Werfen planea emitir bonos para refinanciar la macrocompra de Immucor

La compañía puede emitir deuda para alrededor de un tercio de los 1.900 millones de financiación

Centro de trabajo de Werfen.
Centro de trabajo de Werfen.

La toma de la compañía estadounidense Inmucor por parte de la farmacéutica española Werfen ha puesto una pica en Flandes también en el mercado de deuda. En un contexto de subidas de tipos de interés y con el mercado de deuda cerrado a cal y canto para las compañías con peor rating, la firma española ha recabado de los bancos un macropréstamo de 1.900 millones de euros para sufragar la transacción. Y espera refinanciar una parte con emisiones de bonos, según indican fuentes financieras.

Este préstamo está dividido en dos tramos. El primero –por en torno a dos terceras partes del importe de la compra, unos 1.200 millones– se trata de un crédito sindicado con un vencimiento a cinco años. BNP Paribas ha actuado como coordinador no solo de la deuda, sino también como financial advisor de Werfen en toda la transacción. El sindicato de bancos está formado, además de por la entidad francesa, por CaixaBank, HSBC y BBVA. Los bancos contemplan sindicar ahora esta deuda con más entidades financieras.

Los 700 millones restantes son sufragados con un préstamo puente. Este tiene un vencimiento de hasta dos años, pero los altos precios que suele tener este tipo de deuda (que habitualmente se encarece según pasa el tiempo) hace prever que Werfen trate de refinanciarlo lo antes posible. La idea con la que trabaja la compañía es lanzar emisiones de bonos cuando la situación del mercado lo permita. También baraja refinanciar este préstamo en un TLB, el tipo de crédito que la banca vende a inversores institucionales.

La opción de los bonos gana enteros, puesto que Werfen ya tiene deuda cotizada. El año pasado colocó 300 millones y, con un rating de bono de inversión debajo del brazo, el mercado considera como más fácil esta alternativa.

En cualquier caso, Werfen podrá seguir presumiendo de una situación financiera totalmente saneada. Hasta ahora la compañía apenas tenía deuda, solo los 300 millones en bonos, y tras la operación de Inmucor el endeudamiento de la empresa se quedará en apenas cuatro veces sus 500 millones de ebitda. El mercado augura que el fuerte crecimiento que esperan para la empresa en los próximos años y su sólida generación de caja vaya reduciendo esta ratio.

La transacción supone que Werfen, una compañía desconocida para muchos, dé un golpe encima de la mesa en el empresariado español. Fuentes financieras apuntan que, una vez digerida la compañía estadounidense, el valor del grupo español escalará hasta los 12.000 millones, un nivel digno de una empresa del Ibex 35. De hecho, en el selectivo español, solo 15 cotizadas superan a esta empresa en capitalización de mercado. Tendría un valor similar al de Siemens Gamesa y ligeramente superior al de Acciona o Red Eléctrica.

Normas
Entra en El País para participar