El 74% de las empresas españolas reducirá o aplazará sus inversiones en China

Una encuesta del Foro de Marcas Renombradas y el ICEX anticipa un frenazo en los intercambios con el mayor comprador de bienes del mundo

Inversión en China pulsa en la foto

El enésimo intento de las empresas españolas para diversificar sus ventas fuera de Europa y orientarlas al mayor comprador del mundo (China) ha vuelto a fracasar y tendrá que esperar a una mejor oportunidad. Una encuesta realizada por el Foro de Marcas Renombradas e ICEX a 136 grandes empresas (entre ellas Gestamp, Meliá, Indra, Corporación Mondragón, Caixabank, Osborne o Grupo Simón) con presencia en el gigante asiático confirma que las empresas españolas van a adoptar una actitud conservadora a la hora de potenciar sus inversiones ante la incertidumbre generada por la crisis sanitaria del coronavirus. Frente al levantamiento generalizado de las restricciones en Europa, América y Oriente Medio, China sigue envuelta en numerosas restricciones que el Congreso del Partido Comunista Chino parece que mantendrá para cumplir con la política de 'covid cero'.

Preguntadas por el impacto que la pandemia ha tenido en las operaciones en China, el 46,7% responde que ha generado un retraso en los planes comerciales o de inversión, mientras que un 27,6% corrobora que los ha rebajado. En el otro lado solo un 4,8% apuesta por elevarlos, mientras que el restante 21% prevé que no tendrá ningún efecto ni positivo ni negativo. Las respuestas apuntan en la misma dirección tanto en la industria manufacturera y como el comercio, los dos sectores en los que hay una mayor presencial empresarial, con un 51,6% y un 22,2% del tejido empresarial. Un 44,6% de la industria prevé retrasar sus inversiones y un 26,8% reducirlas, mientras que en el comercio el porcentaje es mucho mayor en el caso de los aplazamientos (64,7%) y en el de las suspensiones (29,4%), sumando entre ambas más de un 95%.

Ese bloqueo de las inversiones y de la hoja de ruta de crecimiento tendrá un impacto directo en los ingresos de las firmas consultadas. Casi la mitad (46,4%) prevén que sus ventas descenderán por el frenazo causado por el Covid. Una cifra que es aún mayor en el caso del comercio, con un 60% de las respuestas. El mayor pesimismo del comercio se debe, en gran medida, al impacto negativo que han tenido dos fenómenos. Por un lado, la disrupción de las cadenas de suministro, que han afectado a miles de empresas que importaban directamente el material desde China y que han visto modificadas su agenda de pedidos. Por otro lado, el encarecimiento de los fletes para los envíos por mar desde China, que se han imputado contra los márgenes de las compañías, haciendo cada vez menos rentables las inversiones.

En este contexto, el 71% de las empresas valoran como la principal motivación para comerciar con China el hecho de que cuente con el mayor mercado interno del mundo, que sin embargo se ve contrarrestado por otros factores. Al margen de las restricciones por el coronavirus, las firmas consultadas consideran que la normativa legal y el desconocimiento del mercado, cada una con un 22,4% de las respuestas, son las principales barreras de acceso.

Normas
Entra en El País para participar