La electrificación mueve el tablero de las ventas de coches

Cuando los obstáculos que frenan las compras de los eléctricos puros se vayan solventando, las marcas que apostaron primero podrán recoger los frutos

La marca japonesa Toyota va camino de convertirse este año en la más vendida en el mercado nacional. Todo un terremoto para el sector, dominado alternativamente por Renault, Volkswagen o Seat, con breves incursiones de Citroën o Ford. En cualquier caso, es la primera marca no europea (salvo Ford) en liderar el mercado automovilístico y la primera que lo consigue sin fábrica en España. Quedan unos meses, pero la tendencia es clara.

La marca nipona, más allá de sus aciertos, es la gran beneficiada del momento tan particular que vive el sector del automóvil. Además del impacto de los problemas de suministro de semiconductores, el mercado está viviendo su mayor transformación en décadas. La electrificación del parque automovilístico va para largo, pero el consumidor ya deja claro que sus preferencias están cambiando.

Que el vencedor en este contexto sea precisamente Toyota tiene varias lecturas. La primera, obvia, indica que los momentos de cambio abren la puerta a alteraciones del equilibrio. Toyota tiene menos red comercial en España que los fabricantes clásicos, pero su apuesta por los vehículos híbridos ha conectado con los compradores. Otras dos marcas asiáticas, Hyundai y Kia, también están entre las firmas más vendidas.

Una segunda indica que el mercado no está del todo maduro para los coches eléctricos. Autonomía y acceso a puntos de recarga son los aspectos que limitan a ojos del comprador, junto probablemente con el precio, el crecimiento del eléctrico puro. El camino intermedio de los híbridos es, de momento, el que mejor casa con un consumidor que, en todo caso, sí está dispuesto a pagar algo más a cambio de reducir emisiones y gastar menos gasolina. Un factor clave en un contexto energético como el actual.

Ahora bien, eso no quiere decir que las apuestas por los eléctricos puros sean aventuradas. Al contrario, si la marca Toyota se asocia con vehículos híbridos es en parte gracias a que viene ofreciendo este tipo de tecnología desde hace años. La compra de un coche es una de las mayores decisiones de gasto de un hogar, y tiene sentido que se opte por marcas testadas. Precisamente por este motivo, cabe pensar que cuando los obstáculos que frenan las ventas de los eléctricos puros (principalmente, la red de puntos de recarga) se vayan solventando, las marcas que apostaron primero podrán recoger los frutos de esta inversión temprana. La transición del sector apenas está empezando, por lo que el baile de constructores puede seguir dando sorpresas en los próximos años.