Transporte

La presión para endurecer la norma de ‘slots’ aviva el temor a los vuelos fantasma

La CE y los aeropuertos buscan la restauración de la regla 80/20, medida que debe pasar por el consejo y Parlamento de la UE

Vista del aeropuerto de Tenerife-Sur con aviones de Ryanair al fondo.
Vista del aeropuerto de Tenerife-Sur con aviones de Ryanair al fondo.

La recuperación del tráfico aéreo desde Semana Santa, y la consiguiente reanimación de las cuentas de resultados de las aerolíneas, derivan ahora en un elemento de tensión entre aeropuertos y compañías, incluso entre Gobiernos. Se espera un mayor nivel de exigencia para que las aerolíneas cumplan con sus programaciones y vuelen al máximo sobre los slots (permisos de despegue y aterrizaje) que tienen reservados.

Las autoridades aeroportuarias exigen con voz unánime la vuelta a la regla comunitaria conocida como 80/20. Esta fija el uso de un mínimo del 80% de las franjas horarias asignadas a cada compañía aérea para que puedan preservar esas mismas ventanas de vuelo en idéntica temporada del siguiente ejercicio. Una reivindicación que aflora en puertas de un invierno crítico desde el punto de vista económico y de incertidumbre sobre la demanda. Si esta no responde, volverá el temor a los vuelos fantasma.

El estallido de la pandemia hizo que durante los dos últimos años se relajara esta exigencia, con un listón actual del 64%. Se trató de evitar que las aerolíneas tuvieran que lanzar vuelos vacíos para mantener posiciones en los grandes aeropuertos.

La regla de ‘slots’ fue suspendida en 2020 y ahora se permite no ocupar hasta el 36%

La Comisión Europea propuso en julio la vuelta al régimen estándar en lo que respecta a los slots y prorrogar el acceso a la herramienta de no uso justificado de franjas horarias (JNUS por sus siglas en ingles) creada durante la pandemia. La CE también se daba margen para reducir la tasa de utilización si los niveles de tráfico caen durante cuatro semanas consecutivas, por el Covid o la guerra en Ucrania, por debajo del 80% respecto a las cifras de 2019.

La mayor presión a favor de un endurecimiento de estas reglas parte del sector aeroportuario. La asociación ACI observa cómo el tráfico en Europa se encuentra a poco más de diez puntos porcentuales del que fue en 2019 y cree que es el momento de retirar el salvavidas a las aerolíneas.

El debate es urgente: la actual relación 64/36 expira el 30 de octubre con el final de la temporada de verano, y cualquier modificación debe pasar por el Parlamento y Consejo Europeo.

Las aerolíneas han podido dejar aviones en tierra hasta este momento sin temor a perder los slots, pero en Bruselas se advierte que la demanda está funcionando y que hay firmas, especialmente en el segmento del bajo coste, con mayor oferta que en 2019. Estas no pueden lanzar mayor producción por falta de capacidad, mientras otras actúan de modo conservador auspiciadas por la laxitud de una norma adaptada a la crisis sanitaria.

El sector aéreo está dividido, con las ‘low cost’ a favor de la vuelta a la normalidad

A las aerolíneas consolidadas, con derechos históricos en los principales aeropuertos, les favorece una moratoria a la vista de las dudas que surgen sobre un invierno de combustible caro y una inflación capaz de acabar con las renovadas ganas de viajar.

A las aerolíneas emergentes, por el contrario, les viene bien que se liberen slots en aeropuertos saturados como Fráncfort, Bruselas Zaventem o Viena. Y a los aeropuertos, que se juegan millones de euros en tarifas, les urge asegurarse que la producción prevista sea ejecutada en el mayor grado posible.

La CE tercia intentando velar por un correcto funcionamiento de la competencia entre compañías y por el servicio de conectividad a los ciudadanos. La crisis económica y el impacto de la guerra en Ucrania van a ser argumentos para los países que pretenden oponerse a una modificación. Las fuentes consultadas señalan a Alemania o Bélgica, además de los más expuestos geográficamente a la guerra.

La regla 80/20 llegó a suspenderse en el verano e invierno de 2020 para evitar los referidos vuelos sin pasajeros y facilitar que las aerolíneas bajaran sus flotas a tierra. Posteriormente se estableció el ratio 50/50, pudiéndose devolver la mitad de los slots y contemplándose la fuerza mayor para bajar aún más. La penúltima propuesta de la CE, de subir para la presente temporada de verano al 64%, terminó entrando en vigor.

En un sector totalmente dividido por esta cuestión, el pasado invierno Lufthansa encabezó a las aerolíneas que defendían el relajamiento y Ryanair lideraba a las que pedían una rápida vuelta a la normalidad regulatoria.

Así funciona el mecanismo de ventanas de vuelo

La norma. El Reglamento 95/93 de la UE impone que las compañías que operan en aeropuertos coordinados (donde la demanda excede la capacidad durante periodos de tiempo significativos) cumplan con un 80% de ejecución sobre la programación en cada ruta, medida en series de cinco slots. Se asigna la posibilidad de un máximo del 20% de incumplimientos en salidas o entradas a un aeropuerto.

Salvedad. Las aerolíneas tienen a su alcance un mecanismo contra el uso no justificado de franjas horarias, a través del que pueden presentar sus casos a los coordinadores locales de slots.

Regulador local. La Aecfa gestiona y controla el cumplimiento de las franjas horarias en España (Orden 1050/2014). En la red de Aena el mayor problema de saturación, y control de slots, se da en las horas punta de Barajas y El Prat, y en los aeropuertos turísticos durante las temporadas altas.

Incumplimiento. La pérdida de slots en invierno no afectaría a la inmediata temporada de verano sino a la siguiente de invierno. De igual modo sucede si se pierde el derecho sobre una serie de slots en verano.

Normas
Entra en El País para participar