Influencers

¿De dónde procede la fortuna de las Pombo? Estas son las cifras del restaurante familiar

Lishabana, la sociedad de Camino Food&Drinks, cerró el ejercicio de 2021 con más de un millón de euros de ingresos

La influencer María Pombo.
La influencer María Pombo.

Víctor Pombo de la Serna era un afamado publicista que, en 2011, tras dejar su trabajo decidió abrir un restaurante en la zona de Bernabéu (Madrid), cerca del Paseo de La Habana. Hoy no es famoso solo por su actividad empresarial, sino por ser el padre de la saga de influencers más conocida de España: María Pombo y sus hermanas Marta y Lucía. Y su establecimiento, un emblema para las nuevas generaciones.

Víctor Pombo es el único accionista y administrador único de Lishabana SL, la sociedad propietaria de Camino Food&Drinks. Este restaurante es un habitual en los Instagram tanto de las hermanas Pombo como de muchos otros influencer.

De acuerdo a sus cuentas de 2021, las últimas depositadas ante el Registro Mercantil recientemente, esta sociedad cerró el ejercicio pasado con unos ingresos de 1,39 millones, un 33% más que el poco más de millón de euros que facturó en 2020, un año especialmente afectado por el Covid-19, que obligó a cerrar el restaurante durante meses. El dato se quedó cerca del de 2019, de 1,45 millones, el mejor ejercicio en sus 12 años de historia.

La compañía registró un beneficio de unos 63.000 euros. La cifra descendió desde los 71.000 euros que ganó un año antes, por las mayores provisiones y el mayor gasto en personal. También se ha disparado el gasto en impuestos, de 1.000 a 20.000 euros, después de que en 2020 los Pombo agotasen la estrategia que habían exprimido en años anteriores para reducir el pago de impuestos, activar créidtos fiscales. Es decir, durante los cuatro ejercicios que la compañía dio pérdidas guardó un colchón fiscal que fue compensando en ejercicios posteriores. Y este se agotó en 2020.

Además, en 2021, Víctor Pombo aprovechó para reorganizar el accionariado y compró las acciones que estaban en manos de sus hermanos, quienes le apoyaron en la apertura del restaurante. Pombo —que hasta ese momento controlaba un 24% de la sociedad— adquirió el 22% de su hermano Rafael por 76.000 euros, el 19% de Javier por 66.000 euros y el otro 5% que estaba en manos de Amparo Gómez Gutiérrez. Se gastó, en total, más de 100.000 euros para convertirse en el único dueño de la empresa. Por contra, ganó un sueldo de 133.833 euros como "encargado y relaciones públicas" del establecimiento.

Normas
Entra en El País para participar