BCE

Cos apunta a un alza de tipos hasta el 2,5% para doblegar la inflación

El Banco de España calcula que la horquilla del 2,25%-2,5% en los tipos a corto en marzo de 2023 sería la necesaria para devolver la inflación al 2% en 2024

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

El nivel al que llegarán a subir los tipos de interés en la zona euro es el secreto mejor guardado por el BCE. La institución insiste en que seguirá subiendo los tipos para combatir la inflación pero rechaza una y otra vez dar una indicación de cuál será el punto de llegada, a diferencia de lo que hace la Reserva Federal, que sí da una indicación para los siguientes meses.

Pero el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, sí ha lanzado una previsión de a dónde podrá llegar el precio del dinero, de acuerdo a estudios elaborados por el organismo, en el discurso que hoy ha pronunciado en el XXI Congreso de Directivos CEDE. Lo ha hecho con todas las cautelas pero con un objetivo claro, el de “proporcionar a la ciudadanía cierta orientación sobre la magnitud del ajuste que esperamos en nuestros tipos de interés para cumplir con nuestro mandato de mantener la estabilidad de precios".

En el cálculo elaborado por los expertos del Banco de España, el precio del dinero podría llegar a un horquilla de entre el 2,25% y el 2,5%. Parte del supuesto, según ha explicado Hernández de Cos, de que los tipos de interés del BCE aumentarán hasta marzo de 2023 de forma lineal y después de mantendrán en ese nivel durante la mayor parte de 2023 y 2024. Ese tipo de interés terminal “sería el nivel de los tipos de interés a corto plazo en marzo de 2023 coherente con una tasa de inflación prevista del 2% al final de 2024”, ha explicado Cos. Y, de acuerdo con la información disponible actualmente, “el valor mediano del tipo terminal en los distintos modelos se sitúa en el 2,25%-2,5%”.

El gobernador del Banco de España niega que esa estimación sea un compromiso sobre dónde llevar los tipos. Matiza que es una previsión basada en modelos, condicionada a la información actual y que depende por completo de los datos, por lo que puede cambiar con el paso del tiempo. Pero sí cree que es “una herramienta valiosa para la ciudadanía”. Confía de hecho en que tal previsión sirva para confirmar “nuestra voluntad de frenar la inflación sin causar un sufrimiento innecesario a nuestros conciudadanos del área del euro”. “Vivimos tiempos difíciles, pero esperamos estar a la altura”, declara Cos en la frase final de su discurso.

La estimación de subida de tipos elaborada por el Banco de España parte también del supuesto de que el BCE mantenga sin cambios el tamaño de su balance. Sin embargo, Hernández de Cos también ha reconocido que el BCE podría tomar la decisión de empezar a reducir los activos del programa APP “antes de lo que anticipan los mercados actualmente”. Tal decisión provocaría una rebaja en la estimación del tipo de interés terminal, puesto que el rendimiento de los bonos aumentaría y provocaría “un endurecimiento de las condiciones de financiación generales superior al implícito en nuestra senda de tipos de interés oficiales".

Las palabras de Cos llegan en plena cuenta atrás para la próxima reunión del Consejo de Gobierno del BCE del 27 de octubre, cuando se deberá decidir la magnitud de la siguiente subida de tipos. El gobernador del Banco de España también se muestra a favor de actuar con contundencia. “Cuando existe incertidumbre sobre la persistencia de la inflación -como es claramente el caso en el contexto actual-, puede ser óptimo que el banco central responda al incremento de la inflación de una forma más agresiva con el fin de reducir la incertidumbre sobre la evolución futura de los precios". El mercado ya da por hecha una nueva subida de tipos de 75 puntos básicos en octubre.

Normas
Entra en El País para participar