Guinda, la rival de Garamendi, logra 37 avales de seis organizaciones para luchar por la presidencia

Tiene los apoyos de Foment; Acogen (industria cogeneradora), Faconauto (concesionarios), Fecic (industria cárnica) y dos asociaciones de gestores administrativos

La candidata de Foment a la presidencia de CEOE, Virginia Guinda.
La candidata de Foment a la presidencia de CEOE, Virginia Guinda.

La candidatura de la vicepresidenta de Foment, Virginia Guinda, ha conseguido 37 avales de seis organizaciones miembro de CEOE, para competir el 23 de noviembre con el actual presidente, Antonio Garamendi, por el liderazgo de la patronal española. De esta forma, la rival del actual líder patronal, tras presentar su respaldo hoy en Barcelona viajará a Madrid para registrar su candidatura en la sede nacional de la organización empreserial.

En concreto, respaldaron su candidatura la propia patronal catalana Foment; Acogen (industria cogeneradora), Faconauto (concesionarios de vehículos), Fecic (industria cárnica), la Asociación Profesional Nacional de GestoresAdministrativos (APNGA) y el Colegio de Gestores Administrativos, según informa Efe.

Según detalló Guinda en una rueda de prensa junto al presidente de Foment y vicepresidente de CEOE, Josep Sánchez Llibre estos respaldos suman más de 55 votos del total de 789 electores que habrá en las elecciones del 23 de noviembre. Los Estatutos de CEOE establecen que las candidaturas deben contar con, al menos, 20 avales procedentes de cuatro organizaciones patronales distintas.

Dado que la mayoría de organizaciones de CEOE mostraron su apoyo público a Garamendi, Guinda fue preguntada por las posibilidades que tiene de ganar, aunque ella recordó que el voto es "secreto" y se conocerán los resultados el 23 de noviembre. Además, Sánchez Llibre declaró que "confiamos en que esta candidatura obtendrá un gran resultado".

Guinda confirmó que en las últimas fechas ella y Garamendi no han hablado y descartó que se pueda producir una integración entre las dos candidaturas tras las elecciones, ya que, a su juicio, el suyo y el del actual presidente de CEOE "son dos estilos de liderazgo completamente diferentes". Para Guinda, su liderazgo es más "transparente, dinámico y moderno" y "puede interesar más" a los socios de CEOE.

Preguntado por el futuro dentro de CEOE si Guinda pierde las elecciones, Sánchez Llibre señaló que la patronal catalana considera a CEOE su "casa" y trasladó su "respeto" y "consideración" a Garamendi. Asimismo, definió a Guinda como "una persona muy valiente, con mucho coraje, con mucha fortaleza, humilde, muy responsable, con mucha sensibilidad social y que sabe escuchar".

Precisamente, es una de las cuestiones que Guinda destacó como prioritarias entre las que deben mejorar en la CEOE. En su opinión, debe escuchar más, ser "más propositiva" y "participativa".

Por su parte, en el equipo de Garamendi, sin embargo, esta candidatura no ha generado excesiva intranquilidad, ya que ven la operación como una forma de oficializar la disidencia interna, pero en ningún momento creen que Guinda tenga la más mínima posibilidad de salir vencedora. De hecho, solo contando las vocalías de las organizaciones territoriales y sectoriales que han manifestado públicamente su apoyo a Garamendi ya sumarían cerca de la mitad de los votantes.

 No obstante, una vez descartada la victoria de Guinda por parte de los seguidores de Garamendi, sí es cierto que no faltará quien interprete los resultados del día 23 como una moción de censura al líder de CEOE, que obtendrá un mapa nítido del tamaño de su oposición interna. En este mapa quien más se ha hecho notar en los últimos meses ha sido, sin duda, la patronal catalana. Si bien, su presidente, Josep Sánchez Llibre, se mostró ayer confiado en no ser castigado por la nueva dirección y descartó la posibilidad de que Foment quede fuera de CEOE, “porque es nuestra casa”, dijo.

SMI y pacto de rentas

Por otra parte, Guinda volvió a abogar por un Salario Mínimo Interprofesional (SMI) diferente en función de los sectores de actividad y de la experiencia de los trabajadores, aunque negó que plantee que este indicador sea distinto entre comunidades autónomas.

"El SMI no puede ser igual para la agricultura que para la industria o que para un trabajador joven que se acaba de incorporar al mundo laboral", enfatizó la candidata a la Presidencia de CEOE, quien reclamó que este salario refleje la "complejidad" del día a día de la economía.

En esta línea, tanto Guinda como Sánchez Llibre abogaron por que las subidas del SMI formen parte de un gran pacto de rentas. "Queremos que los incrementos del SMI estén englobados dentro de un pacto de rentas que tendría que liderar el presidente del Gobierno", dijo el presidente de Foment, quien además urgió a que el pacto de rentas permita "poder distribuir el sacrificio de la crisis entre trabajadores, empresarios, empleados públicos y pensionistas".

Respecto de la falta de acuerdo entre sindicatos y patronal sobre las subidas salariales en convenios colectivos, Llibre resaltó que "los salarios han de subir, pero no es posible" indexarlos a la inflación, "porque esto plantearía el cierre de muchas compañías".

Por último, desde Foment mostraron también su "preocupación" por la huelga convocada por una de las organizaciones de transportistas a partir del próximo domingo y pidieron a las administraciones que garanticen el derecho a trabajar de quienes no secunden el paro.

Normas
Entra en El País para participar