Opa

¿Quién gana con el giro de Musk sobre Twitter? Los fondos oportunistas, los ganadores de la batalla empresarial

La acción cotiza aún por debajo de la oferta ante las incógnitas aún pendientes

Elon Musk
Elon Musk REUTERS

La decisión de Elon Musk de reactivar la compra de Twitter se ha traducido en una lluvia de millones para algunos inversores que entraron en el valor meses atrás atraídos por el posible arbitraje judicial y la creencia de que se impondría la cordura y se cerraría la adquisición de la red social. Entre los más avezados se habría situado el magnate Carl Icahn, que, a través de su vehículo Icahn Enterprises, habría logrado unas plusvalías latentes de hasta 250 millones de dólares (unos 253 millones de euros) por la escalada de Twitter en Bolsa de este martes.

El mercado recibió el martes con fuertes alzas el regreso de la opa en los términos originales, llegando a disparar las acciones de Twitter un 20% y estrechando la diferencia entre el precio de mercado y el de la oferta a su nivel más ajustado (dos dólares) desde que ambas partes acordaran la fusión en abril. El martes fue un "gran día para los arbitrajes", reconoció a Bloomberg Julian Klymochko, director ejecutivo de la firma de inversiones alternativas Accelerate Financial Technologies.

Los inversores oportunistas o de arbitraje tienden a arañar plusvalías gracias a su apuesta por valores inmersos en procesos corporativos. Icahn había ido elevando su inversión en Twitter en los últimos meses hasta lograr un paquete valorado en 500 millones de dólares (507 millones de euros) bajo la expectativa de que Musk optaría, finalmente, por continuar con el proceso de compra y retirarse de la batalla judicial, según avanzó Wall Street Journal. Compras que habría realizado cuando el precio de la red social se situaba en el entorno de los 30 dólares por acción. "Para los operadores de arbitraje, es en general un buen resultado", reconoció a Bloomberg Aaron Glick, especialista en arbitraje de fusiones en Cowen & Co. El vehículo de Icahn no es el único que habría optado por esta estrategia de inversión. Otros fondos como D. E. Shaw y Third Point se habrían sumado a esta apuesta logrado suculentos beneficios por ello.

No es la primera vez que Icahn realiza este tipo de apuestas. Allá por el año 2012 el inversor adquirió una participación del 10% en Netflix por unos 312 millones de dólares para venderla meses después por cerca de 2.000 millones de dólares.

El vehículo de inversión de Icahn es conocido por su beligerancia en las empresas en las que participa y por impulsar modificaciones en su gestión.

Normas
Entra en El País para participar