Gran Bretaña, Truss y los cuentos de hadas

La nueva primera ministra británica defiende que la reducción de impuestos y de gasto público aumentarán el crecimiento económico

El Partido Conservador ha gobernado Gran Bretaña de manera incompetente durante los últimos 12 años. Liz Truss será la cuarta primera ministra sin precedentes. David Cameron renunció porque apostó su carrera política a ganar el referéndum del Brexit. Theresa May renunció porque no pudo lograr que sus colegas del Partido Conservador aprobaran su acuerdo de Brexit. Boris Johnson fue elegido para concretar el Brexit y lo hizo firmando un tratado internacional con la Unión Europea que incluía el protocolo de Irlanda del Norte.

Después de una serie de escándalos hilarantes y multas legales, el Partido Conservador obligó a Boris Johnson a renunciar cuando la popularidad del partido estaba cayendo en las encuestas de opinión. El público británico se dio cuenta de que Boris tiene mucho carisma, pero no estaba interesado en gobernar el país. Estaba más interesado en dar discursos extravagantes sobre Global Britain que en resolver los problemas cotidianos que enfrenta el país.

El pueblo británico es muy pesimista sobre sus perspectivas de futuro. Las prioridades de los votantes son claras: el costo de vida (inflación) y los servicios públicos. Muchos sienten que las cosas simplemente no están funcionando muy bien, desde los servicios nacionales de salud hasta la policía, la red de transporte y el sistema de justicia penal. Los sindicatos están en huelga por aumentos salariales para igualar la inflación y hay caos en los aeropuertos y los puertos.

Actualmente, el 69% de los británicos, incluido el 60% de los votantes conservadores, está de acuerdo en que el país está “en declive”. Todos los países europeos se enfrentan a retos difíciles, pero ninguno es tan pesimista sobre sus Gobiernos, sus partidos políticos y sus perspectivas de futuro.

A medida que se acumulaban los graves problemas políticos y económicos, el Partido Conservador decidió elegir un nuevo líder. El excanciller y favorito, Rishi Sunak, pidió a los votantes que no crean en los “cuentos de hadas” y acepten el hecho de que Gran Bretaña necesita aumentar los impuestos y aumentar el gasto para resolver sus problemas políticos y económicos.

Los miembros conservadores del Parlamento eligieron por una gran mayoría a Rishi Sunak porque creen que es el mejor candidato para resolver los problemas económicos y ganar las próximas elecciones generales en 2025.

Curiosamente, no son los diputados los que eligen al líder del partido, sino los miembros del partido. La candidata desconocida, Liz Truss, prometió imitar las políticas económicas de derecha de Thatcher y Reagan para complacer a los miembros del partido.

Ella afirma que la reducción de impuestos y la reducción del gasto público aumentarán el crecimiento económico futuro en Gran Bretaña. El economista ganador del premio Nobel Paul Krugman llama a estas políticas económicas Voodoo.

Es un cuento de hadas que puedes reducir los impuestos y los gastos públicos en medio de una crisis económica y aumentar el crecimiento económico al mismo tiempo. Es más probable que estas políticas de la década de 1980 aumenten los déficit públicos y las deudas públicas dejando al país en peores condiciones.

Pero su mensaje de reducción de impuestos atrajo a los 160.000 miembros ricos, blancos y en su mayoría ancianos del Partido Conservador, quienes lo eligieron sobre las duras verdades ofrecidas por su oponente, Rishi Sunak. Además, Truss afirma que es incorrecto evaluar toda la política económica a través de la “lente de la redistribución”, afirmando que era aceptable que su reducción de impuestos planeada beneficiaría a las personas más ricas 250 veces más que a las más pobres.

Los miembros del partido también quedaron impresionados por su postura dura con respecto a la relación de Gran Bretaña con la Unión Europea. Actualmente está de acuerdo con la política de romper unilateralmente el protocolo de Irlanda del Norte y arriesgarse a una guerra comercial con la UE.

En cuanto a la inmigración, quiere continuar con la política de enviar solicitantes de asilo a Ruanda desafiando una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Los diplomáticos están preocupados por la reputación de Gran Bretaña como socio confiable en la defensa del orden internacional basado en reglas, especialmente en un mundo de grandes tensiones geopolíticas.

La Unión Europea está preocupada de que Truss provoque conflictos innecesarios para despertar pasiones nacionalistas en lugar de comprometerse y trabajar en una solución mutuamente beneficiosa. Como primera ministra, Truss enfrenta una serie de desafíos económicos inmediatos y será juzgada por sus acciones y no por sus palabras.

El primer desafío es la crisis del costo de vida, ya que se prevé que las facturas de gas y electricidad aumenten un 80% en octubre de 2022. En su primer discurso, presentó un paquete de ayuda energética de dos años para hogares y empresas que podría costar hasta 100.000 millones de libras esterlinas.

La pregunta clave para los mercados financieros es si Truss reconocerá ahora que Gran Bretaña no puede permitirse reducir sustancialmente los impuestos, ya que aumentaría drásticamente el déficit público y aumentaría la inflación.

Los inversores tienen poca fe en que Truss adopte medidas políticas y económicas sensatas. Están vendiendo bonos del Gobierno británico y sacando su dinero de Gran Bretaña. La prueba es el valor de la libra esterlina. Se ha depreciado al nivel más bajo en 30 años y puede continuar depreciándose. Todo depende de si la nueva primera ministra cree en sus propios cuentos de hadas.

Paul Moran es Profesor del Master in International Finance de IEB