La startup española Mox lanza Riderist, el 'Netflix' del 'delivery' para comercios

El servicio ofrece a los locales un número de entrega de pedidos de última milla a cambio de una suscripción mensual. El plan más barato cuesta 115 euros e incluye 25 pedidos.

Rocio Gancedo lidera el servicio Riderist.
Rocio Gancedo lidera el servicio Riderist.

La startup andaluza Mox, que ofrece servicios de logística de última milla y soluciones tecnológicas para marketplaces, comercios electrónicos, restaurantes y retail, lanza un nuevo servicio, Riderist, que define como el Netflix del delivey. El servicio, con el que pretenden "reinventar" este sector, funciona de manera similar a las plataformas de streaming: el comercio paga una suscripción mensual que le da derecho a cierto número de pedidos al mes que se pueden usar cuando y como quiera. Aunque, como explica la compañía, "la esencia de este modelo de negocio es que se empleen en los momentos en que los locales no puedan cubrir la demanda por bajas de última hora o un pico de pedidos por promociones, y hagan así frente al servicio cumpliendo los estándares de calidad y rentabilidad".

Mox, empresa a la que recurrieron algunas de las compañías de delivery como Uber Eats cuando entró en vigor la Ley Riders en España para cumplir con la nueva normativa, cuenta actualmente con más de 1.000 repartidores asalariados y una extensa flota de vehículos especializados.

“Riderist es un gran reto con el que damos solución a un problema real tanto para la restauración como para las plataformas de última milla. Muchos comercios están ansiosos por dar un buen servicio y a veces no son capaces por falta de recursos para la contratación de riders”, explica Rocío Gancedo, CEO de Riderist. La directiva asegura que el servicio funciona como una “especie de seguro delivery”, ya que ayuda a anticiparse a los contratiempos que surgen en este sector, especialmente en momentos de alta demanda.

Gancedo sostiene igualmente que la nueva propuesta ofrece un servicio de calidad que refuerza las entregas en momentos de pico de trabajo a la vez que cuida a los riders. El servicio más básico se sitúa en los 115 euros y da derecho a 25 pedidos; es el plan más caro porque cada pedido sale a 4,6 euros. Pero hay suscripciones hasta de 1.000 pedidos, donde el coste por cada uno baja a los 4 euros. "Es el servicio más barato del mercado, pues otro parecido cuesta hoy casi siete euros", continúan los responsables de la compañía.

Antes del lanzamiento del servicio, la startup española hizo pruebas piloto con unos 70-80 locales de Madrid y Barcelona. Según el CEO y fundador de Mox, Gregorio López Martos, “fueron todo un éxito”, lo que habría llevado a que muchos restaurantes estén queriendo contratar el servicio. En menos de una semana, ya se ha implantado en 90 comercios. La compañía espera alcanzar las 10.000 suscripciones en un plazo de 18 meses, y para ello planea internacionalizar el servicio, aunque no da más detalles de la estrategia.

Riderist está actualmente disponible en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Murcia, Comunidad Valenciana, en Granada, Córdoba, Almería y Huelva.

Para el próximo ejercicio, Mox prevé finalizar con más de 40 personas en el equipo de operaciones y más de 2.000 riders trabajando para Riderist. “Queremos hacerlo escalable a otros países, pues la inseguridad a quedarse tirado durante el turno de reparto, es algo que existe a nivel mundial”, remarca López. 

Desde su nacimiento en 2016, Mox ha llevado a cabo más de 30 millones de reparto, de los que más de siete millones correspondían a pedidos de food delivery (entregas de comida). La startup española cuenta entre sus clientes con la citada Uber Eats, Vips, Burger King, Domino's Pizza y Fridays, estas cuatro marcas pertenecientes al Grupo Alsea. También ha trabajado con Inditex, Aliexpress, y Vinted.

Normas
Entra en El País para participar