Convenio

Más de 200.000 trabajadores químicos y farmacéuticos, a la espera de un alza salarial acumulado hasta 2024

El convenio de la química retrasa hasta final del año que viene ajustar el diferencial con la inflación real. Las empresas no prevén adelantar la corrección

Más de 200.000 trabajadores químicos y farmacéuticos, a la espera de un alza salarial acumulado hasta 2024

Alrededor de 200.000 trabajadores del sector químico y farmacéutico tendrán que esperar a 2024 para que sus salarios se revaloricen respecto al alza de la inflación de 2021, 2022 y 2023. El convenio sectorial del sector así lo recoge y la patronal ha recomendado a las compañías que esperen a la fecha acordada, según fuentes empresariales, a pesar del fuerte incremento de la inflación del pasado año y del vigente.

El convenio de la química (agrupa también a las empresas farmacéuticas) se firmó en un momento de escasa inflación tras la pandemia de Covid-19, por lo que sindicatos y la patronal química Feique pactaron un alza salarial del 1% en 2021, del 2% en 2022 y de otro 2% en 2023. Pero el pacto también recoge que si el IPC es superior a la suma de los incrementos pactados, se procederá a efectuar una revisión salarial por la diferencia, que se pagará, sin efectos retroactivos, a partir de enero de 2024.

En 2021, ese incremento del IPC supuso un 6,5% y para este año se prevé que pueda dispararse al 8%. Esas desviaciones, junto a la del 2023, se tendrán que sumar en las nóminas de los empleados. Desde CC OO se indica que no creen que surjan problemas en la revisión de salarios a partir de 2024, ya que es un pacto firmado que las compañías tendrán que cumplir. Aunque está por ver si esos relevantes incrementos del IPC pueden llevar a la conflictividad laboral en pequeñas empresas con más problemas para asumir las subidas.

La mayor parte de las grandes empresas consultadas se rigen por este convenio sectorial de la química y no cuentan con mejoras en convenios propios ni prevén adelantar el diferencial con la inflación real. El sector químico emplea a 208.950 personas de forma directa, es el segundo mayor exportador de la economía española y paga un sueldo medio de 38.000 euros al año, con el 93% de los empleados con contrato fijo, según datos de Feique.

En este sector se agrupan grandes empresas como Dow, Basf, Ercros, Repsol, AkzoNobel, Covestro y farmacéuticas (a través de la patronal Farmaindustria) como Novartis, Pfizer, Lilly, Rovi, Almirall, Grifols, Hipra, Bayer, Normon, Esteve, Rovi, ­Almirall y Boehringer Ingelheim, con plantillas superiores al millar de empleados en muchos casos.

Repsol es una de las empresas que han pactado acuerdos concretos más allá del convenio sectoral. El acuerdo marco firmado con los sindicados –de aplicación a sus empleados dentro de convenio en España- garantiza un incremento salarial consolidado por el 75% del IPC anual para el periodo de vigencia del acuerdo, según informan desde la compañía. El 25% restante también se abonará, mediante una retribución única, pero sin consolidación en tablas.

Normas
Entra en El País para participar