El divorcio de Adidas y Kanye West: adiós a un negocio de 1.500 millones

La firma alemana de artículos deportivos despide al rapero por sus mensajes de odio

El rapero Kanye West, durante la presentación de Yeezy para Adidas.
El rapero Kanye West, durante la presentación de Yeezy para Adidas. GETTY IMAGES

Adidas rompe su alianza con el músico estadounidense Kanye West (Atlanta, 1977). La relación ha saltado por los aires este martes tras las declaraciones de tinte antisemita y racista del rapero  que la firma de deportes ha calificado de inaceptables. En un comunicado, el fabricante alemán de artículos deportivos asegura que "no tolera el antisemitismo ni ningún otro tipo de discurso de odio". Y señala que "las recientes declaraciones y acciones de Ye (así se hace llamar ahora el músico) son inaceptables, odiosas y peligrosas"

En este sentido, asegura que suspende la línea de Adidas Yeezy con efecto inmediato y reconoce que, "dada la fuerte estacionalidad del cuarto trimestre, es probable que esto tenga un impacto negativo a corto plazo de hasta 250 millones de euros en el beneficio neto de la compañía en 2022".

Las insistentes provocaciones de West, que según Forbes acumula un patrimonio de más de 2.000 millones de dólares, han ido bastante lejos: en el podcast Drink Champs asegura que George Floyd, el afroamericano asesinado por un policía en Mineápolis (Estados Unidos) en 2020, falleció por consumo de droga y no por la asfixia que le provocó el policía Derek Chauvin, tal y como confirmó la autopsia y la sentencia judicial que condenó al agente.

Durante un desfile de moda en París lució una camiseta con el mensaje White Lives Matter (Las vidas blancas importan), en sintonía con los mensajes supremacistas blancos en respuesta al movimiento contra el racismo Black Lives Matter. En redes sociales también la ha liado parda, e incluso Twitter (donde tiene más de 31,5 millones de seguidores) e Instagram (con 18,2 millones de fieles) han llegado a bloquear sus cuentas ante las denuncias por parte de usuarios ante comentarios que consideraban antisemitas.

Adidas, que fichó a West en 2013 tras quitárselo a Nike, lleva desde principios del mes de octubre estudiando el caso West, tras varios intentos. en vano, con el ex marido de Kim Kardashian para resolver el asunto en privado. La relación con West se ha visto deteriorada desde hace tiempo cuando en su cuenta de Instagram, en publicaciones que ha borrado, acusó a Adidas y a la firma de moda estadounidense Gap -que rompió con él en septiembre- de no favorecer los acuerdos comerciales prometidos con su línea de ropa Yeezy, además de acusar a la firma deportiva de copiar sus diseños para otros productos de la marca. A lo largo de estos años, las zapatillas de deporte con el sello del músico han cotizado al alza y se comercializan entre los 200 y los 700 dólares.

A pesar de las salidas de tono del músico, el negocio ha sido fructífero, además de recortar distancias con Nike en Estados Unidos, Yeezy genera unas ventas de 1.470 millones de dólares (1.500 millones de euros) al año, lo que supone cerca de un 7% de los ingresos totales de la firma, según datos que recoge Bloomberg de Telsey Advisory Group. Las acciones de Adidas, que ha recortado sus previsiones para este año, ante el descenso de las ventas en China y la ralentización en otros mercados, caían este martes un 3,6%. El 9 de noviembre tiene previsto ofrecer resultados económicos del tercer trimestre del año. En 2021, la compañía facturó 21.234 millones de euros, un 15,2% más que en 2020, con unas ganancias de 2.158 millones de euros.

Quién también se pronunció este martes fue su ex mujer, que en un tuit aseguró que "el discurso de odio nunca está bien ni es excusable". Y añade: "Me uno a la comunidad judía y pido que la terrible violencia y la retórica de odio hacia ellos termine inmediatamente". Con este mensaje a sus cerca de 74 millones de seguidores en Twitter, Kim Kardashian, imagen de numerosas marcas, con un patrimonio, según Forbes, de 1.200 millones de dólares, ha roto un silencio incómodo, que podía poner en peligro alguno de sus acuerdos comerciales.

Normas
Entra en El País para participar