12 fotos

Los 10 mejores barrios del mundo, y dos españoles más

El barrio más atractivo del mundo es la Colonia Americana, en Guadalajara (México), al que le sigue Casi do Sodré, en la bella Lisboa (Portugal), y Wat Bo Village, de Siem Reap, en Camboya. Completan la lista de los cinco barrios más populares del mundo: Ridgewood, en Nueva York, y Mile End, en Montreal (Canadá).

Es el resultado de la una votación, en la que han participado más de 22.000 ciudadanos, en la encuesta anual de 'Time Out'. Dos barrios españoles también se encuentran entre los mejores del mundo, pero en el puesto 18º, Sants, en Barcelona, donde conviven negocios tradicionales y nuevos establecimientos con encanto, alejados del ruido turístico. Cuatro puestos más adelante, en el 23º, aparece el Barrio de las Letras de Madrid, donde se mezcla el espíritu vanguardista y la tradición.

  • Para los mexicanos, Guadalajara es la capital cultural del país, y la Colonia Americana es el epicentro de su escena 'underground'. Ubicado en el centro de la ciudad, tiene 500 años de antigüedad y respira una combinación vanguardista de 'art deco', y mansiones neoclásicas con instalaciones de artistas y algunos de los locales con la mejor música de la ciudad. Concurridos y de obligada visita son Segundo Piso Music y Bar Americas (en la imagen): la respuesta de América Latina a Berghain, el templo de la música electrónica en Berlín (Alemania). La plaza que rodea el templo Expiatorio del Santísimo, de estilo neogótico, es un lugar para observar a los transeúntes en cualquier momento y pararse a tomar algo en alguno de sus numerosos carritos de comida y contemplar alguna actuación de artistas callejeros. Los nómadas digitales se sientan con sus ordenadores portátiles en alguno de sus cafés (Café Correcto o Lluvia) y los más atrevidos beben tequila en bares de mala muerte en la Avenida Chapultepec hasta bien entrada la noche.
    1Colonia Americana (Guadalajara, Mexico) Para los mexicanos, Guadalajara es la capital cultural del país, y la Colonia Americana es el epicentro de su escena 'underground'. Ubicado en el centro de la ciudad, tiene 500 años de antigüedad y respira una combinación vanguardista de 'art deco', y mansiones neoclásicas con instalaciones de artistas y algunos de los locales con la mejor música de la ciudad. Concurridos y de obligada visita son Segundo Piso Music y Bar Americas (en la imagen): la respuesta de América Latina a Berghain, el templo de la música electrónica en Berlín (Alemania). La plaza que rodea el templo Expiatorio del Santísimo, de estilo neogótico, es un lugar para observar a los transeúntes en cualquier momento y pararse a tomar algo en alguno de sus numerosos carritos de comida y contemplar alguna actuación de artistas callejeros. Los nómadas digitales se sientan con sus ordenadores portátiles en alguno de sus cafés (Café Correcto o Lluvia) y los más atrevidos beben tequila en bares de mala muerte en la Avenida Chapultepec hasta bien entrada la noche.
  • Ha sido el corazón de la vida nocturna de Lisboa durante algunos años, pero este año se ha convertido en toda una atracción. La Pink Street, la calle pintada de rosa, en Rua Nova do Carvalho, se llena de música y de vida. Es uno de los lugares donde los jóvenes cocineros están abriendo restaurantes y donde los pequeños empresarios abren sus startups, salpicado todo ello con bares y clubes nocturnos. La guía Time Out rememora los años de esplendor de Pensão Amor y Copenhague. Las obras de remodelación de los almacenes Cais do Gás junto al río Tajo impulsarán la actividad comercial del lugar. Y la Rua da Boavista, en dirección al barrio de Santos, despierta tras años de abandono. Se recomienda pasar por la casa de moda minimalista portuguesa +351, de camino al Time Out Market Lisboa para almorzar, o cruzar la calle hacia Quiosque de São Paulo: un lugar para tomar una cerveza o los bocadillos típicos portugueses.
    2Cais do Sodré (Lisboa, Portugal) Ha sido el corazón de la vida nocturna de Lisboa durante algunos años, pero este año se ha convertido en toda una atracción. La Pink Street, la calle pintada de rosa, en Rua Nova do Carvalho, se llena de música y de vida. Es uno de los lugares donde los jóvenes cocineros están abriendo restaurantes y donde los pequeños empresarios abren sus startups, salpicado todo ello con bares y clubes nocturnos. La guía Time Out rememora los años de esplendor de Pensão Amor y Copenhague. Las obras de remodelación de los almacenes Cais do Gás junto al río Tajo impulsarán la actividad comercial del lugar. Y la Rua da Boavista, en dirección al barrio de Santos, despierta tras años de abandono. Se recomienda pasar por la casa de moda minimalista portuguesa +351, de camino al Time Out Market Lisboa para almorzar, o cruzar la calle hacia Quiosque de São Paulo: un lugar para tomar una cerveza o los bocadillos típicos portugueses. Shutterstock
  • El área alrededor de la pagoda Wat Bo, una de las más antiguas de Siem Reap, se desarrolló por primera vez a medida que el turismo descendía gradualmente a la Ciudad del Templo de Camboya en los años 90. Pero en 2021, un cambio de imagen en toda la ciudad empezó a darle brillo a Wat Bo Village. Ayudado por su idílica ubicación junto al río, ahora es un barrio elegante. La vecindad de Street 26 y Wat Bo Road se ha convertido en el lugar predilecto de los expatriados que frecuentan sus numerosos bares (las antiguas luminarias de Pub Street, Laundry y Miss Wong, con temática 'chinaiserie'), restaurantes jemeres experimentales en escenarios pintorescos (Banlle) y elegantes hoteles de diseño (Viroth's, complejo urbano Treeline). Stewart on 26 impulsa la representación de la vida nocturna del área con noches de DJ, mientras que la institución de cocina orgánica Tevy's Place funciona como una empresa social que empodera a las mujeres locales. Hasta hace poco, un suburbio residencial olvidable, Wat Bo ahora no tiene rival como el área más animada de la ciudad, y posiblemente de Asia, comenta el corresponsal de la revista Jonathan Evans.
    3Wat Bo Village (Siem Reap, Camboya) El área alrededor de la pagoda Wat Bo, una de las más antiguas de Siem Reap, se desarrolló por primera vez a medida que el turismo descendía gradualmente a la Ciudad del Templo de Camboya en los años 90. Pero en 2021, un cambio de imagen en toda la ciudad empezó a darle brillo a Wat Bo Village. Ayudado por su idílica ubicación junto al río, ahora es un barrio elegante. La vecindad de Street 26 y Wat Bo Road se ha convertido en el lugar predilecto de los expatriados que frecuentan sus numerosos bares (las antiguas luminarias de Pub Street, Laundry y Miss Wong, con temática 'chinaiserie'), restaurantes jemeres experimentales en escenarios pintorescos (Banlle) y elegantes hoteles de diseño (Viroth's, complejo urbano Treeline). Stewart on 26 impulsa la representación de la vida nocturna del área con noches de DJ, mientras que la institución de cocina orgánica Tevy's Place funciona como una empresa social que empodera a las mujeres locales. Hasta hace poco, un suburbio residencial olvidable, Wat Bo ahora no tiene rival como el área más animada de la ciudad, y posiblemente de Asia, comenta el corresponsal de la revista Jonathan Evans.
  • Ridgewood, en Queens, se encuentra cerca de la frontera con Brooklyn y atrae lo mejor de cada distrito: la diversidad y las vibraciones locales de Queens y las ofertas modernas de Brooklyn, específicamente de la vecina Bushwick, según explica la editora de 'Time Out' en Nueva York, Shaye Weaver. Sin embargo, la identidad de este barrio combina tradiciones con los tiendas familiares y locales de moda, como Rudy's Bakery y Gottscheer Hall, y nuevos bares y restaurantes, como The Acre, Evil Twin y Café Plein Air. Mantiene intacto su pasado con 10 distritos históricos, incluidas las hileras de casas de ladrillo de dos pisos que definen el vecindario. Ridgewood alberga la casa colonial holandesa construida en piedra más antigua de la ciudad de Nueva York: la Casa Vander Ende-Onderdonk, construida en 1709. Destaca por su ambiente discreto. La experta recomienda un café en Norma's Corner Shoppe, para seguir de compras por OPC Buy Sell Trade, Forever Vintage, Topos Bookstore y Tiny Arts Supply, almorzar en Evil Twin Brewing o en Rolo's. Tampoco hay que perderse un pasee por el distrito histórico de Central Ridgewood (Madison Street hasta 71st Ave y desde Fresh Pond Road hasta Onderdonk Avenue) y una cena en Porcelain y una copa en Julia's.
    4Ridgewood (Nueva York, EE. UU) Ridgewood, en Queens, se encuentra cerca de la frontera con Brooklyn y atrae lo mejor de cada distrito: la diversidad y las vibraciones locales de Queens y las ofertas modernas de Brooklyn, específicamente de la vecina Bushwick, según explica la editora de 'Time Out' en Nueva York, Shaye Weaver. Sin embargo, la identidad de este barrio combina tradiciones con los tiendas familiares y locales de moda, como Rudy's Bakery y Gottscheer Hall, y nuevos bares y restaurantes, como The Acre, Evil Twin y Café Plein Air. Mantiene intacto su pasado con 10 distritos históricos, incluidas las hileras de casas de ladrillo de dos pisos que definen el vecindario. Ridgewood alberga la casa colonial holandesa construida en piedra más antigua de la ciudad de Nueva York: la Casa Vander Ende-Onderdonk, construida en 1709. Destaca por su ambiente discreto. La experta recomienda un café en Norma's Corner Shoppe, para seguir de compras por OPC Buy Sell Trade, Forever Vintage, Topos Bookstore y Tiny Arts Supply, almorzar en Evil Twin Brewing o en Rolo's. Tampoco hay que perderse un pasee por el distrito histórico de Central Ridgewood (Madison Street hasta 71st Ave y desde Fresh Pond Road hasta Onderdonk Avenue) y una cena en Porcelain y una copa en Julia's.
  • A pesar del emergente barrio de Verdún, Mile End continúa su reinado como el barrio más interesante y bohemio de Montreal. Parte del distrito de Plateau-Mont-Royal, al norte de Mont-Royal Avenue, acoge algunas de las instituciones más reconocidas de la ciudad, así como de nuevos lugares. Históricamente, fue un centro para inmigrantes y artistas judíos (y más tarde de bandas independientes), es un enclave para algunos de los mejores restaurantes, librerías independientes, floristerías, carnicerías, panaderías y fabricantes de velas de la ciudad. Los locales pueden ser camaleónicos, y un salón de té se transforma al anochecer en un lugar donde saborear un botella de champán, o una pista de patinaje se transforma en el escenario de una fiesta digital, con proyecciones artísticas. En Café Olimpico se toma bagels frescos, se recomienda para los amantes de la escritura y la papelería Papeterie & Photocopie Zoubris y Drawn & Quarterly, un tentempié informal en Lucki Delite. En Kabinet se toma caviar y creme brulée, los cócteles se sirven en Le Sparrow, y de karaoke se va Bishop & Bagg. Atención a las tiendas vintage y de antigüedades, una de las más populares es Citizen Vintage, y para artículos del hogar, Annex vintage. Dos edificios representativos de la zona son la iglesia St. Michael and St. Anthony y el Teatro Rialto, inspirado en el teatro de la ópera de París.
    5Mile End (Montreal, Canadá) A pesar del emergente barrio de Verdún, Mile End continúa su reinado como el barrio más interesante y bohemio de Montreal. Parte del distrito de Plateau-Mont-Royal, al norte de Mont-Royal Avenue, acoge algunas de las instituciones más reconocidas de la ciudad, así como de nuevos lugares. Históricamente, fue un centro para inmigrantes y artistas judíos (y más tarde de bandas independientes), es un enclave para algunos de los mejores restaurantes, librerías independientes, floristerías, carnicerías, panaderías y fabricantes de velas de la ciudad. Los locales pueden ser camaleónicos, y un salón de té se transforma al anochecer en un lugar donde saborear un botella de champán, o una pista de patinaje se transforma en el escenario de una fiesta digital, con proyecciones artísticas. En Café Olimpico se toma bagels frescos, se recomienda para los amantes de la escritura y la papelería Papeterie & Photocopie Zoubris y Drawn & Quarterly, un tentempié informal en Lucki Delite. En Kabinet se toma caviar y creme brulée, los cócteles se sirven en Le Sparrow, y de karaoke se va Bishop & Bagg. Atención a las tiendas vintage y de antigüedades, una de las más populares es Citizen Vintage, y para artículos del hogar, Annex vintage. Dos edificios representativos de la zona son la iglesia St. Michael and St. Anthony y el Teatro Rialto, inspirado en el teatro de la ópera de París.
  • Ubicada a unos 26 kilómetros al norte de la frontera con México, el Barrio Logan es un centro animado e histórico de la cultura mexicano-estadounidense. Anclado en Chicano Park, a la sombra de la autopista que dividió el vecindario en los años 60, ell parque es el resultado del activismo comunitario (los manifestantes formaron una cadena humana durante 12 días para evitar que el Estado se apoderara de la tierra), y ahora alberga la mayor concentración de murales chicanos del mundo, con más de 80 pinturas. representando escenas de la Revolución Mexicana, a guerreros aztecas y retratos de Frida Kahlo o Diego Rivera. A lo largo de la vía principal, Logan Avenue, los 'lowriders' en Chevys, Cadillacs y Buicks (con trabajos de pintura extravagantes y sistemas hidráulicos que desafían la gravedad) se alinean para hacer sonar música de Earth, Wind & Fire. La zona vive de pequeñas empresas familiares que han servido platos de tacos durante décadas, como Las Cuatro Milpas. Además, se puede tomar café en Por Vida, tomar tacos callejeros en Salud Tacos, visitar la galería Bread & Salt para ver su última exposición y acabar el día con unas cervezas artesanales mexicanas en Border X Brewing o Mujeres Brew House.
    6Barrio Logan (San Diego, EE UU) Ubicada a unos 26 kilómetros al norte de la frontera con México, el Barrio Logan es un centro animado e histórico de la cultura mexicano-estadounidense. Anclado en Chicano Park, a la sombra de la autopista que dividió el vecindario en los años 60, ell parque es el resultado del activismo comunitario (los manifestantes formaron una cadena humana durante 12 días para evitar que el Estado se apoderara de la tierra), y ahora alberga la mayor concentración de murales chicanos del mundo, con más de 80 pinturas. representando escenas de la Revolución Mexicana, a guerreros aztecas y retratos de Frida Kahlo o Diego Rivera. A lo largo de la vía principal, Logan Avenue, los 'lowriders' en Chevys, Cadillacs y Buicks (con trabajos de pintura extravagantes y sistemas hidráulicos que desafían la gravedad) se alinean para hacer sonar música de Earth, Wind & Fire. La zona vive de pequeñas empresas familiares que han servido platos de tacos durante décadas, como Las Cuatro Milpas. Además, se puede tomar café en Por Vida, tomar tacos callejeros en Salud Tacos, visitar la galería Bread & Salt para ver su última exposición y acabar el día con unas cervezas artesanales mexicanas en Border X Brewing o Mujeres Brew House. Getty
  • A solo una parada de Shibuya en el tren expreso, Shimokitazawa, o Shimokita, como lo llaman los lugareños, ha reclamado su título como el barrio más original de Tokio. Habiendo pasado por una renovación masiva desde 2019, será casi irreconocible para aquellos que no lo han visitado en algunos años. Conocido por sus tiendas vintage, se ha convertido en un punto de acceso para los entusiastas del cine independiente, los amantes de los cafés y de la comida. Este centro de moda también ha visto surgir innumerables tiendas y restaurantes nuevos, incluido uno que ha transformado un espacio muerto debajo de las vías del tren en un animado restaurante. La zona sigue llena de negocios independientes clásicos y opciones asequibles para comer, beber y comprar. La inyección de cafeína se puede tomar en Ogawa Coffee Laboratory, un bollo con crema, en Shirohige's Cream Puff Factory. Se recomiendan las tiendas New York Joe Exchange y Soma (esta última para zapatillas de deporte), disfrutar de los numerosos restaurantes informales en Mikan Shimokita, y acabar con un baño de aguas termales en el hermoso ryokan y onsen Yuen Bettei Daita.
    7Shimokitazawa (Tokio, Japón) A solo una parada de Shibuya en el tren expreso, Shimokitazawa, o Shimokita, como lo llaman los lugareños, ha reclamado su título como el barrio más original de Tokio. Habiendo pasado por una renovación masiva desde 2019, será casi irreconocible para aquellos que no lo han visitado en algunos años. Conocido por sus tiendas vintage, se ha convertido en un punto de acceso para los entusiastas del cine independiente, los amantes de los cafés y de la comida. Este centro de moda también ha visto surgir innumerables tiendas y restaurantes nuevos, incluido uno que ha transformado un espacio muerto debajo de las vías del tren en un animado restaurante. La zona sigue llena de negocios independientes clásicos y opciones asequibles para comer, beber y comprar. La inyección de cafeína se puede tomar en Ogawa Coffee Laboratory, un bollo con crema, en Shirohige's Cream Puff Factory. Se recomiendan las tiendas New York Joe Exchange y Soma (esta última para zapatillas de deporte), disfrutar de los numerosos restaurantes informales en Mikan Shimokita, y acabar con un baño de aguas termales en el hermoso ryokan y onsen Yuen Bettei Daita. Getty
  • Mientras que el casco antiguo de Margate ofrece la estampa de un clásico día de playa británico, Cliftonville muestra otra energía. Es el hogar de una de las comunidades artísticas más prósperas del Reino Unido, en gran parte debido a la afluencia de ex londinenses creativos que han acudido en masa a los estudios y viviendas asequibles de la zona, además de la enorme piscina de mar en Walpole Bay. La columna vertebral del vecindario es Northdown Road, cerca de la costa y se extiende desde el casco antiguo hasta Palm Bay. Northdown, que hasta hace poco era un desfile de tiendas benéficas y casas de apuestas, ahora alberga tiendas de discos, cafés y de alimentación ecológica, así como lugares revolucionarios, como el bar queer CAMP y la galería Quench. Se recomienda el icónico Walpole Bay Hotel, caminar por la playa hasta Dalby Café para almorzar. Desde allí, se pueden visitar las cuevas de Margate o la Gruta de Shell antes de tomar un sándwich de focaccia en Forts. Para los amantes de las compras, las tiendas y galerías vintage de Northdown Road, y para acabar el día, una copa en Margate Off License y Daisy, o un baile en Margate Arts Club.
    8Cliftonville (Margate, Reino Unido) Mientras que el casco antiguo de Margate ofrece la estampa de un clásico día de playa británico, Cliftonville muestra otra energía. Es el hogar de una de las comunidades artísticas más prósperas del Reino Unido, en gran parte debido a la afluencia de ex londinenses creativos que han acudido en masa a los estudios y viviendas asequibles de la zona, además de la enorme piscina de mar en Walpole Bay. La columna vertebral del vecindario es Northdown Road, cerca de la costa y se extiende desde el casco antiguo hasta Palm Bay. Northdown, que hasta hace poco era un desfile de tiendas benéficas y casas de apuestas, ahora alberga tiendas de discos, cafés y de alimentación ecológica, así como lugares revolucionarios, como el bar queer CAMP y la galería Quench. Se recomienda el icónico Walpole Bay Hotel, caminar por la playa hasta Dalby Café para almorzar. Desde allí, se pueden visitar las cuevas de Margate o la Gruta de Shell antes de tomar un sándwich de focaccia en Forts. Para los amantes de las compras, las tiendas y galerías vintage de Northdown Road, y para acabar el día, una copa en Margate Off License y Daisy, o un baile en Margate Arts Club. Getty
  • El colorido Barrio Yungay, ubicado a pocos pasos de la animada avenida Alameda y barrio Brasil, está en alza. Con el estatus de patrimonio nacional como el primer barrio planificado de la capital chilena, ha tenido una reputación vanguardista en los últimos años. Pero Yungay ahora se ha convertido en un imán para los jóvenes y de moda: incluso el presidente millennial de Chile, Gabriel Boric, decidió mudarse a esta zona en marzo de 2022. Aparte de los nuevos residentes ilustres, los lugareños de clase trabajadora pasean junto a creativos bohemios en bulevares como Lavaud, revestido con una diversa gama de fachadas barrocas, Bauhaus y 'art deco'. Acoge a varios museos y el exuberante espacio verde del Parque Quinta Normal, mientras que surgen restaurantes que sirven comida chilena tradicional junto con pizzerías de corte moderno, como Selvaggio Bakery, y cafés especiales. Se puede comenzar con un café en Brunet antes de rastrear los oscuros años de la dictadura de Chile en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Para el almuerzo, Casa Kiltro antes de comprar algunas antigüedades (y tal vez un corte de cabello) en el Museo Peluquería Francesa, o una pinta de selección de 100 cervezas artesanales fuertes en Yungay Viejo.
    9(Barrio Yungay, Santiago, Chile) El colorido Barrio Yungay, ubicado a pocos pasos de la animada avenida Alameda y barrio Brasil, está en alza. Con el estatus de patrimonio nacional como el primer barrio planificado de la capital chilena, ha tenido una reputación vanguardista en los últimos años. Pero Yungay ahora se ha convertido en un imán para los jóvenes y de moda: incluso el presidente millennial de Chile, Gabriel Boric, decidió mudarse a esta zona en marzo de 2022. Aparte de los nuevos residentes ilustres, los lugareños de clase trabajadora pasean junto a creativos bohemios en bulevares como Lavaud, revestido con una diversa gama de fachadas barrocas, Bauhaus y 'art deco'. Acoge a varios museos y el exuberante espacio verde del Parque Quinta Normal, mientras que surgen restaurantes que sirven comida chilena tradicional junto con pizzerías de corte moderno, como Selvaggio Bakery, y cafés especiales. Se puede comenzar con un café en Brunet antes de rastrear los oscuros años de la dictadura de Chile en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Para el almuerzo, Casa Kiltro antes de comprar algunas antigüedades (y tal vez un corte de cabello) en el Museo Peluquería Francesa, o una pinta de selección de 100 cervezas artesanales fuertes en Yungay Viejo. Getty
  • Al este del elegante puerto deportivo de Marsella y a poca distancia a pie del pintoresco Puerto Viejo, este bullicioso barrio fue una vez el hogar de los mercados mayoristas al aire libre de la ciudad, y los lugareños lo conocen como 'Cours Ju' (un juego de palabras con la palabra 'court- jus', que significa 'cortocircuito'). Es un hervidero creativo repleto de mercados callejeros, locales de música en vivo, tiendas de ropa vintage, librerías de segunda mano y viejos almacenes reutilizados como galerías de arte de moda. Y ese no es el único lugar donde encontrar arte callejero, con graffitis en sus callejones empedrados. Se puede recorrer las tiendas de discos de vinilo y las tiendas de ropa vintage cerca de la Rue des Trois Mages o comprar especias y prendas de segunda mano en uno de los mercados callejeros semanales del distrito, además de subir la empinada escalera de la Rue Estelle para admirar su arte callejero. Para comer, el restaurante familiar Kaz Kreol.
    10Cours Julien (Marsella, Francia) Al este del elegante puerto deportivo de Marsella y a poca distancia a pie del pintoresco Puerto Viejo, este bullicioso barrio fue una vez el hogar de los mercados mayoristas al aire libre de la ciudad, y los lugareños lo conocen como 'Cours Ju' (un juego de palabras con la palabra 'court- jus', que significa 'cortocircuito'). Es un hervidero creativo repleto de mercados callejeros, locales de música en vivo, tiendas de ropa vintage, librerías de segunda mano y viejos almacenes reutilizados como galerías de arte de moda. Y ese no es el único lugar donde encontrar arte callejero, con graffitis en sus callejones empedrados. Se puede recorrer las tiendas de discos de vinilo y las tiendas de ropa vintage cerca de la Rue des Trois Mages o comprar especias y prendas de segunda mano en uno de los mercados callejeros semanales del distrito, además de subir la empinada escalera de la Rue Estelle para admirar su arte callejero. Para comer, el restaurante familiar Kaz Kreol. Getty
  • En el puesto 18º de la clasificación de Time Out, se encuentra Sants, del que dice la editora Eugènia Güell que está (y se siente) bastante lejos del centro de Barcelona, ​​y esa es una de las razones "por la que sigue siendo el tipo de lugar que amamos". Este barrio representa la Barcelona que simplemente se niega a desaparecer: sencilla, abierta y acogedora, mezcla de calles tranquilas y plazas animadas. Es un lugar donde la tradición y el activismo se encuentran: además de La Borda (en la imagen), un nuevo proyecto de vivienda cooperativa que desafía la especulación inmobiliaria, o un museo secreto de viejas máquinas de coser (Carrer Premià, 44). Nuevos negocios, como la discográfica y la librería La Conxita de Sants, que pronto abrirá, se conviven junto a tiendas que han estado allí desde siempre. Y no faltan los restaurantes destacados: las tapas de Can Violí, o los clásicos de Bartolí. Se puede tomar un pastel en Forn Baltà, ir de escaparates por la carretera de Sants, una de las calles comerciales más largas de Europa, tomar unas tapas en medio del bullicioso ambiente de la Plaça d'Osca, caminar por los jardines elevados de la Rambla de Sants, suspendidos sobre las vías del tren, o visitar las encantadoras librerías independientes La Inexplicable o BarraLlibre. Para cenar, la Bodega Montferry o acabar el día disfrutando de las espectaculares vistas desde el restaurante del piso veintitrés del Hotel Nobu.
    11Sants (Barcelona, España) En el puesto 18º de la clasificación de Time Out, se encuentra Sants, del que dice la editora Eugènia Güell que está (y se siente) bastante lejos del centro de Barcelona, ​​y esa es una de las razones "por la que sigue siendo el tipo de lugar que amamos". Este barrio representa la Barcelona que simplemente se niega a desaparecer: sencilla, abierta y acogedora, mezcla de calles tranquilas y plazas animadas. Es un lugar donde la tradición y el activismo se encuentran: además de La Borda (en la imagen), un nuevo proyecto de vivienda cooperativa que desafía la especulación inmobiliaria, o un museo secreto de viejas máquinas de coser (Carrer Premià, 44). Nuevos negocios, como la discográfica y la librería La Conxita de Sants, que pronto abrirá, se conviven junto a tiendas que han estado allí desde siempre. Y no faltan los restaurantes destacados: las tapas de Can Violí, o los clásicos de Bartolí. Se puede tomar un pastel en Forn Baltà, ir de escaparates por la carretera de Sants, una de las calles comerciales más largas de Europa, tomar unas tapas en medio del bullicioso ambiente de la Plaça d'Osca, caminar por los jardines elevados de la Rambla de Sants, suspendidos sobre las vías del tren, o visitar las encantadoras librerías independientes La Inexplicable o Barra/Llibre. Para cenar, la Bodega Montferry o acabar el día disfrutando de las espectaculares vistas desde el restaurante del piso veintitrés del Hotel Nobu.
  • En el puesto 23º, se encuentra uno de las zonas con más encanto de la capital. Conocido como el crisol de la literatura española del Siglo de Oro, en los últimos años el Barrio de las Letras de Madrid mantiene una gran ambiente diurno como nocturno, lleno restaurantes, diseñadores, artesanos y pequeñas boutiques a pie de sus calles peatonales. Se puede comprar moda emergente en Colmado Shop, prendas vintage en La Veintinueve, joyas de diseñador en Andrés Gallardo y bolsos hechos a mano en Oficio Studio. O comer en Gofio y Yugo the Bunker, ambos con una estrella Michelin, o en alguno de los locales del grupo TriCiclo. Al lado está el Paseo del Prado y la Puerta del Sol. El día puede comenzar con un café de filtro y un bollo mañanero en Acid Café, y para continuar visitando la casa-museo dedicada al escritor del Siglo de Oro Lope de Vega, comprar algo de artesanía nacional en la Real Fábrica de Tapices, comer o cenar en la Vinoteca Moratín y tomar una copa en La Santoría. Para alojarse, el histórico hotel Palacio de Tepa.
    12Barrio de las Letras (Madrid, España) En el puesto 23º, se encuentra uno de las zonas con más encanto de la capital. Conocido como el crisol de la literatura española del Siglo de Oro, en los últimos años el Barrio de las Letras de Madrid mantiene una gran ambiente diurno como nocturno, lleno restaurantes, diseñadores, artesanos y pequeñas boutiques a pie de sus calles peatonales. Se puede comprar moda emergente en Colmado Shop, prendas vintage en La Veintinueve, joyas de diseñador en Andrés Gallardo y bolsos hechos a mano en Oficio Studio. O comer en Gofio y Yugo the Bunker, ambos con una estrella Michelin, o en alguno de los locales del grupo TriCiclo. Al lado está el Paseo del Prado y la Puerta del Sol. El día puede comenzar con un café de filtro y un bollo mañanero en Acid Café, y para continuar visitando la casa-museo dedicada al escritor del Siglo de Oro Lope de Vega, comprar algo de artesanía nacional en la Real Fábrica de Tapices, comer o cenar en la Vinoteca Moratín y tomar una copa en La Santoría. Para alojarse, el histórico hotel Palacio de Tepa. Getty