Cómo preparase para poder acceder a las ayudas europeas

La competencia para obtener financiación directa de la UE es muy alta, pero la cuantía de los fondos también lo es

Formar parte de la Unión Europea va más allá del simple hecho de poseer una moneda común. Todos los países miembros disponen de una serie de ventajas, tanto para sus ciudadanos como para sus empresas, a las que no tendrían acceso si no perteneciesen a esta entidad geopolítica. A nivel empresarial, la Unión Europea cuenta con numerosos programas de ayudas y de financiación a los que las empresas de los países miembros, independientemente de su tamaño, pueden acceder en función de la naturaleza de su actividad o proyecto. Ahora bien, ¿qué deben hacer las empresas para poder beneficiarse de estas ayudas? ¿Qué requisitos han de cumplir para poder acceder a ellas?

Lo primero que se debe de tener en cuenta es que en la actualidad existen dos tipos de financiación diferentes para las empresas: por una parte, la financiación directa, gestionada por la Comisión Europea, y, por otro lado, la financiación indirecta, que en su caso es dirigida por las Administraciones nacionales y regionales de cada país. No obstante, a pesar de que esta última sea más fácil de obtener por parte de las empresas debido a que el nivel de competencia es inferior, la financiación directa gestionada por la Comisión Europea es mucho más ventajosa. Pero ¿por qué? Las ayudas derivadas de la CE pueden llegar a ser de hasta 17,5 millones de euros por un solo proyecto, una cantidad mucho mayor de lo que se puede conseguir a nivel nacional, aunque lo que sí es cierto es que este tipo de financiación cuenta con unos requisitos más estrictos para su obtención.

En la actualidad son muchas las empresas de nuestro país que necesitan y quieren recibir las ayudas que la Comisión Europea ofrece para ellas. Sin embargo, existe mucho desconocimiento alrededor de este tema y la mayoría no saben muy bien cómo prepararse para poder solicitarlas. Tal y como se mencionaba con anterioridad, hay que tener en cuenta que estas ayudas son muy complicadas de recibir, ya que la CE cuenta con unas disposiciones muy estrictas para otorgarlas. Pero ¿cuáles son realmente estos requisitos y en qué consisten?

Por una parte, se debe de tener en cuenta que uno de los requisitos imprescindibles que la Comisión Europea exige a la hora de escoger a quién conceder estas ayudas es que la empresa postulante, a través de su actividad, ofrezca soluciones a problemáticas que afecten a los ciudadanos, es decir, la empresa debe estar alineada con las estrategias de la Unión Europea. Por ende, en relación con estas estrategias es esencial que una de las claves para conseguir más fácilmente estas ayudas sea el desarrollo de productos o servicios que puedan dar soluciones a distintas problemáticas medioambientales, sociales, económicas e incluso tecnológicas que repercuten sobre la sociedad.

Por otro lado, otro de los puntos más importantes para obtener las ayudas es el de ofrecer al mercado grandes ventajas frente a la competencia a través de productos o servicios que sean disruptivos y novedosos y que, además, cuenten con componentes tecnológicos que nadie haya desarrollado hasta el momento. Asimismo, es indispensable que las empresas cuenten con un plan de negocio creíble y sostenible en base a su mercado.

Pero ¿a qué nos referimos cuando hablamos de un plan de negocio creíble y sostenible? Hay que tener en cuenta que todo plan de negocios de una empresa debe estar focalizado en dos objetivos: por una parte, el de aportar una estrategia que permita a estas organizaciones ganar dinero y, por otra parte, el asegurar que tengan un potencial de explotación alto del producto que les permita crecer a medio y largo plazo y también generar empleo.

Por otra parte, aunque es difícil que en pleno siglo XXI exista alguna empresa que no cuente con una estrategia digital, todavía hoy este es un requisito indispensable en las ayudas que ofrece la Comisión Europea. Ahora bien, ¿qué implica esta estrategia? Cuando se habla de estrategia digital se hace referencia a que todos los productos o servicios que se ofrezcan por parte de las empresas, independientemente de su sector o área, deben tener un componente de digitalización.

Además de estos cuatro requisitos, todas las empresas que quieran ser financiadas por la Comisión Europea están obligadas a dar respuesta a algunos de los componentes que mayor preocupación generan actualmente en la sociedad. Estos últimos están relacionados con el medio ambiente, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres y la economía circular, entre otras muchas cosas. Y todas ellas han de conseguir involucrar al ciudadano en su actividad con el fin de conseguir una mayor cobertura de su proyecto.

Con todo esto, seguro que muchos se estarán preguntando ¿es realmente necesario que se cumplan todos estos requisitos? Pues, bajo mi punto de vista, cabe destacar que, aunque no todos serían necesarios, son muy recomendables, ya que toda empresa que apueste por estas cinco claves tendrá muchas más posibilidades de conseguir estas ayudas que otras que solo cumplan un par de ellas.

Asimismo, otra de las recomendaciones que puedo dar y que considero que son esenciales para que una empresa pueda llegar a conseguir estas financiaciones es la de contar la ayuda de asesores y expertos especializados en el sector que nos puedan guiar en la solicitud y gestión de estas ayudas para que el resultado sea mucho más efectivo.

Óscar Salazar es Director de fondos europeos de Euro-Funding