BBVA eleva un 46,2% el beneficio, a 4.842 millones, con fuerte tirón del negocio en México y España

Dispara el margen de intereses un 29%, impulsado por las continuas subidas de tipos en los mercados en los que opera

BBVA Pulsar sobre el gráfico para ampliar

BBVA ha disparado su negocio en los primeros nueve meses del año. Entre enero y septiembre, el banco ganó 4.842 millones de euros, lo que supone 46% más gracias al tirón del negocio en México y en España y la subida de tipos de interés que han impulsado la generación de ingresos.

El margen bruto, de 18.366 millones, crece un 17,8%. Se vio apoyado especialmente por el margen de intereses, que se disparó un 29% hasta 13.811 millones. El grupo lo atribuye a al fuerte crecimiento del crédito (+15%) y a la mejora de los diferenciales de la clientela, pero la verdad es que las continuas subidas de los tipos de interés que han acometido los bancos centrales a lo largo del año en las principales geografías en las que opera han impulsado el negocio bancario. Los ingresos por comisiones netas también crecen a doble dígito (+14,6%) hasta 4.030 millones. Pese a los mayores volúmenes de negocio y márgenes, las acciones de BBVA caen más de un 2%.

En todo caso, BBVA se encamina a cerrar un año en el que previsiblemente superará de forma holgada el resultado del año anterior. Solo en los nueve primeros meses ya ha superado las ganancias de todo el año 2021, lo que también supondrá una recompensa para los accionistas. "Teniendo en cuenta los excelentes resultados habrá un dividendo muy bueno", expresó el consejero delegado del banco, Onur Genç.

Mantiene su apuesta por Turquía a largo plazo

Por mercados geográficos, destaca el crecimiento en México y España. El resultado en el país latinoamericano se situó en 2.964 millones de euros, un 65% más, lo que representa el 60% del beneficio total del periodo. La entidad destaca el aumento de la inversión crediticia en el país, (+15,1%) con un incremento especialmente fuerte en empresas, hipotecas, tarjetas y crédito al consumo. En España, las ganancias ascendieron a 1.312 millones, con un incremento del 10%. El banco elevó el crédito un 4,6% interanual, impulsado por el crédito a empresas y al consumo.

El negocio en Turquía fue la nota negativa: con 336 millones de beneficios, supone una caída del 42%, después de que la entidad haya aplicado la contabilidad de economía hiperinflacionaria, ya que la previsión es que el país finalice 2022 con una inflación del 60%. El banco ya anunció que se anotaría un impacto de 324 millones en el resultado de su filial turca desde el 1 de enero. La previsión del banco es que en 2022 la aportación de Turquía sea neutra (ni beneficios ni pérdidas), aunque tendrá un efecto positivo en el capital (+19 puntos básicos).

En ese sentido, Genç, en la misma línea que viene manteniendo en los últimos meses, ha defendido la inversión de BBVA en Turquía a largo plazo y ha asegurado que si no se hubiera aplicado la contabilidad por hiperinflación, el país otomano habría generado 1.600 millones de beneficios en lugar de los 336. "Si Turquía desarrolla su potencial, podríamos ganar mucho más dinero en el futuro. La media de edad en el país es 32 años frente a los 45 de la UE y nivel de apalancamiento en relación con el PIB es bajo, por lo que hay mucho margen de crecimiento. Hay que dale tiempo", valoró.

Mejora la rentabilidad hasta el 15,7%

Los gastos de explotación se incrementaron un 12,8% en el contexto de elevada inflación en todos los países en los que BBVA tiene actividad. A pesar de ello, gracias al citado crecimiento del margen bruto, muy superior a los gastos, la ratio de eficiencia se situó en el 42,9% una de las mejores cifras del sector (cuanto más baja, mejor porque el banco tiene que gastar menos para conseguir ingresos). 

La morosidad, en la misma línea que el resto de entidades en España, se redujo aún más, hasta el 3,5% (-20 puntos básicos) y la ratio de cobertura aumentó del 78% al 83%. El coste de riesgo (la relación entre las provisiones dotadas para posibles insolvencias y el volumen de la cartera de crédito) se elevó al 0,86% (+5 puntos básicos) pero aún se mantiene dentro de las expectativas del banco de cerrar el ejercicio por debajo de los 100 puntos básicos. En cuanto a la solvencia, la ratio de capital CET1 fully-loaded del grupo se situó a 30 de septiembre de 2022 en 12,45%, frente al 12,75% de finales de 2021.

En lo que respecta a la rentabilidad, la ratio RoTE (rentabilidad sobre el capital tangible) aumentó hasta el 15,7%. Se trata de uno de los niveles más altos de la banca española y europea. El banco tiene como objetivo alcanzar en 2024 una rentabilidad del 14%, por lo que en estos momentos supera holgadamente esa cifra.

El banco también registró récord en la captación de nuevos clientes al sumar 8,6 millones en los primeros nueve meses del año. Según detalla el banco, esta cifra es 2,5 veces superior al ritmo de captación que tenía el banco hace cinco años. Además, destaca que más de la mitad, el 54%, se incorporaron al banco a través de los canales digitales.

En relación con la estrategia comercial, BBVA descarta entrar en la guerra de depósitos para captar clientes. Más allá de que el banco cuenta con liquidez de sobra, el consejero delegado apuntó que no forma parte de los objetivos del banco atraer clientes que solo buscan la remuneración de los depósitos. "A la hora de atraer clientes, no buscamos que vengan por la remuneración en sí, sino que queremos construir una relación. Por lo tanto, no es nuestra estrategia. No vamos a ir a la guerra de depósitos", concluyó Genç.

Normas
Entra en El País para participar