_
_
_
_

ACS gana el megacontrato de 3.400 millones para una fábrica de Honda en EE UU

Levantará una planta de baterías para el vehículo eléctrico en Ohio a través de su filial Turner

El Gobernador de Ohio, Mike DeWine; el vicepresidente ejecutivo de American Honda Motor, Bob Nelson, y el vicepresidente senior de LG Energy Norte América, Sukwon Choi, el pasado octubre.
El Gobernador de Ohio, Mike DeWine; el vicepresidente ejecutivo de American Honda Motor, Bob Nelson, y el vicepresidente senior de LG Energy Norte América, Sukwon Choi, el pasado octubre.
Javier Fernández Magariño

Proyecto multimillonario para para ACS en Estados Unidos. Las firmas industriales asiáticas Honda y LG Energy han encargado a la constructora neoyorquina Turner, filial del grupo que preside Florentino Pérez, la ejecución de una fábrica de baterías para el vehículo eléctrico en el condado estadounidense de Fayette (Ohio).

El presupuesto inicial de la instalación suma 3.500 millones de dólares (unos 3.380 millones de euros) sobre los 4.400 millones de dólares (4.245 millones de euros) que se contemplan para la totalidad de la iniciativa. Los socios de la firma de ACS son las estadounidenses Yates Construction (de Filadelfia, Mississippi) y Kokosing Industrial (de Westerville, Ohio), con las que ha formado el consorcio TYK.

La relación de Turner y Honda se remonta a primeros de los años ochenta, cuando la especialista en edificación levantó la planta que la japonesa tiene en East Liberty (Ohio). La nueva instalación, planificada unos 70 kilómetros al suroeste de la ciudad de Columbus y en la que trabajarán más de 2.000 personas, está llamada a impulsar la electrificación de la flota de Honda en EE UU.

Pese a que deben ultimarse flecos legales, está previsto que los movimientos de tierras comiencen en el inicio de 2023 y que cerca de 3.000 trabajadores participen en las obras, con picos de más de 4.000 a 5.000 obreros.

El plazo de ejecución alcanza hasta finales de 2024, y la planta debería entrar en fase de producción ya en 2025. De forma paralela, Honda tiene en marcha reformas en la referida fábrica de East Liberty y en las que mantiene operativas en las localidades de Marysville (California) y Anna (Texas).

En la presentación del proyecto, el vicepresidente ejecutivo de American Honda Motor, Bob Nelson, señaló que para su joint venture con LG era prioritario confiar la fábrica de baterías a constructoras locales y fuerza laboral del Estado de Ohio, que tiene en esta apuesta su gran proyecto industrial del momento. La creación de esta alianza está pendiente, eso sí, de las pertinentes aprobaciones regulatorias.

Turner accede a este contrato millonario aportando importantes referencias en edificación en Ohio, donde ha puesto su firma en el estadio del club Columbus Crew, integrante de la liga de fútbol MSL, o en el Hilton Hotel Downtown, también en Columbus. La constructora ha habilitado en su web un espacio para empezar a seleccionar subcontratistas.

La planta de baterías para el vehículo eléctrico de Honda en Ohio tendrá 40 GWh de capacidad de producción anual. Los productos que salgan de allísurtirán a las instalaciones de la nipona en todo el país.

La intención de Honda de volver a invertir en el país norteamericano, donde lleva 40 años asentada, fue anunciada en abril, cuando adelantó la necesidad de crear una alianza para dar un salto en la producción de baterías. El socio elegido fue LG.

El mercado norteamericano es el de más rápido crecimiento para el vehículo eléctrico y uno de los destinos estratégicos de Honda en todo el planeta.

En racha

Turner suma el que es uno de los mayores contratos de su historia a la reciente adjudicación de la construcción del estadio del club de fútbol americano Buffalo Bills, de 60.000 localidades en el Estado de Nueva York, y al encargo de un macro complejo para la industria del cine en Nueva Jersey, bautizado como 1888 Studios. Ambos proyectos superan los 1.000 millones de dólares.

Antes de estas contrataciones, ACS ha subido este años a su cartera de obra estadounidense la construcción de la línea de tren ligero de 26 kilómetros que se extiende desde Bethesda hasta New Carrollton, en Maryland (1.300 millones de euros), o la ampliación y mejora de la autopista IH35 en el condado de Travis, Texas (662 millones).

La compañía madrileña debe cerca del 60% de sus ingresos a la presencia en EE UU, así como la mitad de su cartera de contratos, con 34.700 millones por ejecutar allí a 30 de septiembre.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Javier Fernández Magariño
Es redactor de infraestructuras, construcción y transportes en Cinco Días, donde escribe desde junio de 2000. Ha pasado por las secciones de Especiales, Cinco Sentidos, 5D y Compañías siguiendo la información de diversos sectores empresariales. Antes fue locutor de informativos en la Cadena Cope, además de colaborar en distintos medios de Madrid.

Más información

Archivado En

_
_