La venta de viajes del Imserso arrancó con 16.000 plazas menos por el plante hotelero

Muchos empresarios desisten de participar por falta de rentabilidad

Turistas en una playa de Benidorm (Alicante).
Turistas en una playa de Benidorm (Alicante).

La comercialización del programa de viajes del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), destinado a mayores de 60 años, arrancó ayer con 800.000 plazas en venta, casi 16.000 menos que en la anterior edición, como consecuencia del conflicto sin resolver que mantienen los hoteleros y el Instituto por el precio pagado por habitación.

Los precios incluidos en el pliego para la licitación del concurso de viajes sol se actualizaron un 0,92% en 2020 (no hubo programa por el coronavirus) y se congelaron para 2021 y 2022, los dos años fijados en la prórroga. Eso llevó a que varias patronales hoteleras demandarán el pliego ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, al considerar que les llevaba a pérdidas y que no reconocía el incremento del coste de los precios.

Todas las demandas fueron desestimadas, lo que reforzó al Gobierno en su posición de no modificar las condiciones del pliego. Los hoteleros encargaron un estudio a la Universidad de Alicante para tratar de denunciar que el pago de 23 euros por habitación era contraproducente para sus intereses. Para 2021 y con una inflación del 2,7%, el informe estimaba que había que actualizar la tarifa de 23 euros a una horquilla entre 27 y 32 euros. En 2022 con un IPC anual del 10,5% en agosto, las cifras se elevan a una horquilla entre 34 y 40 euros, lo que en la práctica suponía un incremento de entre el 40% y el 65% .

“La tarifa está desfasada con el actual marco económico, en el que el precio de la energía ha subido un 30%, el de la alimentación un 10% y los salarios un 6% para los hoteles”, asegura Nuria Montes, secretaria general de la patronal hotelera de la Comunidad Valenciana Hosbec.La citada patronal, que gestiona el 18% de las plazas ofertadas, ya advirtió en verano que habría un plante hotelero generalizado si no se modificaban las tarifas.

El abandono mayoritario se evitó por la intervención del presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, que presentó un plan de ayudas de cinco millones de euros, del que se beneficiarían 60 hoteles, situados en L’Alfas del Pí, Benicàssim, Benidorm, Calpe, Denia, Gandia, Guardamar, Jávea Peñíscola, Torrevieja, Vinaroz y València. Cada compañía podía optar a una ayuda máxima de 400.000 euros.

Normas
Entra en El País para participar