Santander empuja a los clientes de tarjetas de débito a contratar una de crédito

Elimina las ventajas de Santander Premia para tarjetas de débito

Ofrece fraccionar las compras ya realizadas con tarjetas de crédito

Oficina de Santander.
Oficina de Santander.

Santander ha iniciado varios movimientos para promover entre sus clientes las tarjetas de crédito frente a las de débito. En los últimos meses, la entidad ha dado un giro en su política comercial, coincidiendo con la subida de tipos de interés por parte del BCE, de forma que ofrece ventajas para los clientes de tarjetas de crédito que dejarán de existir o no están disponibles para aquellos de débito.

Por un lado, Santander está notificando a sus clientes que próximamente las tarjetas de débito dejarán de tener acceso a las promociones de Santander Premia, la plataforma del banco donde el cliente pueden encontrar ventajas exclusivas, como descuentos, la devolución de una parte de las compras o el acceso a actividades deportivas, de entretenimiento, ocio y cultura. Así, a partir del próximo 17 de noviembre estos beneficios se mantendrán solo para las tarjetas de crédito.

“La tarjeta de débito ya no dará acceso a las ofertas de productos y servicios, experiencias y descuentos de Santander Premia, pero podrás seguir disfrutando de todo utilizando la tarjeta de crédito emitida o comercializada por el banco”, indica el mensaje que la entidad está enviando a los usuarios.

Al mismo tiempo, Santander ha lanzado una opción de pago fraccionado en tres plazos para las compras ya realizadas, con un importe máximo de 1.000 euros, sin intereses y con el pago de una única comisión.

En concreto, Santander establece cuatro tramos de TAE según el importe de la compra que se vaya a fraccionar. Si el importe es inferior a 200 euros, la TAE que aplica es del 6,22% (para una compra de 200 euros cobraría una comisión de 2 euros). Si el importe se encuentra entre los 200 y los 300 euros, la TAE es del 10,63% (para una compra de 300 euros cobraría una comisión de 5 euros). Para importes superiores, de entre 300 y 500 euros, la TAE es del 8,84% (para una compra de 500 euros la comisión sería de 7 euros) y para importes de entre 500 y 1.000 euros, la TAE aplicada es del 7,52% (para una compra que alcance el máximo de 1.000 euros cobraría una comisión de 12 euros).

Se trata de una iniciativa que también han aplicado otras entidades dentro del método de pago conocido como “compre ahora, pague después”. Esta opción solo es accesible para los clientes de tarjeta de crédito. Fuentes del banco explican que este servicio se lanzó hace varios meses, aunque Santander lo viene ofreciendo en los últimos días de forma activa a través de la app a los clientes con tarjeta de débito.

En general, las tarjetas de crédito son más rentables para los bancos. La tasa de descuento (la comisión que cobran a los comercios por recibir pagos a través de los TVP) suele ser mayor que cuando se realiza con tarjeta de débito (0,35% frente al 0,31% a cierre de 2021). Además, cuando un cliente contrata una tarjeta de crédito, aumentan las posibilidades de que se acabe aplazando el pago de una compra y, por tanto, abonando intereses.

Se trata de una tendencia en el sector, ya que otras entidades, como CaixaBank, también vienen promoviendo la contratación de tarjetas de crédito frente a las tradicionalmente populares de débito. La semana pasada, la asociación de usuarios financieros Asufin presentó una demanda contra CaixaBank por la comercialización masiva de sus tarjetas híbridas. La organización ha denunciado a la entidad ante el Banco de España por considerar que está “desplazando” las tarjetas de débito en favor las tarjetas que combinan funciones de débito y de crédito, y que CaixaBank distribuye bajo el nombre de MyCard.

Asufin viene denunciando que los bancos desplazan las tarjetas de débito frente a las de crédito, que no son adecuadas para todos los perfiles de usuario. “Es una manera de expulsar del mercado las tarjetas de débito, que son las más accesibles para todo el mundo sobre la base de que tienes controladas las finanzas personales, y no disponer de una tarjeta con la que controlar cada cargo es un error”, señaló la asociación.

Nuevo plan de puntos Avios

Por otro lado, Santander también está comunicando a sus clientes las modificaciones que sufrirá a partir del 17 de noviembre el Plan Santander One Iberia Plus, con el que es posible acumular Avios y canjearlos por vuelos. En concreto, la entidad elimina la generación de Avios en la modalidad básica por la domiciliación de ingresos y de recibos, hasta ahora establecida en 25 Avios al mes. Además, dejará de comercializarse para nuevas contrataciones. Los programas prémium y élite verán reducida la generación de Avios a 100 desde los 250 actuales, pero se incrementan los Avios recibidos por las compras realizadas con tarjeta de crédito, (1 Avio por cada dos euros gastados). El plan élite también dejará de comercializarse para las nuevas contrataciones.

Normas
Entra en El País para participar