la corrección de algunas deficiencias que han detectado (sin detallar más).

De esta forma, prevé tener las respuestas a las peticiones del organismo americano en febrero de 2023, además de esperar a que uno de sus proveedores solvente alguna cuestión también para el supervisor estadounidense. Por eso, Rovi indica que la nueva fecha objetivo para recibir la aprobación para el mercado estadounidense se traslada hasta julio de 2023.

La compañía confía, en cambio, en ampliar la distribución de Okedi en Europa y otros países como Canadá y Australia en 2023. Además, apuesta por agrandar su capacidad industrial que le otorgue más capacidad de negocio, al pasar de siete fábricas al objetivo de 10 en 2024.

Normas
Entra en El País para participar