Los robots se incorporan a las plantillas

Las compañías empiezan a optar por la robótica como herramienta para facilitar el trabajo de sus empleados

Automatizan procesos y fomentan la inclusividad de personas con discapacidad

ARI, el robot social de PAL Robotics.
ARI, el robot social de PAL Robotics.

En marzo de 2022 Alares fichó a un nuevo miembro para su equipo del Centro Especial de Empleo, donde el 90% de los trabajadores tiene algún tipo de discapacidad física, psíquica o sensorial. Se llama Lar y, por primera vez, no se trata de una persona, sino de un robot. “La idea era que sirviera de apoyo y ayudara a las personas que tienen alguna necesidad”, explica la coordinadora del centro, Beatriz Coleto.

Entre sus principales funciones están la de contestar preguntas, hacer recordatorios, pedir ayudas, control remoto y hacer seguimientos. También puede acompañar a los empleados al baño o cargar con su mochila, por ejemplo. Así, Lar cuida de toda la plantilla de manera individualizada, según indica el director de procesos y optimización de la compañía, Julio Blaumann. “Al estar personalizado se crea un sentimiento de cercanía con el robot, que aunque es una máquina lo ven con cariño”, reconoce.

La acogida ha sido tan buena que, a pesar de que la prueba piloto se está gestando en el Centro Especial de Empleo, Alares ya planea incorporarlo de una forma más generalizada. “Estaba muy orientado a fomentar la autonomía y al acompañamiento, pero al fin y al cabo somos personas y todos tenemos necesidades. Además de en otros centros especiales, sería muy útil llevarlo a hospitales, centros de salud, residencias… incluso en el sector bancario puede ayudar a una persona mayor a dirigirse y entender el cajero”, propone. Por tanto, su objetivo es corregir errores para empezar a comercializarlo a finales de este año.

Lar, el robot que Alares ha fichado para una prueba piloto.
Lar, el robot que Alares ha fichado para una prueba piloto.

Algo similar es lo que PAL Robotics ha pensado a la hora de crear su robot social: ARI. Esta humanoide es capaz de actuar como recepcionista dando la bienvenida y guiando a los visitantes o de brindar información en eventos, bancos, tiendas, aeropuertos y museos gracias a la pantalla táctil que tiene incorporada en el torso. Además, puede responder preguntas y entretener a las multitudes. “Cada vez más empresas se están abriendo a la incorporación de nuevas tecnologías para automatizar algunos de sus servicios, además de ofrecer un atractivo punto de diferenciación y una mejor experiencia para el cliente”, afirma la compañía.

En cualquier caso, el personal de PAL Robotics insiste en que estos nuevos miembros de la plantilla no pretenden sustituir o reemplazar la interacción humana, sino complementarla para mejorar el servicio. “En hospitales, por ejemplo, ARI proporciona información a visitantes y pacientes, lo que permite a los médicos y enfermeros focalizar sus esfuerzos en otro tipo de tareas, como brindar atención médica”, defiende.

Para plantillas donde el teletrabajo ha tomado fuerza, Fundación ONCE también tiene una solución inclusiva basada en la inteligencia artificial, aunque esta vez sin un cuerpo que le dé vida. Gracias a su proyecto Access Robots, la fundación ha desarrollado la tecnología necesaria para que las videoconferencias, que se han convertido en protagonistas de muchas reuniones laborales tras la pandemia, sean comprensibles para todos los trabajadores por igual, según señala el director de accesibilidad universal e innovación del organismo. “Cuando presentas un Power Point reconoce la imagen y la describe o reconoce el texto y te lo dice en formato de audio y, si tienes una gráfica sencilla, también te la describe”, apunta. Se trata, por tanto, de humanizar el trabajo por medio de los que no lo son.

Normas
Entra en El País para participar