Consejo de Gobierno

El BCE debate hoy subir tipos en 75 puntos básicos y acelerar antes de la recesión

Un euro débil y la inflación empujan a una mayor contundencia

Un alza de medio punto sería una sorpresa para el mercado

Christine Lagarde, presidenta del BCE
Christine Lagarde, presidenta del BCE Getty Images

El BCE pisa un terreno desconocido y más movedizo cada día que pasa. El dato de inflación de agosto en la zona euro, que ha subido al 9,1% en tasa interanual, ha activado todas las alarmas para adoptar una respuesta decidida ante la espiral de los precios y el mercado ha anticipado para hoy un alza de tipos sin precedentes, de 75 puntos básicos. Pero la decisión de Rusia de suspender el suministro de gas a Europa es un agravante, aunque previsible, para el difícil reto que afronta el BCE: cómo frenar el avance de la inflación antes de que la recesión haga su entrada en escena.

La prioridad reconocida por el BCE es actuar con determinación frente a la inflación, aun a costa del crecimiento. La consigna es compartida con la Fed y ha sido la alemana Isabel Schnabel, miembro del comité ejecutivo del BCE, quien ha lanzado hasta ahora el mensaje más contundente a favor de las alzas de tipos. Tanto que el mercado llegó a descontarla semana pasada con un 90% de probabilidades un incremento de 75 puntos básicos en el precio del dinero en la reunión que hoy celebra el Consejo de Gobierno del BCE. Las apuestas por una subida de esa magnitud cedían ayer a un nada desdeñable 75%, ya que la posibilidad de un aumento de tipos de medio punto también está sobre la mesa. Es la posición que ha sugerido en los últimos días el economista jefe del BCE, Philip Lane, defensor de un endurecimiento en varios pasos.

El debate de hoy sobre la cuantía del alza de tipos será por tanto intensa en el BCE, aunque el mercado ya descuenta que pisará el acelerador. Y que lo hará con urgencia en los próximos meses hasta el denominado territorio neutral– en que los tipos ni estimulan ni frenan la economía– antes de que se declare la recesión económica en la zona euro.

Según apunta Annalissa Piazza, analista de renta fija de MFS Investment Management, “el BCE se muestra nervioso por la necesidad de adelantar su ciclo de subidas antes de que la economía de la zona euro entre oficialmente en territorio de recesión a finales de este año”. Prevé alzas de medio punto en las reuniones de hoy, de octubre y diciembre y una pausa posterior para evaluar el panorama económico con los tipos en el 1,5%, en lo que sería un nivel neutral. “Aunque la misión del BCE sigue siendo la estabilidad de los precios, un ciclo de endurecimiento ordenado (especialmente en el actual panorama macro sin precedentes) permite a los mercados evitar una volatilidad innecesaria”, añade.

El ambiente está sin embargo demasiado caldeado en favor de un alza en la cita de hoy de 75 puntos básicos. En Carmignac ven mucho más probable una subida de esa cuantía, a la vista de los datos de inflación y del debilitamiento del euro, por debajo de la paridad con el dólar, lo que agrava la espiral alcista de los precios. La firma francesa espera de hecho que el BCE acelere las alzas de tipos hasta los 75 puntos básicos en cada ocasión hasta final de año. “Las subidas de tipos podrían ser mucho más difíciles de llevar a cabo en 2023, debido a un entorno potencialmente recesivo. El reciente anuncio de Gazprom de cortar el suministro de gas a Europa respalda aún más esta opinión”, explica Gergely Majoros, miembro del Comité de Inversión de Carmignac.

En Goldman Sachs reconocen que un alza de medio punto sería una notable sorpresa “difícil de comunicar a la vista de los elevados datos de inflación”. El banco estadounidense cree más probable el aumento de 75 puntos básicos, que el BCE explicaría como una medida inusual. Su previsión es una subida de 50 puntos básicos en octubre y dos alzas posteriores más de 25. En BlackRock también esperan un alza de 75 puntos básicos, aunque las subidas terminarán “bastante antes de lo que prevé el mercado debido a la recesión”.

Perspectivas económicas y nuevas medidas

Inflación. El BCE actualizará las perspectivas de crecimiento e inflación lanzadas en junio, que vuelven de nuevo a quedar obsoletas ante el deterioro económico de la zona euro. Con la inflación en el 9,1% en agosto, difícilmente se va a cumplir la previsión de junio del 6,8% para el conjunto del año.

Recesión. El BCE avanzó en junio un crecimiento del PIB de la zona euro este año del 2,8%. La previsión del consenso de mercado es de una recesión técnica que podría comenzar en el cuarto trimestre de este año.

Reinversiones. El BCE mantiene la reinversión de los vencimientos de su deuda en balance, aunque podría debatir su finalización para los próximos meses. También podría anunciar cambios en la remuneración del exceso de liquidez de las entidades financieras.

Normas
Entra en El País para participar