Valor a examen

Cellnex, un favorito del mercado bajo el lastre de la deuda

El abultado apalancamiento en un momento de subidas de tipos y un posible frenazo al crecimiento han situado a la compañía entre las peores del año con una caída del 37%

Logo de Cellnex en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona
Logo de Cellnex en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona Getty Images

Cellnex es una de las paradojas del mercado español. Cae en Bolsa el 37% en 2022 y sin embargo todas las recomendaciones de los analistas son favorables: un 90% son de compra y el resto, de mantener. La mayoría de los expertos considera que la compañía ha sufrido un castigo excesivo. Bank of America, por ejemplo, ha reiterado el consejo de compra, y uno de los motivos es tener “una valoración atractiva”. Tras la fuerte sacudida a la acción, el potencial medio de revalorización alcanza el 72% sobre un precio objetivo de 55,47 euros.

Son varios los factores que han perjudicado a la cotización, como la operación fallida de la adquisición de las torres de Deutsche Telekom, que en opinión de Joaquín Robles, de XTB, “le hubiera convertido en líder indiscutible en el mercado europeo y además el poder entrar en Alemania, uno de los pocos países del Viejo Continente donde no tiene presencia”. Ahora, está a punto de cerrar el acuerdo por el que Hutchison tendrá una participación del 4,8% en su capital, convirtiéndose en uno de los principales accionistas.

Los resultados también han dado muestra de cierta tensión. Cellnex obtuvo unos ingresos de 1.690 millones en el primer semestre, un 59% más que el mismo periodo del año precedente, pero el resultado neto contable fue negativo en 170 millones debido a mayores amortizaciones, que crecieron un 67%, y costes financieros, que se incrementaron un 40% por la consolidación de las adquisiciones e integraciones en el grupo. El próximo 4 de noviembre presenta los resultados hasta septiembre.

En los últimos meses, el mercado ha puesto el foco en los tipos de interés y en la inflación. “Cellnex creció de manera vertiginosa impulsada por una agresiva política de compras financiadas con deuda”. “El encarecimiento del precio del dinero la hace más vulnerable a la hora de refinanciar o realizar nuevas adquisiciones”, explica Robles, que aventura, por otro lado, “unas perspectivas de menor crecimiento inorgánico”.

Sobre este aspecto, Ignacio Arce, analista de Bestinver Securities, comenta que Cellnex está perjudicada en Bolsa por “la concepción del mercado de asemejarla a un bono, por la naturaleza de sus activos, que son de larga duración. En este sentido, las subidas de tipos hacen que la acción reaccione negativamente. Los activos de larga duración son más sensibles que otros a las subidas en el coste de capital”, añade.

Cellnex acumulaba a junio una deuda neta de 14.300 millones. La parte positiva en un entorno de tipos al alza es que el 87% está referenciada a tipo fijo, “con lo que incremento de tipos tienen un impacto residual en los costes financieros”, dice Arce. “El único impacto negativo real viene por la parte de la valoración, por un mayor coste de capital”, añade.

La inflación no se presenta como una gran amenaza. “Podría tener un efecto limitado en los ingresos, ya que la mayor parte de sus contratos son a largo plazo y ligados a la inflación”, afirma Robles. El experto matiza, no obstante, que “la subida generalizada de precios afecta a todos los ámbitos de una empresa, por lo que también podría sufrir un incremento de los costes”.

Ignacio Arce calcula que con una inflación de entre el 7% y el 8%, los ingresos de Cellnex deberían subir un 6%. “Eso, unido a que el 40% de la base de costes es fija, y que tiene cubierto el coste de la energía, hacen que el 6% de incremento en ventas se traduzca en un 8% y un 10% a nivel ebitda.

Para Bankinter, Cellnex “es una buena alternativa de inversión en este entorno, por su carácter defensivo”. “Además, podría anunciar un plan de recompra de acciones en los próximos meses, lo que actuaría como catalizador del valor”.

Cellnex es uno de los dos valores españoles (el otro es CaixaBank) que Credit Suisse ha incluido en el top pick para el último trimestre del año. El banco subraya las positivas expectativas en crecimiento orgánico, que “se espera siga siendo fuerte o se acelere”. “A largo plazo vemos a Cellnex como la mejor posicionada en Europa”, apunta el banco.

 

Bajo la batuta de los bancos centrales

Evolución. A corto plazo los analistas no esperan una importante mejora de la cotización. “Por su alto grado de apalancamiento, muchos inversores han rotado su cartera hacia otro tipo de activo”. “El proceso de recuperación será lento y deberá estar acompañado de un aumento progresivo de sus ingresos”, apunta Joaquín Robles. Para Ignacio Arce, sería importante “un cambio en la narrativa de los bancos centrales”. “En el anterior periodo de subidas de tipos, en 2016, Cellnex rebotó de manera sostenida una vez que esta cambió. No hizo falta siquiera que bajasen los tipos, rebotó en cuanto dejaron de subirlos”. Desde Divacons-AlphaValue señalan que “la brecha de valoración entre las empresas de torres y las de telecomunicaciones tradicionales, junto con el rendimiento muy bajo de las primeras, podría incitar a los inversores a volver a las telecos”.

Capitalización. Cell­nex tiene una capitalización de casi 22.000 millones, frente a los 19.500 millones de Telefónica. Cuenta con “una liquidez de más de 7.000 millones que, en el caso de frenar el proceso de expansión, podría utilizar para reducir deuda”, indica Robles.

Normas
Entra en El País para participar