Cellnex aprueba una reorganización interna en España para adaptarse al ERE

Prevé externalizar distintos trabajos de bajo valor añadido

Lanza el plan Optimus para mejorar la gestión, los procesos y la eficiencia

Cellnex aprueba una reorganización interna en España para adaptarse al ERE

Cellnex ha puesto en marcha una reorganización interna en las divisiones españolas, Tradia y Retevisión, para adaptarse a los cambios generados por el expediente de regulación de empleo (ERE) acordado con los sindicatos a final del pasado año, y que supondrá la salida progresiva de cerca de 250 empleados hasta 2025.

El objetivo de esta reorganización, incluida dentro de un proyecto bautizado como Optimus, se centra en mejorar la gestión, los procesos y la eficiencia en estas áreas internas.

Entre otros movimientos, la compañía contempla la subcontratación de distintos trabajos de bajo valor añadido. Así, por ejemplo, Cellnex prevé la externalización en ámbitos como las redes de baja disponibilidad, que incluyen circuitos secundarios o terciarios de back-up, como la comunicación entre algunas torres, que no son críticas para la red. Es decir, la subcontratación se dirige a estas actividades menores en centros de control.

La empresa descarta que se vayan a externalizar alguno de sus centros de control de Madrid y Barcelona, puesto que son “core” para sus operaciones. Cada uno de estos centros gestiona una parte del territorio en España, si bien son redundantes en el control de las operaciones uno sobre otro en el caso de que hubiera problemas en la red.

La compañía cree que la introducción de nuevas tecnologías en los últimos años, que facilitan la gestión en remoto de tareas de mantenimiento, permite reducir el personal de campo en estas actividades. Estas subcontrataciones forman parte del ERE y permiten que se lleve a cabo.

Cellnex en España, al ser el mercado de origen, ha sido muy intensiva históricamente en empleo directo. No obstante, en las nuevas divisiones en los países en los que ha entrado a lo largo de los últimos años con las diferentes adquisiciones, la empresa está trabajando con proveedores en distintas actividades, generando un mayor empleo indirecto.

La dirección de Cellnex y los representantes de los trabajadores de las filiales españolas Retevisión, Tradia y On Tower alcanzaron un acuerdo en diciembre pasado en torno al citado ERE, con dos modalidades de adhesión voluntaria: un plan de rentas y un plan de bajas incentivadas. El acuerdo estará vigente durante el periodo 2022-2025. El plan de rentas está disponible para trabajadores que cumplan 57 años de edad o más durante este periodo y cuenten con siete años de antigüedad en la empresa. El programa de bajas alcanza a un total de 252 personas.

Reorganización

En su informe financiero correspondiente al primer semestre, la empresa recuerda que el plan de reorganización en torno al ERE se enmarca en la evolución del negocio, con un énfasis cada vez mayor en los servicios de infraestructura de telecomunicaciones frente a la radiodifusión, que hasta hace unos años era el negocio principal de la compañía, así como en los cambios tecnológicos asociados al 4G, la banda ancha móvil y al desarrollo de sistemas de gestión interna que mejoren la eficiencia.

Cellnex indica que en los últimos años se ha seguido trabajando en la renovación de los equipos y en la automatización de los procesos de supervisión, lo que permite una gestión más centralizada, dirigida hacia las actuaciones programadas que son resultado del mantenimiento preventivo.

Este plan de regulación de empleo se provisionó en 2021, estimando un coste cercano a 81 millones de euros. Durante el primer semestre, tras la ejecución de parte del acuerdo, se extinguieron contratos a 43 empleados, con un coste asociado de 12,4 millones. El saldo a pagar, a 30 de junio de 2022, asociado a este procedimiento de despido colectivo llevado a cabo por el grupo representa pagos esperados relacionados con este proceso por importe de 40,4 millones de euros y 27,7 millones, registrados a largo y corto plazo.

Cellnex precisa que, como el acuerdo laboral se ejecutará entre 2022 y 2025, las eficiencias en otros gastos de explotación (opex) deberían materializarse a partir de 2025.

Respiro de las acciones en Bolsa

Recomendación. Las acciones de Cellnex parecen haberse dado un respiro en Bolsa, tras marcar la pasada semana su precio mínimo desde agosto de 2019 de 28,02 euros. Los títulos se han revalorizado cerca de un 9%, y vuelven a coquetear con los 31 euros. Aunque algunas casas de bolsa han rebajado su recomendación sobre los títulos, como JB Capital Markets, que la ha situado en neutral, el precio objetivo medio de los analistas que siguen a Cellnex se mantiene todavía en 57,05 euros, según Bloomberg.

Resultados. El mercado está pendiente de las cuentas del tercer trimestre. Cellnex confirmó en julio sus previsiones para el año, que pasan por alcanzar unos ingresos entre 3.460 y 3.510 millones de euros, y un crecimiento del 39% en el flujo de caja libre recurrente.

Operaciones. Cellnex descartó en julio pujar por las torres de Deutsche Telekom, al considerar que no encajaba en su estrategia. La empresa, que está apostando por los nuevos servicios vinculados a las torres, mantiene una liquidez de 7.600 millones de euros. La empresa está pendiente de cerrar la compra de las torres de Hutchison en Reino Unido, que conllevará un aumento de capital ya aprobado por los accionistas.

Normas
Entra en El País para participar