Crisis energética

El gas roza los 300 euros después del nuevo cierre del Nord Stream

El precio está 274 euros, 10 veces más que hace un año

Las tuberías en las instalaciones de recalada del gasoducto 'Nord Stream 1' en Lubmin, Alemania.
Las tuberías en las instalaciones de recalada del gasoducto 'Nord Stream 1' en Lubmin, Alemania. REUTERS

Los precios del gas en Europa han subido hasta nuevos máximos a raíz del anuncio de Gazprom de que cerrará temporalmente la única planta de bombeo en funcionamiento en el dasoducto Nord Stream, que abastece Alemania con gas ruso. Aunque el parón está justificado por la empresa por cuestiones de mantenimiento, ha avivado los tempores a una prolongada interrupción del suministro, dejando a Alemania una vez más con la duda de con cuánto combustible ruso puede contar este invierno.

 De este modo, El futuro del precio de referencia del gas en Europa subió hasta un 12%, en el mercado holandés, a 274 euros el kilowatio hora, si bien a mediodía marcó un máximo de 292 euros. A la incertidumbre sobre Rusia se suma la reducción del flujo de gas desde Noruega hasta Reino Unido, que ha añadido presión a los precios.

El gasoducto Nord Stream lleva semanas funcionando solo al 20% de su capacidad, según Rusia porque las sanciones han impedido las labores de mantenimiento de los sistemas de bombeo. Desde la UE se insiste, por el contrario, con una motivación política como represalia por el apoyo occidental a Ucrania a raíz de la invasión rusa. De ahí el temor a que el parón total, de tres días a partir del 31 de agosto, pueda ser definitivo.

Gazprom anunció el viernes la intervención en la turbina, asegurando que tras las labores de mantenimiento, volverán a los niveles previos de bombeo de gas. “Es posible que el mercado haga caso omiso de los comentarios de Gazprom y empiece a considerar que el gasoducto puede no volver a funcionar o, como mínimo, puede retrasarse por cualquier motivo”, dijo a Bloomberg Biraj Borkhataria, analista de RBC Capital Markets.

Alemania advirtió que Moscú podría reducir aún más los suministros, y reiteró un llamamiento a conservar la energía. “Tenemos un invierno muy crítico por delante”, dijo el ministro alemán de Economía, Robert Habeck, a la cadena ZDF en Montreal, durante una visita a Canadá con el canciller Olaf Scholz “Tenemos que esperar que [el presidente ruso Vladimir] Putin reduzca aún más el suministro”, recalcó. Alemania ha contratado terminales de regasificación flotantes para poder importar mayores cantidades de gas de cara al invierno, al tiempo que está llenando los almacenes de reservas para poder capear la época invernal. Pero la capacidad es limitada tanto en los almacenes tiene capacidad limitada (menos de tres meses de consumo) como en las nuvas terminales, por lo que el país se enfrenta a riesgo de restricciones. Algunos miembros del Gobierno han cifrado la necesidad de reducción del consumo en torno al 20%. Además, el acaparamiento de gas de cara al otoño y la competencia entre compradores el inverno está provocando la escalada de los precios, que están actualmente 10 veces más caros que el año pasado.

 

Normas
Entra en El País para participar