La gestora vasca Acacia baraja ir a Luxemburgo para llegar a más clientes

La firma administra ya más de 500 millones de euros

Miguel Roqueiro, director general de Acacia Inversión.
Miguel Roqueiro, director general de Acacia Inversión.

La gestora de fondos Acacia Inversión, con sede en Bilbao, estudia desembarcar en Luxemburgo para mejorar la distribución internacional de sus productos. La firma, creada por un grupo de industriales vascos  y que ya administra activos por valor de 500 millones de euros, tiene previsto crear réplicas de sus mejores fondos, con matrícula luxemburguesa, para atraer a inversores institucionales.

Desde hace una década, cada vez son más las gestoras españolas que deciden abrir una filial luxemburguesa (o cerrar un acuerdo con una firma del Gran Ducado) para crear clones de sus principales estrategias. En teoría, ese formato es el más aceptado por los grandes inversores, puesto que ese tipo de vehículo se ha convertido en el estándar internacional. Desde allí, por ejemplo, distribuyen sus productos en la eurozona las grandes gestoras de Estados Unidos.

Miguel Roqueiro, director general de Acacia Inversión, explica que están barajando la opción luxemburguesa "porque cada vez tenemos más inversores institucionales que quieren invertir con nosotros, pero que no están cómodos con el formato de fondo de inversión español".

Junto con esta nueva estrategia de comercialización, también se plantean lanzar un fondo de inversión libre que concentre las mejores ideas que ya aplican en sus otros fondos. "Se trataría de un destilado agresivo de nuestras mejores ideas bajo el formato de FIL que refleje esas ideas de forma mucho más agresiva, que acoja todas nuestras apuestas tácticas", afirma Roqueiro.

En los últimos años, Acacia Inversión ha combinado una serie de ideas más estratégicas (como los bonos ligados a la inflación, o las apuestas en corto sobre deuda soberana), con una serie de apuestas más tácticas. Con muy buenos resultados. 

Uno de sus productos más emblemáticos, el Acacia Renta Dinámica (que se dedica a invertir en instrumentos ligados a la volatilidad de los mercados) ha conseguido un retorno del 2,34% en 2022, pese a las caídas generalizadas en todos los activos. Su retorno medio anual en los últimos 10 años es del 2,68%, mostrando una gran consistencia a lo largo del tiempo.

Desde finales de 2021, la firma ha ido deshaciendo algunas de sus posiciones sobre bonos ligados a la inflación para ir probando nuevas estratégicas. Entre ellas, comenzaron en 2022 a invertir en un fondo dedicados a comprar activos inmobiliarios por todo el mundo -"un activo muy sólido en momentos de inflación", apunta Roqueiro; fondos dedicados a invertir en bonos chinos y de otros países asiáticos; así como un fondo que invierte en instrumentos de factoring (alquiler temporal de maquinaria).

Normas
Entra en El País para participar