Empresas y Gobierno, pendientes de si Fenadismer secunda, o no, el paro de transportistas

La asociación de pymes de la carretera decide mañana sobre la acción convocada por la Plataforma en Defensa del Transporte

Marcha lenta de camioneros el pasado mes de marzo en Madrid.
Marcha lenta de camioneros el pasado mes de marzo en Madrid.

El transporte de mercancías por carretera, empresas de todo tipo de sectores y el propio Gobierno, están pendientes de lo que decida mañana la asociación Fenadismer sobre el paro indefinido convocado a partir de este lunes por la Plataforma Nacional en Defensa del Sector del Transporte. La citada Fenadismer es una de las grandes en la carretera y representa principalmente a pymes y autónomos transportistas. Si se suma, o no, a las protestas del otro colectivo minoritario decidirá en buena parte el alcance de la movilización.

La asamblea de Fenadismer se reúne mañana de forma extraordinaria. De lo que salga de ese encuentro dependerá la recomendación a más de 32.000 empresas con unos 60.000 vehículos. Antes de esta cita, la asociación ha dejado entrever su oposición a medidas de presión.

La Plataforma que preside Manuel Hernández se queja del incumplimiento de la nueva Ley de Cadena del Transporte, por la que se ha prohibido en España la prestación a pérdidas de servicios de mercancías. De hecho, el texto recoge la obligatoriedad, por parte de los cargadores, de recoger en los contratos la fluctuación del combustible.

Fenadismer reconoce el avance que ha supuesto esta regulación, pionera en Europa, pero también habla de “premura” en la elaboración de la misma, lo que aflora deficiencias y precise correcciones. En este sentido, la asociación ha impulsado enmiendas para su mejora y espera que el Congreso las tenga en cuenta para que los principios de prohibición del trabajo a pérdidas se contemplen en los contratos continuados de transporte y no solo en los servicios individuales.

Oposición al conflicto

Otras grandes asociaciones del transporte, como CETM, UNO y Astic, incluidas como Fenadismer en el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), rechazaron ayer cualquier intento de paro en el transporte. Fuera del ámbito de negociación que tiene el CNTC con la Administración queda la Plataforma promotora de la movilización, a la que se ha exigido desde numerosos ámbitos que ponga coto a cualquier actuación de coacción o amenaza a los conductores que salgan a la trabajar a partir del lunes.

La opinión de Fenadismer es esencial tanto por su calado como por ser una de las agrupaciones que terminaron sumándose a los paros organizados por la Plataforma el pasado mes de marzo. Entonces, los puertos, nodos logísticos y centros productivos del país estuvieron al bordo del colapso, y el desabastecimiento se llegó a notar en fábricas y mercados. El conflicto fue de tal intensidad que el Ministerio del Interior terminó ordenando la escolta a los camiones que optaron por circular.

El Gobierno ha respondido a la tensión generada por el encarecimiento del combustible con una batería de medidas, valoradas en más de 1.000 millones de euros, entre las que se encuentra el descuento de 20 céntimos al litro de combustible. En cuanto a la batería legal, se ha prohibido el trabajo a pérdidas; que los conductores participen en la carga y descarga; se limitan a una hora los tiempos de espera en las zonas de carga y descarga, y se está reforzando la inspección de transporte, entre otras medidas.

El sector, a través de asociaciones como CETM demanda que la subvención al precio del carburante, que vence el 31 de diciembre, se mantenga hasta finalizada la crisis energética, pero ve injustificado un paro. Y desde la CNTC, que también rechaza la protesta, se negocia con el Ministerio de Transporte esa medida de ayuda púbica y la limitación a la subcontratación en el transporte de mercancías.

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha pedido este mediodía “responsabilidad con respecto a los consumidores y al resto de la cadena de suministro y alimentaria”. Rodríguez ha reiterado, tras la reunión del Consejo de Ministros, la disponibilidad del Gobierno “a colaborar con el sector”, y ha animado a los transportistas a denunciar en el caso de que las ayudas y medidas acordadas no estén funcionando adecuadamente.

De igual forma ha respondido l a vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha señalado que el paro indefinido que ha convocado a partir del próximo lunes la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte "no se entiende" y ha hecho un llamamiento a la "responsabilidad".

"La verdad es que no se entiende que se puedan estar dando este tipo de llamamientos en un sector que ha recibido un apoyo financiero extraordinario del conjunto de la sociedad española", ha lamentado la vicepresidenta primera en declaraciones a los medios tras reunirse con el presidente ejecutivo del banco de desarrollo de América Latina - CAF, Sergio Díaz-Granados.

Calviño ha señalado que, en total, la ayuda financiera al sector ha sido de 1.400 millones de euros y ha recordado los cambios legislativos acordados hace unos meses para hacer frente a la escalada de precios. "El gobierno ha cumplido con el sector del transporte por carretera", ha defendido.

Aunque ha subrayado que la "inmensa mayoría" de transportistas es consciente del apoyo que la sociedad española les ha prestado para afrontar una situación difícil como la generada por la subida de los costes de la energía, la vicepresidenta primera ha reiterado su llamada a la responsabilidad.

"Este es el momento de arrimar todos el hombro y de mostrar responsabilidad apoyando al conjunto de la sociedad española", ha reiterado la responsable económica del Gobierno.

Normas
Entra en El País para participar