La Cámara recorta sus previsiones de crecimiento hasta el 4,1% este año y el 2,2% para 2023

A pesar de que estima que en el segundo trimestre del próximo año puede registrarse una tasa negativa, descarta la recesión

José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España.
José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España.

La Cámara de Comercio de España a la vista de los últimos acontecimientos y datos económicos conocidos ha decidido rebajar sus previsiones de crecimiento del PIB tanto este ejercicio como para el próximo, si bien de momento descarta que vaya a producirse una recesión económica, definida como dos trimestres consecutivos de caída del producto.

La economía española crecerá este 2022 el 4,1%, según la institución presidida por José Luís Bonet, lo que supone dos décimas menos que las estimaciones realizadas en julio y dos décimas menos que la última estimación del Gobierno. De cara al próximo año el frenazo se traduce en una tasa del 2,2%, en este caso seis décimas menos que las estimadas en julio y medio punto menos de la previsión del Ejecutivo.

El servicio de estudios de la Cámara de España estima que el momento de mayor atonía puede registrarse a lo largo del segundo trimestre de 2023, que es cuando el PIB podría incluso a llegar a registrar el signo negativo, si bien volvería a recuperarse a lo largos de los siguientes trimestres.

En materia de inflación la Cámara revisa al alza su anterior estimación para situarla en el 8,4% de media este año, ocho décimas más y en el 3,9% en 2023, en este caso seis décimas más que en su anterior estimación realizada en julio. Por lo que respecta a la tasa subyacente esta entidad estima una media anual del 4,8% este año y el 4% para 2023.

Esta institución estima que el ritmo de creación de empleo será inferior a lo estimado en julio, con tasas del2,8% en 2022 y del 1,4% en 2023, lo que no impedirá que la tasa de paro prosiga con su tendencia descendente hasta situarse de media en el 13,2% en 2023.

El menor dinamismo en 2023 se deberá, sobre todo, a la ralentización de la inversión empresarial. La formación bruta de capital fijo crecerá el próximo año un 3,3%, prácticamente la mitad de lo esperado para este ejercicio, sobre todo por la menor pujanza de la inversión en bienes de equipo y el menor pulso enla construcción.

Normas
Entra en El País para participar