El dinero en efectivo es el único medio de pago para 1 millón de personas en España

Solo el 26% de la población prefiere el efectivo frente a otros métodos de pago, aunque el 90% cree importante que siga existiendo esta forma de transacción

Dinero en efectivo
Dinero en efectivo Getty Images

Maria de la Paz Polo es la alcaldesa de Quintanilla del Molar (Valladolid), un pueblo de 60 habitantes en el que utilizan el coche para todo. El médico está en Roales (7 kilómetros), la escuela en Valderas (12 km). La compra diaria es de las pocas cosas que puede hacer en su pueblo, pero la charcutería Lorenzo y Mercapueblo, la furgoneta ambulante que les suministra de productos básicos, solo aceptan efectivo y el cajero para pagar esa y todas las operaciones de su día a día está en Villanueva del Campo, a 3 km por carretera.

Este es el caso de los habitantes de Quintanilla del Molar y cerca de 1 millón de personas en España que, según el Estudio de las Actitudes de Pago de los Consumidores en el Área del Euro, solo tienen acceso a dinero en billete o moneda y viven en situación de "exclusión financiera".

Para estos municipios el dinero contante y sonante es esencial. "Necesitas efectivo sí o sí", afirma Polo. El número de cajeros y puntos de retirada de dinero no ha dejado de bajar desde el año 2008. Según el Banco de España, ahora hay un 58,4% menos de cajeros que en 2008, aunque España sigue siendo el 2º país con mayor proporción de cajeros por habitantes de la eurozona (58 por 100.000 habitantes).

Los datos indican que la mayoría de los españoles están metidos de lleno en la digitalización de los pagos. Según un informe del Banco Central Europeo, el 67% tiene acceso a tarjetas con contact-less y sólo el 26% prefieren los pagos en efectivo frente a otros tipos de pagos. España es un país avanzado en este sentido, teniendo en cuenta que en países como Alemania el pago en metálico es la preferencia del 43% de la población.

Pese al cada vez menor uso del efectivo, su importancia en la mente de los consumidores no revierte. Otro estudio del BdE advierte que el 90% de los encuestados considera importante que siga existiendo la opción de pagar de esa forma.

Poner en valor el metálico

Javier Rupérez, presidente de la asociación en defensa del efectivo Denaria, cree que las monedas y billetes siguen teniendo valor entre los consumidores porque es "accesible". "El dinero está ahí. Sabemos exactamente lo que vale y para qué sirve", comenta Rupérez. Denaria es una asociación con un año de vida que nació por la "digitalización agresiva" que se estaba produciendo y "para hablar de todos aquellos que necesitan efectivo", asegura el exembajador en Estados Unidos.

Javier Rupérez durante una intervención en las jornadas de 'The future of cash'
Javier Rupérez durante una intervención en las jornadas de 'The future of cash'

Integran colectivos cuyos miembros tenían cada vez más dificultades para afrontar la digitalización de los pagos y la reducción progresiva de cajeros y personal de los bancos, como habitantes del mundo rural o personas mayores y empresas con dedicación exclusiva al transporte de dinero en efectivo. Para Rupérez, el efectivo es el medio más "democrático" de pago.

"Todo el mundo tiene la capacidad para coger un billete y utilizarlo", comenta Rupérez, que asegura que, poco a poco, la necesidad de muchas personas de poder acceder al dinero "está calando en la administración y en las entidades bancarias".

Unas 650.000 personas no tienen acceso físico a servicios financieros, según datos de julio de las patronales bancarias AEB, CECA y Unacc. Según Polo, antes los encargados del banco de otros pueblos llevában el dinero a los mayores. Ahora, para tener efectivo hay que cruzar una carretera.

Alternativas a las tarjetas

Medidas.

Denaria propone incluir los billetes y monedas como una reserva estratégica en la Ley de Seguridad Nacional, “especialmente en situaciones de contingencia como ataques hackers o desastres naturales”, asegura Rupérez; la creación de una ley que garantice el servicio de cajeros en municipios con riesgo de exclusión financiera y se postula a favor de aumentar de 1.000 euros a 2.500 el límite de pago con efectivo. “Es también una medida contra la inflación”, argumenta Rupérez.


Correos.

La empresa postal lanzó un plan el pasado año para instalar 300 cajeros y usar su red de 6.000 carteros rurales para retirar e ingresar efectivo. Según las patronales de bancos hay 4.000 pueblos sin sucursal bancaria.

Paradoja.

Según datos del BCE, no parece que vaya a haber problemas de suministro de billetes, ya que la oferta no ha dejado de crecer en ningún momento de los últimos 13 años, lo que sí ha cambiado ha sido el uso. Las estimaciones del BCE indican que el 20% de las existencias se usan para transacciones (unos 280.000 millones de euros) y el 80% restante para almacenarlo en países con monedas más volátiles y para ahorro de los europeos.

Normas
Entra en El País para participar